MacBook Late 2009: Prueba de Campo

overview_hero2_20091020_mini.jpgNo hay mejor manera de probar un portátil que sacándolo a viajar. Así que durante estos pasados días hemos realizado una prueba de campo bastante extensiva del nuevo MacBook late 2009 en busca de sus puntos fuertes y débiles y de cómo se comporta en su hábitat natural: la carretera.

El nuevo MacBook es un poco mas grande que la anterior generación. Su construcción Unibody, que refuerza el borde exterior de la unidad, hace que frente al modelo anterior sobresalga aproximadamente medio centímetro. Este leve aumento de tamaño hace que algunas fundas, diseñadas para la anterior generación, vayan demasiado “justas” con este nuevo portátil, e incluso algunas necesitan ser forzadas para que quepa el portátil. Generalmente todas las fundas y mochilas mantienen cierta holgura para compatibilizar con diferentes modelos de portátiles de 13 pulgadas, pero en el caso de que sean “especialmente diseñadas” para el MacBook, nos hemos encontrado que de las varias fundas y maletas disponibles en el laboratorio no todas son perfectamente “compatibles”.

El borde redondeado “unibody” también es mas cómodo para introducir el portátil en una funda y resulta mas cómodo de coger: en el anterior diseño el borde cuadrado del portátil descansaba, al trasladarlo con la mano, en la falange proximal por comodidad. Con este nuevo borde redondeado ahora el punto de apoyo se traslada a la zona de unión ente los dedos y la mano, mucho mas cómoda y permitiendo una mayor sujección y mas firme.

Otro de los problemas, y este bastante mas incómodo es el diseño de la superficie de apoyo. En este nuevo modelo Apple ha retirado la cobertura en policarbonato inferior para sustituirla por una placa de aluminio forrada con una capa de goma de la que se han retirado las patas.

Se supone que esta superficie de goma hace que toda la parte inferior actúe como una única pata, pero en la práctica no es así. En función de como ha sido atornillada la placa inferior, algunos modelos muestran mayor sujección en una zona del portátil, mientras que el resto de el portátil “pivota” con la más leve presión. Es muy posible que algún avispado fabricante lance algún kit de patitas para esta unidad, ya que en las dos unidades que hemos probado, ambas dos mostraban este comportamiento: sujección en una zona y pivotamiento en el resto de la unidad. La tapa de aluminio ahora permite una mayor disipación de calor y la gestión termal frente al anterior modelo es mucho mejor: en igualdad de condiciones, el MacBook late 2009 se calienta mucho menos que su hermano menor.

En cuanto al resto de la carcasa, Apple ha retirado el policarbonato con textura de la zona del teclado para utilizar ahora una superficie pulida y brillante en una sola pieza. Esta nueva superficie evita, como en los anteriores modelos, que se acumule suciedad en la microtextura y la carcasa se “coloree” siendo mucho mas fácil de limpiar ahora. El nuevo trackpad, sin botones, también ofrece además de una gran superficie táctil, una mayor facilidad de limpieza que en el modelo anterior.

El formato Unibody le da además al MacBook una robustez con la que la anterior gama simplemente no puede competir: si coges un Macbook de anterior generación, es fácil “deformar” levemente la carcasa sin hacer mucho esfuerzo, mientras que la carcasa Unibody simplemente no hace mención de que se le está aplicando fuerza.

De viaje

La mejor forma de hacer una prueba de campo de un portátil es … llevártelo de viaje. Y cuanto mas lejos, mejor.

Frente al anterior modelo de MacBook, el Late 2009 tiene características que sobresalen para los guerreros de la carretera. La primera es la pantalla.

En la nueva unidad, Apple ha incluido por fin las pantallas retroiluminadas por LED. Esta es una ventaja significativa frente a los anteriores modelos no solo por la calidad de la pantalla y su iluminación, sino especialmente por el bajo consumo de la misma y sobre todo, por la rapidez, casi inmediata, con la que la pantalla se enciende cuando pasas de situación de reposo a situación activa de trabajo. La mejora de la iluminación es tan evidente, que uno de los procesos mas sencillos para conservar energía como es el bajar el brillo de la pantalla pone al usuario en la estupenda situación de que para mantener la misma iluminación “mínimo” para trabajar es necesaria mucha menos energía, lo que aumenta considerablemente la autonomía.

Esta mejor pantalla supone también que en condiciones de iluminación mas extremas (ese hueco que siempre deja pasar el sol de forma directa a nuestra pantalla, pongamos donde nos pongamos) sea posible trabajar con el MacBook cuando con los anteriores modelos simplemente era casi o prácticamente imposible. La edición de la retroiluminación LED a la gama “baja” es otra de las características diferenciales frente a los anteriores modelos.

Autonomía

la autonomía en un portátil es algo que varía mucho en función de su utilización. Generalmente, cuando se hace una prueba sobre la autonomía, se fuerza al ordenador a hacer múltiples tareas intensiva para ver como responde la batería en condiciones extremas, cuando en la realidad, es el mismo usuario el que establece un protocolo de ahorro en función, sobre todo, de las opciones que va a tener a la hora de recargar durante las siguientes horas. Es exactamente la situación en la que para probar la autonomía de un coche se fuerza a su máximo consumo por una carretera en un desierto … cuando no se sabe cuando habrá una gasolinera disponible.

Los usuarios de los portátiles en carretera buscan un buen equilibrio a la hora de administrar el consumo de energía: consejos tan prácticos como desactivar Bluetooth, Airport, poner el disco duro en reposo cuando sea posible, mandar el ordenador a reposo siempre que vayan a transcurrir algunos minutos entre uso y uso o bajar el brillo de la pantalla suponen un ahorro constante de energía que va a favorecer la autonomía. Está claro que hay momentos en los que es necesario acceder a acciones que requieren el consumo de recursos (editar o exportar un vídeo, hacer incidencia sobre una aplicación que hace constantes llamadas al disco duro o al procesador para realizar tareas) y eso merma constantemente el consumo, pero en los casos generales de uso de un par o dos de aplicaciones el rendimiento es bastante bueno.

La batería del nuevo MacBook, basada en la tecnología de células cuadradas implementada en los MacBook Pro supone, según Apple hasta 7 horas de autonomía en las condiciones mas favorables posibles, aunque este tiempo se reduce a unas 5 horas y media – 6 horas en condiciones de uso de aplicaciones de bajo consumo y va mermando la autonomía conforme vamos abriendo aplicaciones mas potentes o en mayor cantidad de ellas.

Un buen truco para ganar autonomía es …

… tener dos tipos de aplicaciones para la misma tarea. Un ejemplo claro de esta política es por ejemplo, a la hora de escribir textos: podemos hacerlo con Word, que consume recursos (y por lo tanto, energía) o podemos escribir nuestra carta con TextEdit y aprovechar el bajo perfil de la aplicación para ganar algunos minutos. Con Photoshop ocurre igual: Pixelmator puede solucionarnos el retoque básico de las fotografías con un consumo mucho menor de recursos y un aumento real de la autonomía. Buscar la opción freeware o shareware de bajo perfil y bajo consumo nos va a favorecer y mucho en el consumo de energía.

En las pruebas realizadas en nuestro laboratorio, en condiciones de uso normal, con WiFi, navegación intensiva en internet, incluidos varios medios de comunicación (FTP, correo electrónico, mensajería instantánea, etc) hemos obtenido hasta casi 5 horas de rendimiento de la batería incluida, lo que es una autonomía mas que razonable. En condiciones de perfil bajo (edición de textos con software de poco consumo de recursos, retoque de algunas fotografías, consulta de PDFs, etc … con las conexiones entrantes y salientes desactivadas y brillo reducido) puedes estirar la autonomía fácilmente hasta casi las 7 horas “reales” de trabajo.

El proceso de carga es diferente. La batería incluida en el MacBook, de 60 vatios y 19,95 voltios, permite hasta 1.000 ciclos de recarga almacenando 5.450 mAh tarda aproximadamente unas 3 horas y algunos minutos en cargar completamente en función de lo descargada que la hayamos dejado. El proceso puede llegar hasta las 4 horas si la batería estaba completamente descargada.

Por otra parte, frente a anteriores modelos, resulta chocante recibir el aviso de que la batería está usando la energía de reserva …. cuando aún te queda algo más de una hora de autonomía.

Por otra parte, se echa en falta la opción de conocer el estado de carga de la batería con el ordenador apagado o en reposo. Esta opción, disponible en los MacBook Pro (y en las anteriores generaciones de MacBook gracias a sus baterías extraíbles) resultaba muy cómoda para conocer no solo el estado de la energía que nos queda, sino si merece la pena “revivir” el portátil para lo que vamos a hacer.

Otro elemento directamente relacionado con la autonomía es el cargador. El cargador incluido con el MacBook es el modelo estándar tipo ladrillo blanco con “orejas” para enrollar el cable. El problema de este cargador es que … es muy grande. Quizás Apple debería pensar en modificar su formato para conseguir no solo para este portátil, sino también para toda la gama un cargador mas estilizado, con menos peso y con un tamaño mas adaptado para poder transportarlo junto al portátil en fundas y maletas de formato reducido, cosa que ahora es bastante incómodo por no decir, imposible.

230 gramos

Casi 1/4 de kilo de peso. Esa es la diferencia de los anteriores modelos de MacBook al nuevo MacBook Late 2009. Si esos 230 gramos no te parecen una reducción extraordinaria, te proponemos un experimento: llena una botella de agua con 230 mililitros y manténla sujeta en suspensión durante unos minutos. Entonces notarás la diferencia y cómo casi ese cuarto de kilo de peso supone una característica diferencial. A la hora de viajar, especialmente cuando el peso del equipaje es importante (los 20 kilos máximos en un avión) supone que puedes llevar un disco duro extra si lo necesitas. O simplemente, a la hora de deambular con tu portátil en una bolsa por la ciudad durante varias horas, ese cuarto de kilo hace de la experiencia algo mucho mas agradable para nuestros hombros, que suelen acabar siempre bastante castigados, al igual que nuestra espalda.

En general

El MacBook late 2009 reúne todas las grandes características del ordenador mejor vendido por Apple con parte de la tecnología de los modelos Pro a un precio inferior. Es con mucho, no solo el mejor MacBook hasta la fecha, sino que supone una evolución mucho mas que digna frente a las simples actualizaciones de gama de los últimos años. Tiene un futuro prometedor, y en los próximos resultados económicos de Apple va a resultar uno de los puntales que reforzarán los beneficios de la campaña de Navidad en un momento un tanto crítico para las economías de las empresas y sobre todo, de los usuarios.

Enlaces Relacionados

  • MacBook Blanco late 2009: el MacBook Unibody
  • MacBook Late 2009: Cambiar el Disco duro y RAM
  • MacBook Late 2009: Prueba de Campo
  • MacBook Late 2009: la batalla por el rendimiento
  • 0 0 votos
    Article Rating
    Subscribe
    Notify of
    1 Comment
    Oldest
    Newest Most Voted
    Opiniones Inline
    Ver todos los comentarios
    Farangi
    Farangi
    12 years ago

    Magnífica revisión que me pone los dientes largos acariciando a mi “viejito” MB.
    Gracias por el articulo.
    El Maquero etíope

    1
    0
    Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
    ()
    x