Escribe tu búsqueda

[Diez días de verano] Un día o día uno

Compartir

El otro día estaba escuchando una conferencia de un profesor del IESE y entre las muchísimas cosas interesantes que dijo, una se me ha quedado especialmente grabada en mi cabeza, para tenerla presente y aplicarla en mi vida.

¿Eres de los que se pasan la vida diciendo “Un dia…”?

O tal vez no lo digas, pero vives como si lo dijeras… siempre esperando ese momento en que se alineen los astros y de repente todo te salga fácil. Puede que sea en el amor, o en el trabajo, o con alguien con quien te enemistaste y querrías hacer las paces, visitar a un amigo… son tantas las cosas que vamos postergando para ese “un día”.

Sin embargo, sé que no te descubro nada si te digo que nada es fácil. Nunca (probablemente) todo se va alinear para que tú sólo tengas que mover el dedo y se resuelva de una vez por todas.

¿Qué te parece cambiar la filosofía a “Día uno”?

¿Por qué no cogemos todas esas cosas que tenemos pendientes y nos ponemos en actitud “Día uno”? Hoy es el primer día para alcanzar mis objetivos. Vamos a ir tachando de la lista aquellas cosas que consigamos, porque ¡por fin! nos hemos puesto en marcha.

Escribir tus metas tiene una gran ventaja (sean para un día o para los próximos diez años), te lo digo por experiencia. Para empezar te hace tomar consciencia de en qué momento estás y qué cosas echas de menos.

Para continuar te muestra la distancia que te separa entre el punto en el que te encuentras y en el que quieres acabar

Y para terminar, te permite marcar las etapas que te van a llevar a donde quieres. Periódicamente puedes contrastar si vas en la direccion deseada y corregir.

Lo bueno de este método es que SIEMPRE es el “día uno”.

Dejar un comentario

Twitter
Visit Us
Tweet
YouTube
Pinterest
LinkedIn
Share