Los nuevos MacBook Pro incluyen una característica que solo estaba disponible hasta ahora en los modelos más recientes de iPhone e iPad, True Tone.

True Tone realmente es una modificación del balance de blancos que se realiza de forma automática al analizar la luz del entorno para aplicar un filtro sobre la pantalla que busca adaptarse a la temperatura de esa luz, intentado así ofrecer al usuario una experiencia mucho más natural a la hora de usar la pantalla del MacBook Pro, en este caso, pero también en el iPhone en el iPad. Evidentemente, para aquellas personas cuyo negocio es trabajar con color, ya sea en vídeo o fotografía, True Tone no es de especial ayuda, ya que falsifica las imágenes con las que trabajan al aplicar un método de visualización de las mismas en pantalla basado en la iluminación exterior, cosa que no es siempre igual para todos los entornos.

True Tone básicamente lo que hace es un balance de blancos automático y dinámico leyendo la luz del entorno exterior, en este caso, a través de un sensor que está situado junto a la cámara Face Time. Este sensor es especial y exclusivo de este modelo de MacBook Pro1 de forma que el actual sensor de los modelos anteriores a este portátil solo lee la cantidad de luz para ajustar el brillo de pantalla pero nada más, y no habrá una opción de software para activar True Tone en estos modelos, ahora antiguos.

El balance de blancos

Los colores capturados por las cámaras2 dependen, como es evidente, de la iluminación. La luz que atraviesa el objetivo y excita el sensor (CCD o CMOS) o la película no es siempre la misma. Puede ser natural o artificial, y dentro de éstas, las hay de diferentes tipos que dependen de una serie de características diferenciadoras. Una de ellas es precisamente la temperatura de color, que expresa la dominante de color de una fuente de luz determinada, que varía según la distribución espectral de la energía.

El principal problema que planteaba la temperatura de color en la cámara fotográfica analógica, era que no podía distinguir si la luz presente era blanca pura o no. Las películas se calibraban, en general, para la luz del día, cuya temperatura de color es idéntica a la luz del flash. Además también se utilizaban filtros fotográficos de color para contrarrestar los efectos de la temperatura de color.

En condiciones de luz natural, la energía lumínica está distribuida de forma aproximadamente igual en las tres componentes de color (RGB). Sin embargo, con iluminación artificial es muy probable que una de las componentes de color sea más importante que las otras. Por ejemplo, en la iluminación de tungsteno predomina la componente roja, muy útil en escenarios cálidos donde predominan los tonos rojizos.

Una cámara no tiene la posibilidad de procesar la luz como lo hace el cerebro humano, ya que está calibrada de forma que el sensor (CCD o CMOS) identifica como luz blanca, una luz con una determinada temperatura de color: la luz solar. Los efectos de la iluminación en la imagen se pueden compensar actuando en la cámara sobre la ganancia de cada una de los componentes del color. [Wikipedia]

En el caso de la adopción de True Tone por parte de Apple, este balance de blancos se realiza de forma automática para ofrecer al usuario una previsualización más natural de lo que se muestra en pantalla en función de la luz del entorno. funciona igual tanto en la pantalla del iPhone/iPad como en la del MacBook Pro.

Hay, sin embargo, unas consideraciones: no todos los monitores externos conectados al Mac podrían utilizar True Tone, que se gestiona en el panel de control Pantallas en Preferencias del Sistema: según comentarios de Apple, solo el LG Ultrafine 4K, 5 K y las pantallas Thunderbolt de Apple podrían aprovechar esta característica. Adicionalmente, True Tone solo funciona si la pantalla del portátil está abierta, ya que necesita leer la luz del entorno a través del sensor situado junto a la cámara Face Time, y, evidentemente, si el MacBook Pro está cerrado esto no es posible.

Notas

  1. y supuestamente, posteriores modelos
  2. y en este caso, los colores que se muestran en una pantalla
In this article


Join the Conversation

2 comments

  1. mcorbella73

    Ola Carlos, buenos días.

    Estoy dándole vuelta a cambiar mi iMac 2008 por un MacBook de los nuevos o por un iMac. Tengo un iPad Pro con teclado lo que me hace volcarme en el iMac. Para esto tengo que vender mi iMac actual que al tener 6 gb de ram y un ssd 240gb + HDD 1tb aún creo que puedo sacarle algo. Lo única duda que tengo es que de vez en cuando me sale una alerta que uno de los dos discos internos se ha. Desconectado mal y el sistema se vuelve lento. Lo apago por boto nazo y al arrancar todo bien. No me gustaría vender el iMac con un defecto. El añadir el ssd+HDD me lo hizo un SAT oficial de Apple de toda la vida en valencia, con lo que estoy tranquilo por eso.

    Que puedo hacer para comprobar que está todo ok? Que le puede pasar?

    Gracias