2.3k 0

Qué ver en Apple TV+: El arte del sonido con Mark Ronson, seis lecciones magistrales

Aquí nos hemos ocupado ya de algunas de las joyas musicales que Apple TV+ ha traído a nuestra pantalla, como “La historia de los Beastie Boys” o la monumental “1971“.

La realidad es que no he encontrado ganas de ver el documental de Billie Eillish, tal vez porque en mi cabeza sigue dentro de la etiqueta “fenómeno”, y no dentro de los que tienen una “carrera”. Sin duda, el éxito de Billie (y su hermano Phyneas) es estratosférico y realmente notable, pero aún tiene mucho que demostrar -como que puede aguantar la fama, seguí teniendo éxitos y sobre todo, hacer historia. Historia: canciones que se escuchan muchos años después de que se publicaran, por si pensabas preguntar. Si no ocurre, simplemente eres consumo.

Pero volvamos al bueno de Mark Ronson. Ya desde el trailer tengo que reconocer que me tenía ganado. Alguien que entrevista a Paul McCartney (perdonad que no le ponga el Sir delante) para hablar de música, ya tiene mis respetos.

Honestamente, no sabía quien era Mark Ronson, salvo por la obra maestra de Uptown Funk, cantada por Bruno Mars. Así que en mi cabeza estaba encasillado en la misma bandeja que Avicii (una pena), Guetta, Tïesto, Calvin Harris, etc. es decir, gente que usa los sampler y la tecnología para producir éxitos… nuevamente, consumo.

Ni idea de que Ronson estuviera detrás del sonido de Amy Winehouse, o del éxito de Lady Gaga “Shallow”, la oscarizada canción de “Ha nacido una estrella”.

En qué consiste “El arte del sonido”

Si te digo que he aprendido más sobre la música moderna en los seis episodios de la serie de Mark Ronson que en muchos años, tal vez no me creas.

La premisa es sencilla: escoger momentos clave en que la tecnología provocó un cambio paradigmático en la música al permitir cosas que antes no eran posibles, expandiendo su alcance y transformando, de paso, la sociedad y la propia música.

Los hitos revisados (por favor, Apple, renueva la serie por cuantas temporadas piense Mark que puede hacer) son: Auto-tune, Sampleo, Reverbeveración, Sintetizadores, Cajas de ritmos y Distorsión.

En la mayoría de los casos Mark acude a hablar con los pioneros y, si no los hay, con los protagonistas, llevándote de la mano para que entiendas cómo, por qué, dónde, cuándo… y lo que supuso para la música.

Lo dicho, seis lecciones magistrales.

Lo mejor

Su profundo conocimiento de la tecnológica (creo que acabarás pensando que es una mezcla perfecta de músico y geek) y su disposición a preguntar a los que saben. El hecho de que se “mancha” las manos experimentando delante de la cámara para utilizar esas tecnologías en la composición de música.

Lo peor

Claramente a veces le acompañan artistas de “su camarilla”, a los que utiliza para probar las tecnologías y -especialmente para los incultos como nosotros- les falta talla para que consideremos su aportación como del mismo nivel que los otros que aparecen.

Conclusión

Es un espectáculo obligatorio para todos aquellos que quieran aprender cómo hemos llegado a donde estamos, conocer los actores, la historia, la tecnología…y por supuesto, para todos aquellos que les guste la música y los documentales perfectamente ejecutados y producidos.

Al igual que dije con Ted Lasso (y parece que no me equivoqué), todo el mundo debería ver Watch the sound with Mark Ronson.

Postdata: digno de figurar en uno de los capítulos de Mark Ronson, está este artículo de 2018 llamado “El sonido que conecta a Stravinsky con Bruno Mars“. Si vas a perder diez minutos hoy, lee ese artículo y el vídeo que incluye. No te arrepentirás.

Alf

Propietario de www.faq-mac.com.

Deja una respuesta