Por primera vez Amazon reconoce la impotencia para impedir que falsificadores de todo tipo de productos vendan a través de su tienda, y que en el futuro puede ser un problema grave.

Amazon ha avisado por primera vez a los inversores sobre los riesgos de los productos falsificados en su tienda online.

En su informe anual, presentado el 1 de Febrero, Amazon reconoce los retos con las siguientes palabras dentro del apartado de «Factores de riesgo»:

“Es posible que no seamos capaces de evitar que vendedores en nuestras tiendas, o que venden en otras tiendas vendan productos ilegales, falsificados, imitaciones, pirateados o robados, vendiendo productos de manera ilegal o desleal, violando los derechos de terceros o de alguna manera violando nuestra política al respecto.”

Amazon ha añadido que según su garantía de ventas, devuelve a los compradores los pagos (hasta cierto límite) en estas situaciones y a medida que sus ventas de terceras partes crece, el coste de estas devoluciones aumentará.

“Además, en la medida en que estas situaciones se produzcan, podrían dañar nuestro negocio o nuestra reputación y podríamos enfrentarnos a demandas criminales o civiles por actividades ilegales realizadas por aquellos que venden sus productos en nuestra tienda” concluye.

Amazon tiene una larga reputación de vender imitaciones, falsificaciones de productos y productos que no hacen lo que dicen, a pesar de una y otra vez Amazon se ha defendido diciendo que persigue de manera continua y estricta a todos aquellos que encuentra realizando actividades ilegales o vendiendo productos de imitación.

Algunas marcas han decidido salirse del mercado de Amazon en protesta por la falta de acción del gigante del comercio electrónico contra las imitaciones.

Amazon y la ética

Amazon se enfrenta a un dilema comercial y ético importante: si persiguiera efectivamente a todos aquellos productos que son imitaciones o falsificaciones, su nivel de negocio podría resentirse. Pero si Amazon no persigue las imitaciones y las falsificaciones, su reputación de cara a los clientes podría desaparecer, y más marcas podrían abandonar su tienda.

El problema de las falsificaciones y las imitaciones de productos de marca podría empeorar, ya que Amazon está derivando cada vez más sus ventas a través de vendedores externos. Más de la mitad de los productos vendidos a través de la tienda de Amazon venían de otros vendedores, y en su último trimestre Amazon indicó que el 52 por ciento de todos los productos vendidos provenían de otros vendedores que tienen su tienda en Amazon.

Millones de personas entran cada día en Amazon pensando que van a encontrar productos más baratos que en sus tiendas habituales, con la comodidad de la entrega en 24 horas y en el propio domicilio.

Como en tantas ocasiones, Amazon tendría que decidir entre lo que es bueno para ella o lo que es bueno para los que venden en su mercado, pero parece que opta por navegar entre las dos aguas.

Hace un poco para poder argumentar que lucha contra las falsificaciones y las imitaciones de productos conocidos, pero al mismo tiempo no refuerza los controles para impedir que cada vez más imitadores y falsificadores abran una tienda en su ecosistema.

In this article


Join the Conversation

2 comments

  1. ToniMac

    Amazon la cagó cuando empezó a meter a vendedores externos, hay productos que te venden como propios y lo único que hacen es comprarlo a través de aliexpress y vendértelo mucho mas caro a través de Amazon, por ejemplo una lampara que vale en Aliexpress 32€ la misma en Amazon la tienes por 62€, que sí que igual te tarda una semana en traértela y si la compras en Aliexpress igual te tarda un mes y que la devolución si te sale mala igual es mas fácil, pero doblar el precio no merece tanto la pena, para una lampara que sigue siendo la misma en este caso.

  2. Yules

    ¿Pero hombre, cómo van a ser falsos todos esos productos con tantos comentarios de 5 estrellas? 😉