Escribe tu búsqueda

Con tanta revolución tecnológica, alquila en vez de comprar.

Compartir

Todos sabemos que el mundo de la tecnología es agotador, permanentemente en evolución, y cada novedad parece que va echar abajo lo anterior.

Pero ya no es sólo la electrónica. ¿Qué decir de los coches? La revolución del coche eléctrico está llegando, y los tambores suenan cada vez más cerca, pero no sabemos qué año conquistará el mundo definitivamente. Mientras tanto, los coches de combustión fósil siguen viviendo una larga agonía.

La mecánica tradicional para las empresas ha sido establecer un plazo de amortización para los productos y una vez pasado ese tiempo, sustituirlos por uno nuevo. Las modalidades más habituales de este tipo de adquisición de productos se denominan “renting” y “leasing”.

Como a veces estos conceptos se confunden, vamos a explicarlos brevemente.

Qué es el leasing

El leasing, también conocido como arrendamiento financiero o alquiler con derecho de compra, es un contrato mediante el cual se traspasa el derecho a usar un bien a un cliente, a cambio del pago de rentas de arrendamiento (alquiler) durante un plazo determinado, al término del cual el cliente tiene la opción de comprar el bien pagando un precio determinado (normalmente la cuota residual)

Qué es el renting

El renting es sinónimo de “alquiler a largo plazo”. El cliente se compromete a pagar una cantidad fija durante un plazo determinado de tiempo para disfrutar del uso del producto o bien. Para las empresas es una opción más interesante porque el alquiler de bienes se refleja, a efectos contables, como un gasto y no como una inversión. Además, al tratarse de una cuota fija facilita la planificación en tesorería. En el renting no existe la opción de compra al finalizar el periodo de pago de las cuotas. Sólo puede contratarse un nuevo periodo de renting, normalmente sustituyendo el producto por uno nuevo.

Por qué preferir alquilar a comprar

La presión del mercado, y la incertidumbre sobre tantos aspectos de la vida está haciendo que esas modalidades estén llegando al mundo del consumidor. Cada vez se implanta más nuestra mente lo absurdo de una situación en la que compramos algo para usarlo unos pocos días al año.

Si eres freelance o tienes una empresa, probablemente ya tienes claro que el renting te ofrece muchas ventajas sobre la propiedad y es posible que estés valorando la posibilidad de utilizarlo.

Seguro que has visitado numerosas páginas (fabricantes, intermediarios, comerciales, etc.) y todos te dicen que son los mejores. Así que has descubierto que es difícil saber cuál es la mejor empresa para confiar la gestión de tus bienes en alquiler. 

Si estás en esa situación, debes saber que existen centrales de productos en renting que cubren prácticamente cualquier área de la actividad empresarial: renting de ordenadores, oficina, viajes y movilidad, administración, internet y tecnologías, outsourcing, servicios de publicidad y marketing, formación, etc.

Si necesitas algún producto en renting, seguro que en esta central puedes encontrarlo. Y si estás un poco despistado o prefieres hablar con alguien  “de carne y hueso”, Doiser te ofrece su servicio de asesores personales, para que puedas contar lo que necesitas y ellos te orientarán sobre cuál de las ofertas que tienen se ajusta mejor a tus necesidades o presupuesto.

Conclusión

En estos tiempos de revoluciones tecnológicas, incertidumbres económicas y necesidad de optimizar hasta el último céntimo de los euros que tengamos que invertir, en vez de comprar y correr el riesgo de tener un producto que ya no utilizas o que no se ha actualizado, utiliza la opción del renting para saber que tu negocio siempre estará utilizando productos de última generación, y que si dejas de necesitarlos, no te verás cargado con pesos inútiles que han perdido gran parte de su valor con el paso de los meses.

Etiquetas:

Dejar un comentario

Twitter
Visit Us
Tweet
YouTube
Pinterest
LinkedIn
Share