4.4k 0

[Diez días de verano] Habita el presente

Esta frase, que tomo prestada de mi buena amiga Thais Alonso, sintetiza de manera perfecta todo lo que creo que es necesario para aprender y conseguir ser feliz.

Especialmente en el mundo de la tecnología, y los que leemos y hacemos faq-mac lo sabemos perfectamente, vivimos siempre pendientes de lo que vendrá, del próximo modelo, de la futura actualización, de lo que anuncian, de lo que se rumorea, etc.

Siempre estamos esperando que algo externo cambie para que, mágicamente, nuestra vida encaje y funcione sin fricción.

Será el nuevo trabajo, el próximo coche, el futuro ordenador, una nueva pareja… siempre nos falta algo que nos impide alcanzar nuestro potencial, pero -por supuesto- nunca es culpa nuestra que no lleguemos. Es que nos falta ese punto extra que entonces -¡ahora si!- nos convertirá en el super hombre/mujer que pensamos que podemos ser.

Pero claro, esas cosas nunca ocurren cuando queremos, o como queremos o donde queremos … o tienen el precio que queremos.

Habitar el presente quiere decir que cuando tengas que comer, come (es decir, pon tu atención en lo que comes, en el sabor, en la textura, etc.). Cuando estés hablando, pon tu atención en la persona que tienes delante, escucha, comprende, interioriza. Es el momento lo que importa. 

Esto puede que duela: cuando tengas que trabajar, trabaja. Hazlo con todos tus sentidos, con toda tu intención, durante el tiempo que sea necesario. Y cuando dejes de trabajar, deja de trabajar.

Si te vas a ir del trabajo llevándote el trabajo en la cabeza, es mejor que no te vayas. Déjalo en el punto necesario para poder aparcarlo y centrarte plenamente en tu siguiente actividad.

Que seguramente será conducir: Si tienes que conducir, conduce. Disfruta de la calle, del volante, de la pausa del semáforo (todos aprovechamos los periodos de conducción para hacer llamadas, lo que impide que disfrutemos tanto de la conducción como de la conversación).

Si tienes que llamar, dedica el tiempo a la llamada, no la coloques mientras cocinas, o conduces, o paseas… ya sabes, si tienes que pasear, pasea. Pon tus sentidos en el paseo, en el aire, en los pasos que das, en la tarde o noche que hace…

Para terminar, aunque suene raro, si tienes que hacer el amor, haz el amor. Olvídate de tus fantasías, de lo que querrías que fuera o cómo piensas que se va a desarrollar. Céntrate en hacer el amor, en la persona que tienes delante.

Habita tu presente. No seas un invitado en tu vida, que lo mismo está que no está, porque siempre está pensando en lo siguiente, en lo de mañana, en el futuro.

No hace mucho escuché una frase que decía (algo así como): Compórtate como la persona que quieres ser, y con el tiempo te convertirás en esa persona.

Claro que muchas veces (todos) estamos ausentes de nuestra propia vida. No es fácil estar siempre presente, disfrutando del momento, de la gente, de la comida… muchas veces la ansiedad, la importancia de lo que se nos viene encima, los problemas… se nos hacen demasiado grandes como para ignorarlos, y prestar atención a las pequeñas cosas de nuestras pequeñas vidas.

Pero, si no habitas el presente, ¿dónde estás?

Alf

Propietario de www.faq-mac.com.

Deja una respuesta