¿Confías más en Apple o en Google?

Probablemente si si lees faq-mac no eres imparcial, pero en la batalla que se esta librando por la confianza de los consumidores, esta pregunta tiene mas calado de lo que parece.

Hace algunas semanas fue noticia que Google iba a lanzar su propia tarjeta de crédito en alianza con Citigroup. El plan es integrarlo dentro de la oferta de servicios de Google Pay.

Tal vez el movimiento te suene a cierta imitación de Apple Card, que Apple lanzo el verano de 2019 en Estados Unidos junto con Goldman Sachs, y que hasta el 30 de Septiembre había abierto líneas de crédito por valor de diez mil millones de dólares. Las transacciones con Apple Pay han alcanzado los tres mil millones de dólares, superando a PayPal y a todas las alternativas de pago NFC de Android.

Sin embargo, la recepción a los planes de la tarjeta de Google han sido tibios (por ser generosos). Todo el mundo da por hecho que Google utilizará los datos de las transacciones para refinar el perfil que tiene de sus usuarios y presentarles anuncios más adaptados a sus intereses.

Google ha asegurado que no revenderá los datos de sus clientes, pero no ha dicho que no vaya a utilizarlos de manera interna (probablemente aunque lo dijeran nadie les creería).

Una cuestión de confianza

Apple lleva años haciendo de la privacidad y del respeto a sus usuarios un lema esencial de sus presentaciones, de su discurso y, consecuentemente, del diseño de sus dispositivos.

A los usuarios anti-Apple les gusta caracterizar a los consumidores de los productos de la manzana como una banda de descerebrados absorbidos por el marketing «esnob» e incapaces de reconocer que están pagando de más por algo peor.

Pero aparentemente la gente sí escucha y toma decisiones basándose en la marca que les ofrece mayor confianza.

Y contarle a la empresa que se ha hecho multimillonaria traficando con los datos personales de sus usuarios en qué se gastan el dinero, donde compran sus vacaciones o echan gasolina no ha parecido entusiasmar al consumidor.

Para ser justos hay que añadir que Facebook también ha anunciado un sistema de pagos propio, pero la credibilidad de Facebook está tan baja que nunca llegarán a ser relevantes, ni siquiera montando proyectos «revolucionarios» como la criptomoneda Libra, de la cual todos los asociados se distanciaron en cuanto vieron en qué consistía.

La sicología de la confianza

La confianza de los consumidores se fundamenta en dos parámetros: competencia e intención, es decir, el producto, marca o servicio ¿Puede ayudarnos? y ¿es importamos suficiente como para que quieran ayudarnos?

Por ejemplo, en el tema de los bancos, especialmente desde la última crisis y el estallido de la burbuja inmobiliaria, no se trata de que los bancos no sepan hacer lo necesario para manejar nuestro dinero, sino que no les importamos. No es sólo que no quieran ayudarnos, sino que no les importa lo que nos pase.

¿Por qué deberíamos confiar en ellos y seguir comprando sus productos?

En el caso de Apple Card, Apple ha dedicado gran esfuerzo en su comunicacion a explicar como puede ayudarnos a tener mejor salud financiera, las herramientas que ha añadido para que podamos rastrear nuestros gastos, incluso que siempre que fuera posible intentaría colocar los usuarios en el rango de intereses mas bajo.

Si a esto sumamos la insistencia en la privacidad, en que no quieren conocer los datos de sus clientes, Apple está mandando un mensaje muy claro de que nos lo son competentes para gestionar el dinero sino que se preocupan.

Por el contrario, Google a incluir su sistema de pagos dentro de la iniciativa genérica Apple Pay, haciéndola invisible a los ojos del usuario. Y, por supuesto, todo el mundo tiene claro que a Google no le importamos nada como individuos. Solo quieren nuestros datos.

Por esto, si descubres que, efectivamente, tienes más confianza en los productos de Apple que en los de Google, no es que estés aducido por la maquina de marketing de Apple, es que tu cerebro te dice que, puestos a elegir te fías mas del que se preocupa por ti.

In this article


Join the Conversation

3 comments

  1. JGVia

    …yo incluso me doy cuenta de que Apple se preocupa por mí más que mi mujer… 🙁

  2. Víctor Gutiérrez

    In Apple we trust.

  3. Mazin

    Al igual que en la política, yo no confio en nadie, pero voto por el menos malo.