Escribe tu búsqueda

Esto puede ser muy importante para Apple TV+

Compartir

Claro que todo es una especulación, pero como quiera que enlaza con una idea mía anterior, no me queda más remedio que darle forma.

El problema de Apple TV+

El problema, por todos conocido, es uno: contenidos. Y el ritmo al que se pueden generar. Y las exigencias de Apple en cuanto al tipo de material que están dispuestos a financiar (de alta calidad, con un enfoque en el mundo familiar y a ser posible respaldado por nombres reputados).

Si quieres crear una biblioteca de contenidos originales, conseguir volumen va a requerir tiempo.

Otro problema añadido es que Apple se ha incorporado al mercado cuando ya había otras empresas consolidadas desde hacer años, como HBO, Hulu, Amazon o Netflix, que ya han constituido su catálogo de contenidos antiguos a base de escarbar y quedarse con lo mejor.

Y además, Apple ha inaugurado su servicio Apple TV+ cuando los grandes poseedores de contenidos ya habían decidido que en vez de licenciar podían explotarlos ellos directamente, como Disney.

Esto ha llevado a una saturación de las carteras de los suscriptores. Nadie puede estar suscrito a tantos servicios de contenidos, y de todos, el más débil, es Apple TV+.

Fuente

Así que Apple está atrapada en una situación imposible. No puede acelerar la creación de contenidos (el coronavirus sólo ha venido a añadir sal sobre la herida) y tampoco puede “rellenar” los espacios con un catálogo de “grandes éxitos”que ya están licenciados a otras empresas.

El año gratuito de Apple TV+ a todo aquel que compre un dispositivo Apple con pantalla garantiza una continuidad de suscriptores, pero no de ingresos, pero sin contenidos originales que capturen la atención y se conviertan en “la serie de la que todo el mundo habla” el crecimiento de esa base de suscriptores será marginal.

¿Qué podría hacer Apple para ofrecer contenidos que nadie tenga y que generen continua y automáticamente nuevos programas?

La mejor opción de Apple para conseguir atraer masas significativas de suscriptores a su plataforma sería centrarse en nichos de contenidos que aún no estén explotados y que, por su exclusividad, se conviertan en un reclamo.

Apple necesita contenidos que se generen continuamente, que despierten interés entre grupos de personas muy amplios y que queden fidelizados porque ese tipo de contenidos sólo se puedan obtener en Apple TV+.

Un vistazo a la parrilla descubre que la ficción está ya trillada. Unas veces será HBO, otras veces Amazon Prime, algunas veces Netflix…y siempre Disney, cuyo conglomerado de marcas es una maquinaria de generar ficción en todos los campos.

Otras áreas, aunque tienen un público adepto que consume continuamente, no tienen masa crítica para justificar el éxito: los documentales, por ejemplo.

Apple ha hecho alguna incursión en área documental, con La Reina Elefante, la Visibilidad LGTBI, la serie Home (Casas Vanguardistas, un título equívoco sobre el auténtico contenido de los documentales) y la recién estrenada “Dear…” -además del estreno pendiente de “Greatness Code” sobre deportistas famosos.

Pero los documentales, aunque añaden prestigio y una audiencia fiel, no justifican una inversión masiva para convertirse en “el destino preferido” de ese público (aparte de que ya hay excelentes documentales de prácticamente cualquier tema que pueda imaginarse).

La solución: los contenidos en directo

Tenemos asociado las plataformas de streaming al vídeo bajo demanda (VOD), pero en la situación de Apple que hemos descrito, esa opción puede llevar demasiado tiempo para ser viable.

La música

Durante años Apple tuvo el iTunes Festival, una serie de conciertos celebrados en Londres con lo más destacado, innovador o en alza del momento.

Podríamos decir que fue demasiado temprano, aunque tenían una Music Store que promocionar. Pero ahora, que pueden explotar los contenidos en los 360 grados sería el momento de retomarlos a toda potencia.

El Covid-19 ha cancelado festivales durante meses -y lo que tardarán en volver. Artistas y discográficas se han quedado sin su gran herramienta de promoción y todos los aficionados están sedientos de música en directo.

Por favor, Apple, revive el Apple Music Festival en formato semanal, mensual o como quieras, y ofrece al mundo la oportunidad de ver grupos de música que de otra forma nunca conoceríamos, o nunca tendríamos ocasión de compartir una velada con ellos.

El deporte

Si hay un nicho de mercado que mueve millones (de personas y de dinero) es el deporte.

Hasta la fecha, los derechos de las diferentes prácticas deportivas han sido comprados por cadenas de televisión de pago en los diferentes países, mediante un sistema de subasta (el que más paga es el que se los lleva).

Si Apple se hace con los derechos de transmisión de la NFL, de la NBA, NASCAR, … o de los Mundiales de fútbol o de las Olimpiadas, para emitirlos en exclusiva a través de Apple TV+… muchos de los problemas de la retención y captación de nuevos usuarios estaría en gran medida solucionado.

Claro está, luego Apple podría re-licenciar a otros operadores en el resto del mundo donde su presencia sea menor, recuperando buena parte de la inversión.

¿Y por qué Apple haría algo así? ¿Qué puede aportar Apple?

Aquí es donde -por fin- llegamos a las noticias que apuntan a que algo así se está estudiando en las profundidades de los despachos de Cupertino.

Hace pocos días conocíamos compra de NextVR. Esto decíamos de ella:

Ofrece experiencias para ver espectáculos en directo utilizando las gafas inmersivas que conocemos (…). Además, tiene acuerdos con la NBA, Fox Sports, Wimbledon y otros espectáculos en directo: deporte, baile y conciertos musicales.

Pero para demostrar que es algo que Apple se está tomando en serio, ahora esto:

Apple ha contratado al ejecutivo a cargo de los contenidos de deportes en Amazon Video, James DeLorenzo, para que trabaje en Apple TV+.

DeLorenzo ha estado a cargo de la división de deportes desde 2016 y también ha sido vicepresidente senior del servicio de suscripción de audiolibros Audible (también de Amazon).

Conclusión

Como en tantas ocasiones, puede que en vez de fuegos artificiales estemos delante de una bengala, y todo se diluya como pólvora mojada sin llegar nunca a materializar nada importante.

Pero si Apple está en la etapa de “pensar a lo grande” -como demostró en el lanzamiento de Apple TV+, podemos imaginar que sus planes para cambiar las reglas en las plataformas de vídeo por suscripción también son grandes, y están muy ligadas al retorno de la inversión.

Y el deporte (y la música) pueden ofrecerle precisamente esto. Cantidades enormes de seguidores incondicionales que, por una modesta cuota, se dan cita cada semana para ver contenidos que sólo están disponibles en Apple TV+, y de una manera diferente a como se veían antes.

El tiempo lo dirá, y nosotros seguiremos informando

1 Comentario

  1. abdl1 9 junio, 2020

    Se suele decir eso de que el mayor beneficiado de la competencia es el usuario, sin embargo parece ser que en esto del VOD ha sido justo al contrario, hasta el punto de que hay gente regresando al oscuro mundo de los torrents.
    El aumento exponencial de servicios y principalmente el cierre en banda de algunas compañías como Disney hacen que en estos momentos ninguna sea lo suficientemente llamativa por sí sola.
    Parece que esta es otra de esas fiestas a la que Apple llega tarde. Además con una línea … extraña.
    Puede ser que existan vías nuevas de crecimiento para Apple TV+ pero mucho me temo que para convertirse en un servicio de masas debe ofrecer contenido para esas masas, y eso de momento pasa por licenciar contenido de terceros, cosa que por otra parte no parece que estén los demás dispuestos a conceder.
    El contenido actual del Apple TV+ es un “meh” permanente, no solo por cantidad sino porque no hay realmente nada que llame lo suficientemente la atención o que enganche.

Dejar un comentario

Twitter
Visit Us
Tweet
YouTube
Pinterest
LinkedIn
Share