3.2k 0

[Diez días de verano] Despedidas de mi madre

Soy afortunado, mis padres siguen vivos (incluso han superado la COVID) y activos.

Este verano han venido una semana a pasarla con nosotros (ellos en un hotel, hasta en eso son sensibles) y aunque ha sido magnifico, me ha dejado un regusto que no creo que olvide, aunque intento que no me domine.

Como te he dicho, mis padres superaron la infección: mi padre hospitalizado y mi madre en su casa, con unos dolores tremebundos.

Pero varios amigos suyos no tuvieron esa suerte. Mientras ellos peleaban, el “bicho” se llevó a los mejores amigos de mis padres (los que tenía desde que estuvieron en la Universidad juntos).

Por supuesto, dada su edad, además del empujón que ha dado la Covid en limpiar el segmento de los mayores, otros varios amigos han ido cayendo por circunstancias diversas.

Así que su agenda de teléfonos, por así decirlo, cada vez está tiene más números tachados.

Soy tan afortunado que, mientras que a mucho mayores este proceso agónico de pérdida les va sumiendo progresivamente en una depresión ante lo inevitable, mis padres han desarrollado un profundo sentimiento de gratitud por seguir aquí, por poder disfrutar de cada pequeña cosa.

Por supuesto, mis padres (y especialmente mi madre) son conscientes de que en el partido de su vida ya están en los penaltis y que, en cualquier momento, el partido se termina.

Eso mantiene a mi madre en un estado de admiración y agradecimiento permanente, que le hacía emocionarse hasta las lágrimas con cada momento, atesorándolo como si fueran preciosos.

Momentos que pasan por mi retina sin mayor trascendencia, como una vista de la playa, una paella, una sobremesa divertida.

Mi madre empezaba muchas frases diciendo “por si es la última vez que…”

Y cada vez era como si me clavara una aguja en estómago, porque yo, como ella, sé que tiene razón.

Que lo bien que está ahora no impide que mañana no esté.

Y me ha ayudado a valorar esos pequeños regalos que nos hace la vida y que damos por supuesto, haciendo que este verano sea -sólo por su presencia- mucho más intenso que otros.

Claro que espero que el año que viene puedan venir los dos y repetir esta semana de convivencia, pero -gracias a ella- de todos los veranos de mi vida, este de 2021 siempre tendrá unos recuerdos más coloridos, más vívidos y más relumbrantes que otros.

Espero que tú hayas podido experimentar lo mismo. O si no lo has experimentado, y tienes la oportunidad, no la dejes escapar.

Es mi deseo para ti, hoy.

Alf

Propietario de www.faq-mac.com.

Deja una respuesta