Escribe tu búsqueda

Tags: ,

Lo que tienes que saber antes de comprar un disco SSD para tu Mac

Compartir

Los ordenadores modernos de Apple ya incorporan todos discos de memoria sólida (Solid State Drive) así que posiblemente ya estás familiarizado con el término.

Se trata de discos duros que no tienen partes móviles, por lo que son menos propensos a fallos y su velocidad, tanto de lectura como de escritura, deja muy atrás a los tradicionales discos mecánicos.

Afortunadamente para todos, esta revolución tecnológica no requiere de conocimientos profundos de tecnología, ni presupuestos astronómicos que coloquen estas soluciones lejos del alcance del usuario normal.

Si quieres saber si un disco duro SSD para Mac es la mejor opción, tienes que saber estas tres cosas:

1) Hay un disco duro SSD para cada necesidad.

Puedes poner un disco SSD externo o interno, según tus necesidades, prácticamente sin importar lo antiguo que sea tu ordenador.

Incluso para los modelos más antiguos hay adaptadores que te van a permitir colocar una unidad moderna dentro de tu venerado ordenador de Apple.

2) Puedes elegir entre una enorme variedad de modelos 

El mercado de los discos duros SSD está en absoluta efervescencia, así que hay una oferta enorme de productos, tanto en capacidad como en tamaño y en conectividad.

Puedes escoger, como ya te hemos dicho, un disco de memoria sólida interno para que quede escondido dentro de la carcasa de tu ordenador.

Puedes comprar un disco SSD y aparte una carcasa para poder utilizarlo como unidad adicional a tu ordenador.

Por último, puedes comprar un disco SSD de fabricantes muy conocidos, listo para conectar y empezar a usar.

Seguro que entre estas combinaciones encuentras la que mejor se adapta a tus necesidades.

3) Cada vez hay discos SSD para Mac con más capacidad

La tecnología SSD está evolucionando a toda velocidad y lo que al principio eran unas capacidades limitadas en las que el coste por giga salía caro, hoy en día cada vez están más cerca de los precios de los discos mecánicos, haciendo que la inversión en este tipo de almacenamiento sea muy favorable.

Las seis grandes ventajas de los discos SSD:

Estas son las seis grandes ventajas de los discos SSD sobre los discos HDD (Hard Disk Drive):

Durabilidad y resistencia

Los SSDs son más resistentes y duraderos. No sólo carecen de partes móviles que se desplazan mecánicamente, sino que la propia fabricación del disco duro lo hace compacto. 

Si se te cae el ordenador al suelo es mucho más probable que se rompa la pantalla antes de que se rompa el disco.

Velocidad

Probablemente la ventaja más importante con respecto a los discos duros tradicionales.

Los SSD tienen velocidad de acceso entre 35 y 100 micro-segundos, lo que supone 100 veces más rapidez que el rendimiento que pueden ofrecer los HDD.

Un ordenador con un disco SSD es más rápido en todo: en arrancar, en abrir aplicaciones, en guardar archivos y, por supuesto, en copiar desde y hacia el disco. 

La frase más repetida cuando alguien instala un disco SSD es “como si hubiera estrenado ordenador”. Tal es el cambio transformativo que supone actualizar el disco duro.

Transporte sencillo

Como los discos SSD están hechos de materiales ligeros y no tienen partes mecánicas, habitualmente tienen un tamaño considerablemente menos que sus camaradas mecánicos. Esto hace que sea más sencillo llevarlos de un lado a otros. 

A esta característica de fácil de transportar, suma la ya mencionada de resistencia a los golpes y tienes prácticamente el disco ideal.

Eficiencia y fiabilidad

El disco de estado sólido utiliza memoria flash para guardar los datos, lo que supone una mejor eficiencia y fiabilidad. Como ya hemos mencionado, no tienen partes móviles por lo que necesitan menos potencia para funcionar, lo que te ayuda a ahorrar batería cuando lo utilizas como disco externo de tu MacBook.

Gran variedad de tamaños

No sólo en capacidad, sino en formatos que se adaptan a cada necesidad. En la actualidad, los Solid State Drive pueden encontrarse en tamaños de 2,5 pulgadas, 1,8 pulgadas y 1,0 pulgada.

Conclusión

Como usuario de un ordenador de Apple, sea un iMac, un MacBook, un Mac mini o, por supuesto, un Mac Pro, es difícil encontrar una razón para que compres discos duros mecánicos si necesitas ampliar o mejorar la capacidad de almacenamiento de tu ordenador. 

El posible argumento del precio queda pulverizado cuando se conocen las ventajas de esta nueva tecnología que ha venido para quedarse y que -por suerte- pueden disfrutar todos los usuarios, sin necesidad de tener conocimientos específicos sobre tecnología.

Si tienes alguna duda o pregunta sobre los discos SSD déjanos un comentario e intentaremos responderte de la manera más precisa.

Etiquetas:

También podría interesarte

Dejar un comentario

Twitter
Visit Us
Tweet
YouTube
Pinterest
LinkedIn
Share