18.2k 6

Opinión sobre el iPhone 12 Pro Max. Diez meses de uso

Lo sé probablemente hace tiempo que no lees revisiones del iPhone 12 Pro Max, porque lleva casi un año en el mercado. Pero verás, la mayor parte de los artículos que has leído se basaron en primeras impresiones.

Normalmente son artículos que se han publicado con pocos días de pruebas, para que Google los coloque en los primeros puestos y puedan colgar el cartel de “revisado”.

¿Por qué yo no lo hice? La primera razón es porque mi iPhone 12 Pro Max llegó cuando ya todos el mundo había hablado de él y la segunda (esta puedes creértelo o no) es porque yo no estoy aquí para contentar a Apple (aunque me cueste algún disgusto), sino para dar mi opinión sincera e imparcial sobre los productos que reviso.

Así que ¿para que hacer un artículo apresurado diciendo lo que todo el mundo ya ha dicho y colocarme en el vagón de los “me too”? Hay una posibilidad de que encontrar este titular a estas alturas te haya sorprendido tanto (y te haya pillado descansado de tanto comentario) como para que tengas ganas de leerlo.

En cualquier caso, dentro de un mes, aproximadamente, vamos a conocer al sucesor de este modelo (¿demostrará Apple que no es supersticiosa y llamará al siguiente modelo iPhone 13?) que probablemente va a tener el mismo formato y tamaño de pantalla que el mío, así que todo lo que diga ahora sobre el iPhone 12 Pro Max valdrá para el iPhone 13 Pro Max.

Tampoco quiero engañarte/me, es muy posible que todo lo que diga ya lo hayas leído y ya lo sepas, pero por lo menos podrás decir que este artículo está basado en la experiencia real con el producto, no en el marketing.

Antes de seguir, si esperas encontrar aquí los datos sobre los millones de colores, la velocidad de procesado, los fotograbas por segundo, etc. ya puedes dejar de leer. Ese no es el tipo de revisiones que hago, porque considero que al 99,99% de los usuarios de un smartphone, sea de la marca que sea, ese tipo de datos no sólo les traen al fresco sino que tampoco entienden lo que significan.

El azul Navy es bonito, pero no siempre tiene el mismo aspecto.
Depende como le de la luz, puede parecer gris, ¡o incluso negro!

Pensé hacer un apartado sobre el color Navy pero, si te digo que la mayor parte de estos meses ni me he acordado de que la trasera tiene un color.

Si lo piensas, es lógico. La mayor parte de las veces en que miras (con interés) el iPhone es por el lado de la pantalla.

En contadas ocasiones lo pongo boca abajo, y son menos aún las ocasiones en que la luz incide como para resaltar el color de una manera significativa.

Así que creo que con eso ya he dicho todo lo que tengo que decir sobre comprar un iPhone por que su trasera tenga tal o cual color: irrelevante (casi siempre).

Tenia la tentación de hacer una revisión basada en “lo bueno” y “lo malo”, pero me he dado cuenta de que lo que para uno es una ventaja para otro es un inconveniente. Así que me voy a limitar a comentar los aspectos relevantes del dispositivo, que son:

¡Oh, qué descubrimiento! El iPhone 12 Pro Max es grande. Pero GRANDE. Y Pesado. Nivel apenas se puede hacer nada con una sola mano y ni siquiera poniendo el teclado ajustado al lado de la mano con que utilices puedes manejarlo con seguridad.

Hay una gran probabilidad (créeme) de que cualquier balanceo o movimiento haga que se escurra  de la mano y veas cómo tu vida se precipita contra el suelo.

Claro, esa enormidad (espero que nadie piense que intento compensar otras carencias con este móvil) tiene sus ventajas -que comentaremos después- en pantalla, batería, sonido…

Pero si lo pones en el bolsillo delantero, en poco tiempo tendrás un hermoso cerco marcando el tamaño del teléfono, porque su grosor y altura rellenan considerablemente el espacio, de manera el roce de los bordes genera relativamente rápido una línea. Estoy hablando de vaqueros, chinos…, en bolsillos de pantalones “de vestir” (es decir, de traje, con la apertura a lo largo de la pernera, en vez de perpendicular, es probable que el impacto sea menor).

Y con respecto a ponerlo en el bolsillo de atrás… bueno, nunca tuve el valor de ponerlo cuando tenía teléfonos más pequeños porque me parecía que en la confrontación entre mi peso y la pantalla, tenía las de perder la pantalla, así que este tamaño de iPhone aún menos, porque al miedo intrínseco a romperlo se añade que sobresale una enorme parte del teléfono, por lo que se añaden los miedos de que lo sustraigan o de que se caiga, ambos desenlaces pésimos para mi.

Así que si decides comprar un iPhone 12 Pro Max, ya sabes a qué atenerte en cuanto al tamaño.

Batería

Un gran tamaño conlleva una gran batería. Una gozada de batería. La mayor parte del año he llegado a la mesilla de noche con un tercio de la batería, sin importar si tenía conferencias, viajes, llamadas telefónicas o podía dedicarle un par de horas a esos juegos absurdos a los que juego.

Ofrece una gran seguridad al usuario, saber que -hagas lo que hagas- el teléfono va a poder seguir tu ritmo. 

En todos estos meses, tan sólo una vez, en la que aprovechando un crucero me dediqué a hacer time-lapsus de la navegación por el río, conseguí que el teléfono se apagara antes de que yo tuviera que cerrar los ojos. 

Y fueron doce horas o mas de fotos, vídeos, retoque, envíos por redes sociales, llamadas, mensajería… en fin, lo que es un día de vacaciones conectado en estos tiempos.

Si eres una persona que pasa mucho tiempo lejos de un cargador, o tienes días que pueden complicarse hasta el infinito, o eres de los que les dan duro a juegos de alta resolución y acción, sin duda vas a adorar el iPhone 12 Pro Max y sus sucesores.

Es asombrosa la capacidad que tiene la batería de este teléfono (por favor, si has leído alguna revisión en que aseguran que el Samsung X o el Xiaomi Y tienen media hora o dos horas más de batería -que no se si los habrá- ahórratelo porque esta es una revisión de uso. Sólo hablo de lo que he usado y mi experiencia al hacerlo.

Pantalla

Algunos usos por los que la gran pantalla puede ser un factor definitivo para elegir un tamaño de móvil ya los he mencionado antes: si juegas a juegos de acción, si editas fotos o vídeos en movilidad, si tienes que revisar o crear hojas de cálculo o presentaciones. Incluso si eres un ávido lector que pasa mucho tiempo en transporte publico, esta pantalla con su potente iluminación LED te resultará extremadamente cómoda de utilizar.

Otra de las funcionen que hacen que este teléfono destaque es el audio, del que nos vamos a ocupar a continuación.

Audio

Una de las cosas que me han sorprendido innumerables veces a lo largo de estos meses (de verdad) es la potencia del sonido que es capaz de emitir el iPhone 12 Pro Max.

Podrías pensar que me estoy refiriendo a la música, donde sin duda se agradecen, pero no dejan de ser microaltavoces con pocos matices (aun así, claro, mucho mejores que los modelos  monoaurales) pero en realidad donde más me ha respondido es en todas las otras ocasiones en que necesitas un audio potente.

Cuando lo usas con Mapas en un coche donde van hablando de sus cosas con total desprecio por el conductor y sus necesidades (si te has visto en esa situación seguro que sabes de lo que hablo). El sonido del iPhone consigue imponerse la mayoría de las veces por encima de las conversaciones como para que puedas seguir la ruta sin tener que imponer silencio.

Cuando estás en una conversación en manos libres mientras te mueves (por la cocina, la casa, etc) y no quieres ir llevando el teléfono como si fuera un captador de ondas de Raticulín. Las personas pueden seguir hablando mientras tu te alejas momentáneamente sin que pierdas el hilo. 

El/los micrófono/s del dispositivo también hacen buen papel cuando tienes que responder desde la otra punta de la casa para que sepan que sigues ahí.

Volviendo al primer punto del sonido, aunque puede servirte para ponerte algo de música mientras te das una ducha, no te recomendaría que -si te gusta escuchar música- lo conviertas en tu altavoz musical preferido.

Cámara

A estas alturas es casi ridículo intentar elogiar la cámara del iPhone. Lleva casi una década siendo la cámara más utilizada del mundo y cada vez conquista nuevos nichos, desde el cine, al retrato pasando por la fotografía creativa.

Es probable que para todos los que no disfrutan haciendo fotos la inclusión de tres cámaras (la normal, gran angular y el ultra gran angular) resulte una banalidad (extremadamente cara) o una sobreabundancia innecesaria de tecnología. (Clic en las imágenes para ampliar)

El rio Duero en la captura normal
El rio Duero aumentando el tiempo de captura en modo noche
El rio Duero aumentando al máximo el tiempo de captura

Al fin y al cabo, la cámara no es como la pantalla más grande, que su utilidad y atractivo es inmediatamente percibido por el usuario.

La cámara hay que saber usarla. O dicho mejor, tienes que saber para qué quieres usarla y cuándo hacerlo. Así que es fácil que personas que haya personas que la minusvaloren como un añadido que tan sólo encarece el producto (quien necesita tres cámaras ¿verdad?).

Clic para ampliar

Castillo de Tamarit en modo normal
Castillo de Tamarit con el ultra gran angular

Sobre esto tengo dos cosas que decir: primero, en general basta con ver las fotos que hace la mayoría de la gente para ser conscientes de la importancia de que la cámara, el sensor, el software sea bueno. Segundo, es francamente tranquilizador saber que puedo enfrentarme a prácticamente cualquier situación sabiendo que podré conseguir cosas interesantes con la cámara que llevo en el bolsillo.

El retrato, el teleobjetivo, el modo noche… todos los avances del software van complementando un hardware cada vez más capaz y depurado, que ponen un punto de calidad diferenciador en cada imagen que captas.

Clic para ampliar

Para mi las cámaras del iPhone son como Suárez para el Atlético o Messi (ejem) para el Barcelona. Una garantía de éxito.

Adjunto un video que subí hace unas semanas con las fotos (reseñables y publicables) que llevaba hechas hasta ese momento y otras fotos que inserto aquí como complemento.

Clic para ampliar

Resistencia

Como ya he comentado, el iPhone 12 Pro Max es gigantesco, voluminoso, pesado. Si el bolsillo es pequeño y se abre por el lateral (como en pantalones formales, bañadores, etc.) tiene propensión a caer al sentarse. 

Si lo manejas “alegremente” es probable que se te escape y, por su tamaño, no es tan sencillo rectificar y volver a cogerlo.

Como ya he comentado, el iPhone 12 Pro Max es gigantesco, voluminoso, pesado. Si el bolsillo es pequeño y se abre por el lateral (como en pantalones formales, bañadores, etc.) tiene propensión a caer al sentarse. 

Si lo manejas “alegremente” es probable que se te escape y, por su tamaño, no es tan sencillo rectificar y volver a cogerlo.

Cae como una piedra, mientras tus pulsaciones se disparan, los miedos te comen y la incertidumbre se hace inaguantable.

A pesar de todo (y han sido un número considerable de caídas en estos meses) el iPhone ha salido incólume de sus encontronazos contra la dura realidad del suelo. 

Mi alivio una y otra vez ha sido enorme y poco a poco me he ido convenciendo de que los anuncios de mejoras en el cristal del iPhone (Gorilla) y su sólida carcasa no son solo cháchara de marketing, sino que tienen un efecto real en la durabilidad del dispositivo.

También tenía la funda transparente estándar de Apple (no la que tiene la carga inalámbrica) pero después de unas semanas con ella puesta acabé quitándola porque, sinceramente, el aumento de tamaño que suponía en el teléfono se me hacia insostenible.

He tenido suerte y mi iPhone aparentemente ha caído siempre bien, pero puede que otros no tengan la misma experiencia, y a la primera caída se rompa el cristal. 

En un ordenador de bolsillo que cuesta alrededor de 1.500€, es mucho riesgo llevarlo sin protección, así que saca tus propias conclusiones.

Conclusión

Ya te había avisado, es probable que no hayas leído nada que no leyeras en los cinco días siguientes a la salida del iPhone 12 Pro Max. Y como te decía, cuando salga el iPhone 13, podrás volver a leer esta reseña y todo lo dicho seguirá siendo válido, solo que -encima- mejorado.

Por supuesto que hay teléfonos con la pantalla más grande (o que se pliegan), que pesan menos, que tienen más batería o que tienen mejor cámara. Pero por mi experiencia, lo que hace del iPhone el iPhone es esa combinación superlativa de calidad, hardware y software.

El equilibrio para ofrecer lo máximo en cada categoría sin que se pueda etiquetar como “tal característica es lo que hace destacar a ese teléfono” es que desde hace tantos años el iPhone sea el teléfono inteligente más vendido del mundo, elegido por todos los niveles de población y por todo tipo de nacionalidades, sin importar en qué parte del mundo estén.

Por eso, cuando dicen “tal modelo de ese fabricante tiene la mejor cámara, o la mayor duración de batería, o una pantalla que los mismísimos dioses querrían verse en ella”, no me impresiona. Porque quiere decir que todo lo demás es considerablemente peor que lo que incorpora el iPhone.

Y yo, con el iPhone, quiero hacerlo todo. Quiero trabajar, quiero leer, quiero hacer fotos, quiero jugar, quiero… ¡quiero hacer hasta las cosas que no sé que quiero hacer, hasta que me descargue una app que me permita hacerlo!

Y eso, camaradas, sólo me lo permite el iPhone. Pero tú cómprate el que quieras.

Alf

Propietario de www.faq-mac.com.

6 Comments

  1. anogales

    Lo de que es el teléfono más vendido del mundo, sin importa del país del que hablemos… Creo que es algo engañizo. Porque estoy seguro que cuando hablamos de Samgung, Huawei o Xiaomi los datos son bajos porque dividimos las ventas entre las decenas de modelos que tienen en su catálogo. Pero cuando cuentas las ventas de iPhone se suman las de todos sus teléfonos.

    Si hacemos las cuentas bien… O incluso si sales a tu calle a hacer una encuesta a todos los transeúntes, estoy seguro que Apple no será la marca que está en la mayoría de bolsillos… A no ser que vivas en alguna lujosa zona de EEUU.

    Aún así, es de utilidad la opinión tras convivir con el teléfono el tiempo suficiente. ¡Gracias!

    1. Alf Post author

      Hola anogales, que el iPhone es el teléfono más vendido del mundo es algo que lleva ocurriendo muchos años. Te dejo el primer enlace que me sale en Google (aunque es de India, las cifras de ventas son globales)
      https://www.gadgetsnow.com/slideshows/10-best-selling-smartphones-in-the-world/photolist/81249091.cms

      En Statista dicen:
      Samsung’s main line of smartphone products is the Galaxy series, the first of which was released in April 2009. Samsung has suffered a steep drop-off in shipments as a result of the coronavirus (COVID-19) pandemic. The company shipped 75.5 million units in the second quarter of 2019, a figure that fell to 54.2 million units by the second quarter of 2020. While their shipments increased during the year, it fell back to 59 million units in the second quarter of 2021.
      Apple are a major manufacturer of smartphones worldwide, with the company shipping more than 90.1 million iPhones worldwide in the fourth quarter of 2020. Apple’s sales tend to be very cyclical, peaking in the fourth quarter each year, and in the second quarter of 2021, they shipped 44.2 units.

      Ahí tienes que tener en cuenta que dentro de la marca Galaxy incluyen muchos modelos que no son tan “smartphones” y que al ser baratos, son de los que más venden. Puedes ver el listado de modelos Galaxy aquí (da escalofríos, comparado con la sencillez de la línea de Apple):
      https://www.samsung.com/us/mobile/phones/all-phones/

      Aún así, para el propósito del artículo es irrelevante. Igualmente podría haber puesto que el iPhone es el estándar por el que se mide la categoría y seguiría siendo válido.

      ¡Gracias por participar!

      1. bladerunner

        Yo también tengo enlaces:

        https://www.cnbc.com/2021/07/16/chinas-xiaomi-overtakes-apple-in-global-smartphone-market.html

        Yo lo que si que he notado es que el parque de teléfonos no se actualiza con la misma regularidad. En el grupo de gente y de trabajo, que son prácticamente todos con iPhones, los tienen ya muy tocados porque no los renuevan y los estiran mucho mas que antes.

        Yo uso un Android que me costo unos 150 euros, a pesar de que estaba casi obligado a usar iPhone en el trabajo (que obviamente me lo daban gratis). Pero todo dispositivo no pasa de ser una herramienta y a mi el iPhone no me servia. Las guerras de plataforma me han parecido siempre banales.

        Es evidente que para que a Apple le vaya bien no hace falta que a la competencia le vaya mal. Así que si vende menos, no es el fin del mundo. Ni tampoco pasa nada por decirlo.

Deja una respuesta