Escribe tu búsqueda

Problemas con MacBook Air 2020 y cómo solucionarlos

Compartir

Hace pocos meses contaba mis experiencias con el MacBook Air 2020 que acababa de comprar, dictaminando que es el ordenador que necesitan el 90% de los usuarios.

Tiene todo lo que se le puede pedir a esta era de los ordenadores de bolsillo, teniendo en cuenta que no cabe en un bolsillo: es ligero, compacto, potente, resistente, etc. y por supuesto, incorpora el sistema operativo más avanzado del mundo (siento utilizar el eslogan de Apple) incorporando de serie muchas aplicaciones que no tienen comparación en el mundo Windows.

Claro, para gente que ya pase los 50, su pantalla puede ser demasiado pequeña para usarla sin gafas de presbicia, aunque el sistema también incluye varas herramientas en el Finder y las aplicaciones para mostrar texto e iconos a mayor tamaño.

En cualquier caso, desde que lo compré, tengo el MacBook Air 2020 conectado a un segundo monitor, y aunque es básicamente por una cuestión de productividad y limitaciones oculares, al final ha resultado ser un auténtico salvavidas.

Mi problema con MacBook Air 2020

Intentando arrancar el ordenador desde un disco duro externo para comprobar si así funcionaba.
Al cargar el sistema la pantalla se vuelve a apagar.

Todo comenzó como un dia más, trabajando en ambas pantallas, correo electrónico, web, WhatsApp, Pages, etc. me levanto a tomar un café y cuando vuelvo, lógicamente, el ordenador está en reposo. Lo desbloqueo (con Apple Watch, ¡gracias por esto!) y la pantalla externa se enciende pero la propia del MacBook Air 2020 no.

Utilizo, como ya habéis podido imaginar, la opción de escritorios extendidos, de manera que unas aplicaciones están en uno de los monitores y otras en otro. Así que me voy apañando, pasando todas las aplicaciones al monitor exterior.

Con el paso de los minutos, descubro que el monitor del ordenador sí funciona, sólo que no se enciende. Espero a terminar las tareas urgentes y necesarias de la mañana y me pongo a ver qué puede ser.

Solución de problemas en el MacBook Air

Como he comentado, el ordenador funciona y el monitor también, sólo que no se “ilumina”, lo que lo hace inusable. Aquí vamos a repasar los pasos que se pueden dar para intentar arreglar uno mismo el ordenador sin tener que llevarlo al servicio técnico, porque muchas veces funcionan y nos ahorramos una enorme cantidad de tiempo (y dinero -por las horas no perdidas).

Antes de nada, haz una copia de seguridad, si no lo tienes preparado para que se hagan automáticamente. En mi caso, además de la copia en remoto, conecté un disco externo para hacer copia manual de las carpetas que me interesaba poder restaurar en caso de que perdiera el ordenador. Es decir, copié manualmente la carpeta Escritorio, Descargas, Documentos, Música e Imágenes. No tengo especial interés en copiar la Biblioteca o los correos electrónicos (que ya se conservan solos en la nube).

Una vez hecho esto, abrí Utilidad de discos (Aplicaciones > Utilidades > Utilidad de discos) y pasé Primera Ayuda para comprobar que todo estaba correcto y no detectaba errores en el árbol de archivos o en los sectores. Sé que -para los más expertos será obvio- que no tiene nada que ver con el problema que me estaba dando (que parecía claramente de hardware), pero es más una cuestión de metodología adoptada a lo largo de los años.

Comprobado que el disco y el sistema están perfectos, cerré mi usuario y abrí sesión en otro, para comprobar que se repetía la situación, y así descartar también que algo estuviera roto en mi sesión. Efectivamente, como era predecible, el monitor del MacBook Air 2020 seguía sin encenderse.

Llegados a este punto, ya estaba convencido de que los problemas de mi MacBook 2020 no era algo sencillo que pudiera repararse con las herramientas habituales. Así que probé con la solución “milagro”: reiniciar el ordenador. Sé que para muchos puede sonar a pensamiento elemental (es decir, poco elaborado) pero he decir que, en el reinicio, macOS borra cachés y comprueba el disco de arranque, a veces corrigiendo problemas antes de que sean graves. Pero también, como pasa con muchos aparatos eléctricos, esa acción puede empeorar las cosas (más sobre esto después).

Como decía, se trata de ir tachando ítems de la lista de cosas que pueden repararse sin acudir a un servicio técnico, porque si tienes que ir, lo primero que van a hacer es preguntarte si has hecho esto o aquello, y si encuentran algo que aún no has probado, o lo haces directamente mientras hablas con ellos, o te dicen que lo hagas y luego llames de nuevo.

En mi caso, reiniciar el ordenador sólo empeoró las cosas. De repente el ordenador no arrancaba. Leía el sistema, pero cuando tocaba cargar el usuario, todo volvía a negro. Eso si que hizo saltar todas las alarmas, porque, aunque había acabado lo urgente, esto se suponía que era una parada breve para luego seguir con las tareas restantes -las importantes. ¡Ni mucho menos pensaba que esta operación iba a acabar con mi ordenador de tres meses en la UCI!

Aquí se puede ver cómo la pantalla funciona al cargar el sistema pero cuando llega el momento de entrar al usuario, se apaga, apareciendo unas rayas verticales. Era el momento de llevarlo a reparar.

Cosas que puedes hacer antes de rendirte

Reiniciar la SMC:

Para restablecer las funciones del SMC en el chip T2 (iMac Pro o MacBook Pro 2018 con Touch Bar):

  1. Apagar el Mac.
  2. Una vez apagado, mantén presionado el botón de encendido durante 10 segundos.
  3. Después de soltar el botón de encendido, espera unos segundos y, a continuación, vuelve a pulsar el botón de encendido para encender el Mac.

En mi caso sirvió para restaurar el ordenador al estado previo a la pantalla oscura. La pantalla exterior volvió a funcionar.

Reiniciar la PRAM y la NVRAM

La NVRAM (memoria de acceso aleatorio no volátil) consiste en una pequeña cantidad de memoria que el Mac usa para almacenar ciertos ajustes y acceder a ellos rápidamente. La PRAM (RAM de parámetros) almacena información similar, y los pasos para restablecer la NVRAM y la PRAM son los mismos.

Apaga el Mac, vuelve a encenderlo e inmediatamente después mantén pulsadas durante unos 20 segundos estas cuatro teclas a la vez: Opción, Comando, P y R. En este tiempo puede parecer que el Mac se reinicia.

Opción+Comando+P+R

Nota: Si tienes contraseña de firmware, este proceso no funciona.

Arrancar en modo de destino (Target)

Esta opción te permite conectar el ordenador a otro para que su disco duro se monte en el escritorio como disco externo, pudiendo así recuperar los archivos y utilizar utilidades de terceros para intentar repararlo.

Otras formas de arrancar el Mac con combinaciones de teclas

Comando (⌘)-R: arranca desde el sistema Recuperación de macOS integrado. O usa Opción-Comando-R o Mayúsculas-Opción-Comando-R para arrancar desde Recuperación de macOS a través de internet. Recuperación de macOS instala distintas versiones de macOS en función de la combinación de teclas que pulses durante el arranque. Si el Mac utiliza una contraseña de firmware, se te pedirá que la introduzcas.

Opción (⌥) o Alt: arranca el Gestor de arranque, que permite elegir otros discos o volúmenes de arranque si están disponibles. Si el Mac utiliza una contraseña de firmware, se te pedirá que la introduzcas.

Mayúsculas (⇧): arranca en modo seguro. Opción desactivada cuando se utiliza una contraseña de firmware.

D: arranca la utilidad Diagnóstico Apple. O usa Opción-D para arrancar esta utilidad a través de internet.

Comando-V: arranca en modo verbose. Opción desactivada cuando se utiliza una contraseña de firmware.

Cuando no puedes arreglar el problema con el MacBook Air 2020

Cuando reemplazan la pantalla, la manzana viene protegida por un plástico. De momento no lo he quitado…

Llega un momento en que tienes que rendirte. Cuando has probado todo lo que conoces, has preguntado a los amigos que saben más que tú, y nada funciona, es que estás más allá de tus posibilidades. Es el momento de recurrir al servicio técnico.

Como comentaba anteriormente, estaba en medio de entregas y compromisos, y este fallo inesperado e inoportuno me ocasionó lo más cercano a un ataque de pánico que he tenido en mucho tiempo. No quería pensar en tenerme que pasar semanas esperando a una reparación.

Tengo la inmensa fortuna de vivir a escasos diez minutos de una Apple Store, y siempre han sido amables, colaborativos y comprensivos. Así que cogí mi frágil MacBook Air y me fui para allá sin cita previa ni nada.

Los tiempos son los que son, y la tienda estaba vacía de clientes por el coronavirus, y sólo entraban los que tenían una cita. Por primera vez desde que he necesitado recurrir a la Apple Store, no me dieron alternativa. Siempre me habían dicho: siéntate y en cuanto haya un hueco entre citas te atendemos. Esta vez no hubo alternativa. Tuve que volverme a casa (des)compuesto y con el ordenador roto.

Como, a pesar de todo, soy perro viejo, antes de salir había pedido cita a través de la app. Era para dos días después. Llegado el momento, después de cumplir con los requisitos (alcohol en las manos, ponerme guantes protectores y una mascarilla quirúrgica -olé por Apple y la seriedad con la que se toman las medidas anticontagio) entré en la tienda.

Me encaminé a lo que entonces se llamaba Genius Bar. Sé que le han quitado el “bar” y no estoy seguro de que se siga llamando zona “Genius” -creo que ya es simplemente “mostrador”. A los pocos minutos un amable empleado se acercó a escuchar mi problema y a hacer un diagnóstico del ordenador.

Tal y como me temía, se lo quedaron. El plazo, en estos tiempos de coronavirus, es de unos siete días laborables. Oh Dios mío. Una semana sin ordenador. Mientras volvía a casa intentaba organizarme mentalmente para ver qué trabajos podía completar con los viejos equipos que tengo y cuáles necesitaba reestructurar…

A los tres días recibí un correo electrónico anunciando que mi ordenador estaba listo para recoger.

Sinceramente, después de tan poco tiempo, pensaba que la respuesta iba a ser: no merece la pena repararse, aquí tienes otro. Sólo la perspectiva de tener que configurar todo de nuevo, recordar contraseñas, accesos, etc. me daba una flojera de piernas que no podía aguantar.

Afortunadamente, todo eran imaginaciones mías. El problema del MacBook Air 2020 se solucionó cambiando la pantalla… y ¡dejando el resto del ordenador intacto!

Sólo puedo tener buenas palabras para el servicio de reparación de la Apple Store, no sólo lo hicieron perfectamente, sino que ¡batieron en tres días su propio plazo!

Vuelvo a ser un usuario feliz de MacBook Air 2020 y puedo recomendar el servicio Postventa de Apple sin dudas.

Deja un comentario si tienes un MacBook Air 2020 o si has tenido experiencias con el soporte de Apple.

Etiquetas:

También podría interesarte

Dejar un comentario

Twitter
Visit Us
Tweet
YouTube
Pinterest
LinkedIn
Share