267 1
267 1

Debido a los cambios previstos en mi vida, he cambiado mi estructura informática de fija a móvil.

Así, me he despedido del Mac Pro que tantas alegrías me ha dado para pasar a trabajar con un MacBook Pro de 2015, que se adapta mejor al hardware adicional que tengo disponible.

Una de las cosas que he hecho antes de entregar el Mac Pro ha sido desactivar licencias, algo que con frecuencia se olvida y que luego cuesta más de un dolor de cabeza.

Generalmente muchas aplicaciones, especialmente aquellas que funcionan por suscripción (pero no solo esas), están atadas al hardware del equipo, de forma que si clonas el sistema de un equipo a otro, que es la mejor táctica para hacer una migración de equipo, al arrancar la aplicación “se da cuenta” de que no es la máquina en la que se instaló y se niega a funcionar. Lo peor es que en muchas ocasiones los desarrolladores, para evitar la piratería, no implementan un sistema de migración “de mano muerta”, por lo que te toca llamar a Soporte y con suerte puedes hacer la migración de la licencia sin problemas. Así que es muy importante no solo la migración de la licencia sino también desactivar los permisos en iTunes de reproducción de contenidos.

Así que no te olvides de desactivar las licencias (Adobe, Parallels, Sketch, etc) si no quieres que cambiarte a un nuevo Mac empiece con un buen montón de dolores de cabeza.

Categorías para este artículo

Join the Conversation

1 comentarios

  1. Ramón Boj

    No sólo ocurre cuando cambias de equipo, un cambio de disco duro también implica que muchos programas no reconozcan el sistema y pidan una nueva licencia. Parallels, al menos, tiene un excelente departamento de atención al cliente (desde la India) y siempre me han logrado cambiar las licencias de forma muy rápida. No sólo ocurre cuando cambias de equipo, un cambio de disco duro también implica que muchos programas no reconozcan el sistema y pidan una nueva licencia.