1.9k 0

El nuevo programa de reparación de Apple: mucho ruido, pocas nueces

Como seguramente ya leiste, la semana pasada Apple sorprendió a todos anunciando que -básicamente- eliminaba todas las barreras para que quien quisiera pudiera tener acceso a las piezas para reparación, herramientas y manuales.

Aunque probablemente los talleres certificados por Apple para hacer las reparaciones están poco contentos, la mayor parte de la audiencia ha recibido con vítores y aplausos la medida, porque, en apariencia, ven una claudicación de Apple concediendo la razón a un presunto derecho a que los usuarios puedan reparar sus dispositivos cuantas veces deseen.

Como buena medida de relaciones públicas, Apple ha conseguido desviar el punto de vista de la alarguescencia (es decir, el movimiento dedicado a alargar la vida de los productos reparándolos) con una cantidad de esfuerzo prácticamente nulo por su parte.

Porque recordemos que Apple lo único que ha anunciado es que ahora (bueno, no ahora sino cuando se abra el programa) va a vender las mismas piezas que ya vendía, pero a todo el mundo y al mismo precio -aparentemente, insistimos.

Es cierto que habrá un pequeño número de usuarios que se puedan beneficiar, porque tengan los conocimientos, el valor, la paciencia y el tiempo de reparar ellos mismos los dispositivos. Pero la gran mayoría no se van a sentir tentados de intentar abrir su iPhone con el peligro que supone hacer algo mal y estropear nuevas piezas que tendrán que volver a comprar, o estropear la estanqueidad, etc.

También uno de nuestros lectores históricos señalaba que esto le va a permitir comprar él las piezas y llevarlas al taller para que le hagan lo que necesite. Es posible que el señor técnico esté dispuesto a renunciar a su posible margen en las piezas y cobrar sólo su hora de trabajo, pero seguro que no está muy feliz. En cualquier caso, ese es un caso aun más particular y de nicho.

También esta nueva política de Apple permite que cualquier tienda de reparación (tenga personal cualificado o no) pida esas piezas originales a Apple para hacer las sustituciones. Para muchos usuarios que viven lejos de cualquier punto autorizado, sin duda puede ahorrarles gastos de viaje y acortar los tiempos de reparación, pero -nuevamente- poner tu dispositivo en manos de alguien que no está cualificado puede traer nuevos problemas. Pero si estás dispuesto a correr el riesgo, bienvenida sea la nueva política de Apple.

Lo que Apple no ha anunciado

Sólo para que quede por escrito, vamos a recordar algunas cosas que Apple no ha anunciado, y que estarían en la mente de cualquier apóstol de la autoreparación, y en corazón del movimiento contra la obsolescencia de los dispositivos:

No va a poner a la venta piezas para ordenadores antiguos

Si tienes un iMac con diez años de vida, no vas a encontrar en la futura tienda de Apple una placa base, o una GPU para que puedas cambiarla si tu ordenador falla.

No va a hacer los dispositivos más reparables para que podamos cambiar las piezas en casa

El anuncio de Apple no supone ni un grado de desviación con su plan actual de integrar todo lo que pueda en su sistema en chip (SoC) para conseguir dispositivos más veloces, más delgados, y que consuman menos batería. Asi que no vas a poder cambiarle el almacenamiento al iPhone para tener una capacidad de 128 GB si tienes un iPhone 5C de 16GB.

No va a bajar los precios de las piezas

Apple ha anunciado que cualquiera podrá comprar las piezas y herramientas al mismo precio que los talleres. Es decir, si antes eran caras y no podías pagarlas-y por eso llevabas el iPhone al chino… pues nada ha cambiado. Seguirás llevándolo al chino, porque las piezas van a seguir costando lo mismo. En todo caso ahora podrás evitar que te timen, porque sabrás el precio.

Un punto de vista cínico

En todo caso, el cínico que llevamos dentro podría decir, mientras dibuja esa media sonrisa de superioridad que pone cuando sabe que está hablando con pequeños ilusos que creen que todo el mundo es bueno: “La mejor forma de vaciar el stock de piezas que tiene en los almacenes”

Ya sabes, cuando se planifican las ventas se piensan que van a vender choporrocientos millones de dispositivos, luego llega una pandemia y resulta que venden sólo indecencientos millones de dispositivos, pero las piezas están fabricadas, las baterías compradas, etc. y se quedan en los almacenes hasta que se quedan obsoletos, luego sólo cabe reciclarlas.

¿Y si se las vendiéramos a los que las quieran a precio de calle, sin necesidad de certificarse? seguro que venderíamos un porcentaje sustancioso más, con lo cual perderíamos menos dinero, bla, bla, bla.

Conclusión

Por supuesto, todo lo que sea facilitar la reparación es más que bienvenido por nuestra parte, y Apple -de todas las empresas- tiene mucho recorrido que hacer.

Pero en este movimiento en concreto, Apple gana mucho más que los usuarios. Con un mero comunicado de prensa se ha ganado a los críticos, a la prensa y ha “tumbado” la mayoría de los comentaristas que presionaban diciendo que Apple quería exprimir a los usuarios hasta en las piezas de recambio.

Aunque en realidad nada ha cambiado, todos se lo han tragado.

Alf

Propietario de www.faq-mac.com.

Deja una respuesta