Repasamos a fondo la información que tenemos hasta el momento sobre Apple Card, la tarjeta de crédito que Apple va a comercializar en todo el mundo, tanto de la tarjeta virtual que tendremos en el iPhone, el iPad y el Apple Watch, como de la tarjeta física.

En el pasado evento «It’s Showtime» Apple presentó Apple Card, su primera versión de lo que entiende que debería ser una tarjeta de crédito. Es previsible que las integraciones con sus dispositivos móviles le permitan cada vez mejorar y ampliar los servicios asociados, y buscar sinergias que aumenten el atractivo del producto para captar nuevos usuarios.

Al igual que otras tarjetas de crédito tienen descuentos en conciertos, obras de teatro, viajes, peluquerías, etc. nada impide a Apple que con nuevas versiones aumenten las razones para usar la Apple Card e incrementar así la cantidad de dinero que pasa por las cuentas de Apple, aunque no se quede en ellas.

Los estudios cifran la deuda media en tarjetas de crédito de los americanos entre 6.000 y 8.000 dólares, con algunos segmentos sociales llegando a los 10.000$ (hay 327 millones de personas en EE.UU.).

Según el Banco de España, hay cerca de 52 millones de tarjetas de crédito en circulación (fuente) y un tercio de los pagos se hacen con tarjeta de crédito.

Estos datos explican por sí mismos por qué acaparar ese negocio es un nicho importante que deja mucho dinero aunque sólo sea por hacer de intermediario.

Vamos a suponer que ya conocéis lo básico de Apple Card, así que no nos extenderemos a fondo en lo obvio, si queda alguna duda la planteáis en los comentarios.

Lo básico de Apple Card

Se trata de una tarjeta virtual y una tarjeta física, que se puede usar tanto para pagos normales como para pagos con Apple Pay allá donde acepten una tarjeta MasterCard.

Apple Card virtual
Aparentemente el espectro de colores va cambiando según la categoría en que más gastemos dinero

La app que la acompaña categorizadas compras automáticamente, muestra dónde hiciste la compra y su diseño permite ver claramente qué intereses vas a pagar, cuanto has gastado y el dinero que te devuelven. La tarjeta física devuelve el 1%, la tarjeta virtual devuelve el 2% en pagos con Apple Pay y el 3% en compras en productos Apple.

El dinero se devuelve diariamente al balance de la tarjeta o a la tarjeta mensualmente como balance de crédito si no tienes o no quieres una cuenta Apple Cash.

Información adicional sobre Apple Card

Activación de la tarjeta Apple Card. Se realiza dando un toque con la tarjeta en el iPhone. La activación se produce con la aparición de una ventana de la tarjeta y un botón de activación, al estilo del emparejamiento de los AirPods.

No hay penalización con intereses en la Apple Card. Apple Card no tiene comisiones por retrasos en el pago y no tiene tasas de penalización. Seguirás pagando el interés acordado sobre tu deuda, sin incrementos. Los retrasos si impactarán en tu puntuación de crédito (que será importante a la hora de la renovación).

Apple siempre intentará que los usuarios de Apple Card estén situados en el tramo mas bajo de intereses. Aunque no hay nada rompedor en los intereses que va a cobrar Apple Card (entre el 13 y el 24%), Apple procurará que todos los usuarios empiecen en el tramo más bajo.

La deuda se podrá pagar a través de una cuenta bancaria o a través de Apple Cash. No es necesario Apple Cash para pagar tu crédito,aunque el dinero que Apple te devuelve por las compras puede usarse para pagar el saldo también.

Apple Card no necesita ni muestra firmas. Ni la tarjeta física ni la app mostrarán tu firma. Ya no es obligatorio comprobar la firma en los pagos, aunque algunos sitios pueden no querer renunciar a ese paso.

La tarjeta física no permite pagos sin contacto. Si tienes un terminal, se supone que usarás Apple Pay.

Probablemente la característica de seguridad más important que ofrece Apple Card es la generación de números de tarjeta virtuales para pagos por internet que no admitan Apple Pay.

La AppleCard física no tiene número a la vista. La app muestra los últimos cuatro dígitos del número de la tarjeta, que se encuentra en la banda magnética. Nunca verás el número completo de la tarjeta, lo que complica que te la suplanten.

En vez de este número, puedes obtener un número virtual y un código de confirmación virtual (CCV) desde la app. Puedes usarlo para las compras que no puedas hacer con Apple Pay a través del teléfono o por internet. Este número es semipermanente, es decir, puedes utilizarlo mientras desees, o generar uno nuevo. De esta manera puedes acotar dónde y cuándo usaste el número virtual (podrás generar uno cada año o cada seis meses, por ejemplo).

Para regenerar el número virtual (PAN, número de cuenta primario -Primary Account Number) sólo tendrás que apretar un botón,y tendrás un nuevo número de tarjeta de crédito en cualquier momento. Es perfecto para esas ocasiones en que tienes que dar tu número de tarjeta pero no estás seguro de fiarte.

Los números de tarjeta sólo se regeneran manualmente y no rotan automáticamente.

Cada compra requiere un código de confirmación. Esto hace aún más complicado que alguien utilice tu número de tarjeta (robado) para pagos por internet (similar a los SMS que incluyen un número de confirmación que ya son habituales en tantos servicios).

La tarjeta física tiene un número fijo en la banda magnética, pero no sabes cuál es. Es importante saber que el número que tienes en la tarjeta física y el que aparece en la app pueden ser completamente distintos y no tiene ninguna importancia que no coincidan. Sólo sabrás los últimos cuatro  dígitos de tu PAN (Private Account Number) en la tarjeta física.

Si pierdes la tarjeta o te la roban, recibirás una nueva gratuitamente, y puedes congelar la tarjeta desde la app en caso de robo o fraude.

Por el propio diseño de Apple Card, toda compra con la tarjeta requiere identificación biométrica aparte de las compras con la tarjeta física. En el caso de una transacción que no use Apple Pay, tendrán que obtener tu número de la tarjeta en la app, que se desbloquea usando Touch ID o Face ID. Para transacciones través de Apple Pay, se autentican en el momento de la transacción.

Cuando usas Apple Card, el número virtual se incluye en autorelleno en Safari. De manera que cuando te des de alta vas a tener automáticamente el numero de la tarjeta virtual que Apple genera para ti en Safari en iOS y en Mac.

De momento no están pensadas tarjetas multiusuario o tarjetas compartidas. De momento es una tarjeta por persona y cuenta.

El ratio en cambios de divisa lo fija MasterCard. No hay tasas por pagos en otras monedas, pero el cambio lo determina la red.

Los usuarios de Apple Card tienen que tener activado el factor de doble autenticación para suscribirse.

Goldman Sachs no venderá tus datos para que otras empresas hagan marketing con ellos. Los datos se utilizarán para reportes internos pero no se usarán para marketing interno o externo o publicidad. Eso incluye a terceras empresas.

Apple se ha decidido por la fidelización a través de pagos en dinero porque les ha parecido la forma más transparente y eficaz de premiar el consumo de todas las opciones disponibles (más que los puntos o los productos canjeables).

Sobre el diseño de la tarjeta física Apple Card

Como podría esperarse, Apple Card no se parece a ninguna tarjeta de crédito. Aunque aún no se ha lanzado hay muchas cosas que pueden aprenderse de lo que Apple ha mostrado hasta el momento.

Titanio

Apple ha decidido hacer la tarjeta en titanio (probablemente es una aleación de titanio). Aunque el titanio es más caro que otros metales, tiene algunas propiedades que lo hacen ideal para una tarjeta de crédito.

El titanio es:

Ligero pero resistente: es tan duro como el acero pero un 40 por ciento más ligero.

Resistente a la corrosión: el titanio es extremadamente resistente a la mayoría de las formas de corrosión.

Biocompatible: es por naturaleza no tóxico y no alergénico.

Flexible: el titanio tiene una baja elasticidad longitudinal, lo que quiere decir que puede doblarse bastante antes de volver a su forma original.

Apple le ha dado al titanio un revestimiento ligeramente coloreado, que se corta en los bordes de la tarjeta y se atraviesa en las marcas grabadas revelando el color auténtico del metal.

Construcción “Unibody”

El proceso de fabricación que se mostró en el evento de Apple se parece a la forma en que se harán en el producto final.  La tarjeta de Apple también se creará de una manera innovadora en lo que se refiere a las tarjetas de crédito.

La mayoría de las tarjetas de crédito «metálicas» disponibles son una pieza de metal estampada, o una delgada lámina de metal entre dos piezas de plástico donde se aplican el chip EMV, los números y las marcas.

AppleCard-unibodyEl vídeo de Apple muestra una tarjeta vacía siendo cortada de una única hoja de titanio. Después una broca recorta el espacio para que se inserte posteriormente el chip.

Se trata de una forma simplificada del proceso de fabricación que Apple comenzó usar con el MacBook Air original y la segunda generación del MacBook Pro, allá por 2008. En vez de ensamblar diferentes piezas el chasis se consigue trabajando un único bloque de metal.

Este proceso «unibody» añade tanto durabilidad como resistencia al producto final . Para una tarjeta de crédito esto supone que durara más años.

Marcas simplificadas

La esencia del diseño de Apple Card es la reducción. Algunas tarjetas de crédito de alta gama pasan gran cantidad de los marcajes a la parte trasera. Pero Apple ha ido un paso más allá.

El habitual número de tarjeta, fecha de expiración, código de seguridad y espacio para la firma han desaparecido.

La cara frontal sólo está adornada con un logo de Apple grabado y el nombre del titular alineado con la parte inferior del chip.

La parte trasera es igualmente minimalista. La banda magnética se prolonga hasta el borde de la tarjeta. Tanto el banco que emite la tarjeta (Goldman Sachs) como el logo de la red (MasterCard) también pasan a la parte trasera.

Grabado que refleja la luz

En el video, la silueta del logo de Apple en el frontal de la tarjeta primero se graba con laser.

AppleCard-grabado-logoA continuación la silueta se vuelve a grabar con una forma en V. Estas superficies inclinadas están pensadas para capturar y reflejar la luz al mover la tarjeta.

 

Nueva tipografía redonda en Apple Card

El nombre del titular está grabado en una nueva versión de la tipografía San Francisco habitual. Durante algunos años, Apple ha estado usando San Francisco Compact Rounded, la versión redondeada utilizada en el Apple Watch. Pero esta variante es nueva.

La mayoría de las tarjetas de crédito de la actualidad son tarjetas con chip. Tienen un pequeño rectángulo redondeado de color plata o dorado en el frente que es usado por los lectores de chips. Aunque los llamamos chips, en realidad son sólo contactos conductivos que se conectan al chip que hay debajo. Hay muchos diseños de contactos de chips pero ninguno es particularmente estético.

Apple ha decidido cambiar eso y ha rediseñado esta parte de la tarjeta de crédito también. El diseño consiste en seis contactos con forma de pastilla dentro de un rectángulo redondeado. Los contactos están organizados de manera que sus esquinas redondas son concéntricas con las esquinas del rectángulo externo.

 

Sobre Apple Pay:

Estos son las entidades financieras que, de momento, aceptan Apple Pay en España:

 

Actualización: ING ya está disponible en Apple Pay, aunque Apple aún no ha actualizado su página española

 

Fuentes Faq-mac, TechCrunch y Arun

In this article


Join the Conversation

8 comments

  1. Alquimista

    Gracias Alf.
    Sin embargo te has dejado lo más importante: ¿cómo se consigue una? 😁

  2. Queimacasas

    Con una cuenta de banco USA, supongo

  3. Alf

    Me temo que para eso habrá que esperar, pero dado el progreso de Apple Pay y la cantidad de bancos que son compatibles con su uso, sumado a la necesidad de aumentar los ingresos por servicios, yo creo que todo irá mucho más rápido en cuanto a expansión.

    Además, buena parte de los bancos españoles son multinacionales y operan en USA, así que las pasarelas (o lo que sea que necesiten) se establecerán ya con vistas a la expansión multinacional.

    (mi humilde opinión)

  4. rosuna

    ING ya admite Apple Pay. Lo activaron hace poco (una o dos semanas atrás).

  5. icr

    Hay un error , en los bancos que aceptan Apple Pay , ING ya funciona desde hace dos semanas, si bien es cierto que en la propia web de Apple sigue poniendo próximamente.
    Saludos

  6. JGVia

    Financieramente, es una jugada interesante, dado el gran número de usuarios Apple que potencialmente querrán usarla. Pero no es algo «revolucionario»: es una tarjeta que intermedia con un banco (Apple no tiene su propia banca) como la de Carrefú, Erroski u otros. Hasta el Real Madrid tiene una tarjeta (asociada a Visa; la de Apple, a Goldman Sachs).
    Luego, lo de la «fabricación» de la tarjeta, unibody (!) en platino y tal… nos habría parecido una noticia «en broma» hace años. A mí me empieza a parecer ridículo este fetichismo «designed by Apple in California»… O igual es la sociedad, y empiezan a salir tarjetas: la hecha de madera para los ecologistas, una llena de leds para los gamers, la arcoiris… (¿estamos tontos, o qué?)
    …O depende del tipo de usuario, y eso de «platino unibody» resulta interesante para los que la usan para hacerse «rayas» en el baño… que igual es típico en Palo Alto.
    A ver en qué gasolineras hacen descuento… Y con qué entidad financiera nos tendremos que casar, para fardar de tarjeta. Y si viene con la RAM soldada o puede ampliarla el usuario. 🙂

  7. Santiago

    Es sorprendente que se use el titanio, porque aunque es ligero se ralla muy fácilmente, como bien la industria relojera.

    1. Alf

      Hola Santiago, como se dice en el articulo, probablemente se tratará de una aleación de titanio, pensada para que se más resistente…