Escribe tu búsqueda

La UE inicia una investigación antimonopolio sobre asistentes de voz como Siri o Alexa

Compartir

Si uno tuviera la sensación de que los políticos que se ocupan de las cosas de tecnología realmente saben de lo que se trata, casi podría congratularse de esta vigilancia tan exhaustiva porque nadie tenga poder sobre otros a la hora de impedir competencia en las diferentes plataformas.

Sin embargo -y perfectamente puede ser que la información filtrada que nos llega nos impida comprender las motivaciones y objetivos de las investigaciones de las comisiones- tanto las conclusiones como los desarrollos que se van filtrando, parecen más el entretenimiento de un grupo de parlamentarios que quieren que “les informen”.

Según la información que ha trascendido, la Unión Europea planea reunir información de más de 400 empresas para ver si empresas como Apple y Amazon están utilizando asistentes como Siri y Alexa como herramienta anticompetitiva.

Los investigadores de la UE quieren saber si Apple, Amazon o Google utilizan sus asistentes de voz para controlar los datos de los usuarios y crear un entorno hostil para sus competidores.

“Envía un mensaje importante a los poderosos operadores de estos mercados de que les estamos vigilando que necesitan que sus negocios cumplan las reglas de la competencia” dijo la presidenta de la Comisión Europea sobre la Competencia, Margrethe Vestager, en una rueda de prensa, según Reuters

El argumento de la Unión Europea sobre los asistentes de voz no es nuevo. En 2019, Spotify presentó una queja ante la UE, afirmando que la preferencia de Siri para reproducir música desde Apple Music podría disuadir a los usuarios de usar Spotify.

Mucho se podría decir de cada uno de los participantes en esta noticia: Spotify, como Tile, tienen negocios que dependen completamente del éxito y desarrollo de plataformas de terceros (Windows, macOS, iPhone, iPad, …) cualquier movimiento por parte de los propietarios de esas plataformas puede arruinar sus beneficios, ya que el valor añadido que aportan es muy limitado (y fácilmente imitable).

Shelocking, la denominación que se le da cuando una empresa -Apple- adopta la innovación que ha aportado un desarrollador externo (en su día era la aplicación Sherlock, de ahí el nombre) siempre tiene un debate interesante sobre los limites de la innovación, si el desarrollador tiene derecho a indemnización si una empresa más grande y más recursos “succiona” su innovación dejándole sin razones para los consumidores sigan prefiriéndole a él en vez de al grande, o si la innovación debe progresar y es el deber del desarrollado tener una ruta de valor añadido que, sin importar lo que hagan los grandes, le permita diferenciar su servicio.

Por último, Margrethe Vestager acaba de sufrir un importante revés frente a sus pretensiones de que Apple abonara unos impuestos no pagados en Irlanda, ya que el juez ha decretado que no tiene base, absolviendo a Apple. Sin importar que puedan recurrir y la solución definitiva siga alargándose décadas, su aspecto de “dama de hierro” capaz de doblegar gigantes ha resultado considerablemente dañada. Además de los impuestos, Vestager tiene investigaciones sobre Apple por Apple Pay, la mencionada aquí por Siri y la también histórica de las App Store.

Etiquetas:

Dejar un comentario

Twitter
Visit Us
Tweet
YouTube
Pinterest
LinkedIn
Share