A veces es interesante compartir experiencias de otras personas ya que nos pueden dar ideas para nuestro día a día. En este caso voy a relatar un caso muy sencillo de la transición de Windows a iOS.

Este es un caso real con algunos datos alterados (como la profesión) para proteger la privacidad, pero la parte tecnológica está intacta.

Tengo un amigo que tiene muy pocos requerimientos tecnológicos pero una gran dependencia de ellos. En realidad lo más valioso eran las citas en el calendario (hay que asignar citas en los huecos disponibles, confirmar citas, etc…) y el resto no tiene gran importancia.

Para ello usaba portatil PC i5 con 4GB de RAM y Windows 10 además de Outlook. El PC en cuestión es un armatoste que te puede servir como escudo en alguna batalla con espadas y puedes estar tranquilo que no lo atravesarían: gordo y pesado. Pero sus virtudes no acaban aquí: puedes calentar la comida en el topper dejándola la lado, la salida del ventilador.

No es la primera vez que ha habido que reinstalar todo por problemas de rendimiento y eso que solo una navegador web y Outlook, pero se calentaba como una mala cosa. Hasta que un día ya no pudo más y se apagaba sólo.

Revisando revisando acabé desmontando el equipo pieza por pieza hasta llegar al ventilador y me encontré una mata de pelusa increíble taponando el disipador. Así que la limpié bien y lo volví a montar. A partir de ahí el ordenador seguía calentándose, seguía soplando pero al menos el aire corría con más alegría.

¡Las copias de seguridad!

Primer susto: Sería terrible perder la agenda. Y es que hay que hacer copias de seguridad. Y para ello montamos un sistema de copia en un pendrive (en realidad bastaba con copiar el archivo .pst de Outlook para guardar las citas, los contactos…).

Lo primero es que es difícil encontrar un software sencillo de copias de seguridad en Windows, sobre todo para un usuario cero tecnológico, pero bueno, siempre puedes montar algo sencillo y aunque sólo tengas una versión.

Pero las copias de seguridad a mano no se hacen, no se hacen, nunca se hacen. O eres muy disciplinado…

El ladrón

Segundo susto: Una mañana se encontró que habían entrado a robar en la consulta. El ladrón no debía ser tonto o aquello era muy evidente y no se llevó el portátil. Pero, ¿qué pasaría si se lo hubiese llevado? Sería una tragedia.

Tenemos la copia en el pendrive, pero ves a saber cuando se actualizó. Seguiría siendo una gran pérdida (por no decir que se podría haber llevado el pendrive).

Y no hace falta ladrón, podría haber sido un incendio, así que ordenador y pendrive…

Y no, no puede llevarse el portátil a casa todos los días, o entonces tendría que ir él mismo al médico de los problemas de espalda que le generaría. Podría llevarse el pendrive, pero… si la gente no se acuerda (o le da pereza) hacer las copias imagina llevárselas.

Solución rápida

Tenía que pensar en un servicio de copia de seguridad, pero como medida rápida mientras lo buscaba, y al tener un iPhone viejo como teléfono de consulta, se me ocurrió instalarle iCloud en el PC.

Con iCloud todos los datos de Outlook quedaban sincronizados con la nube, de modo que si le robaban el ordenador seguía teniendo todo.

Además, todo quedaba sincronizado con el iPhone, de modo que ahora cuando le llamaban o quería llamar ya no tenía que buscar en Outlook, o para ver rápidamente una cita no tenía que tocar el ordenador, o lo podía hacer en cualquier sitio.

Y sobre todo: no tenía que hacer nada. Era automático.

El paso a iOS

Aunque solucionamos el problema de salvar los datos seguíamos teniendo el de un ordenador lento, que se calienta y que hay que mantener constantemente por los problemas que da.

El usuario (cero tecnológico) se cansó y pensó que tenía que cambiar de ordenador. Pero, ¿para qué un ordenador? Es algo difícil que se le da mal, sin embargo el iPhone se le da bien.

Así que compró un iPad de 2017, el más sencillo. En la Apple Store puso su ID y automáticamente tenía todo su despacho en la mano: los contactos, las citas… y algunos documentos de Word (que guardaba en iCloud Drive para no perderlo).

Se quedó impresionado por los resultados, por el encender instantáneamente, porque está siempre frío… vamos, le daba mil vueltas al PC. Y además se activó copia de seguridad en iCloud como un nivel más de seguridad.

Por último hicimos unas plantillas en Pages para ciertas ocasiones y conectamos a la impresora multifunción Brother (compatible con AirPrint) y todo en marcha.

Ah, y se acabaron los mantenimientos para mi.

In this article

Join the Conversation

8 comments

  1. TRYMAC

    Hay muchos usuarios “cero tecnológicos” que un poquito de ayuda, como has hecho tú, encuentran una solución limpia, fiable, sencilla y que les soluciona la vida.
    Sólo tengo una pregunta, ya siendo “tiquismiquis”. Al ser las citas datos médicos, ¿Habéis pensado en el cumplimiento de la LOPD? Lo digo porque tengo amigos a los que les gustaría usar la nube, pero tienen cierto reparo por si en una inspección les pusieran reparos al ser los datos médicos de especial protección.

    1. JGVia

      Supongo que al estar encriptada dicha información no debería haber problema… Además, parece ser que, en concreto las citas no debe ser información tan protegida. Yo llamo al “Ambulatorio” y por teléfono (sin más comprobación que darles mi nombre) me dicen para cuándo estaba citado…

      1. TRYMAC

        No sé mucho de estos temas, pero más que si está cifrada la información, la LOPD se fija en que los servidores que la almacenan estén en la UE, etc.
        Lo del “ambulatorio” es cierto, pero es que si hablamos de las medidas de seguridad en algunos sitios de la sanidad española (tanto privada como pública)… Como diría Carlos Burges, eso da para otro artículo.

    2. madmac09

      Es posible que no cumpla todos los requisitos de la LOPD (no la conozco en detalle) pero sí es verdad que sólo hay citas, ni expedientes, ni fotos, ni detalles ni nada comprometedor.

  2. danielbelchi

    Mmmm, vaya historietilla más cutre, de verdad. Parece un anuncio pro Apple forzadísimo. Efectivamente, con iCloud o el mismo calendario de Google (que sincroniza y dispone online desde cualquier dispositivo todo lo que le metas) es suficiente.
    Con lo que me gustaría reemplazar mi MacBook Pro por un iPad Pro… pero no puedo.

    1. JGVia

      Tú no puedes, pero tal vez el autor del artículo se va a encontrar cada vez más con casos como este. Yo tb necesito un ordenador, y sé “manejarme”; pero voy conociendo muchos profesionales (trabajo en enseñanza) que se apañan mejor con un iPad para sus tareas (¡incluso les vale con una tableta Android!).
      Para los que siempre hemos considerado el ordenador como pieza central, primera e imprescindible, estos casos pueden chocar (como supongo le ha pasado a C.Burgues) y nos puede llegar a asombrar cómo -para ciertas funciones- iOS es más que suficiente y mucho más simple y rápido.
      Suelo poner este ejemplo: con mi iMac y el escáner ya no capturo documentos mecanografiados o partes de la página de un libro (como hacía antes). Es mucho más rápido y fácil con mi iPad (Pro); e incluso la calidad es mejor (¡el lío que es manejar documentos encuadernados o libros en un escáner “de cama”…!).

      1. danielbelchi

        Sí, sí, está claro que no todos tenemos el mismo perfil de usuario ni las mismas exigencias y por ahora el iOS no puede con todo lo que OSX sí, pero es que los requisitos susodicho son muuuy básicos y, por supuesto, no hace falta un equipazo como el iPad Pro para apuntar citas en el calendario. Es lo que me ha chirriado, simplemente 🙂

        1. Saga

          Mi hermano no tiene un uso tan básico como el de la historia. Utiliza mucho Outlook, Notas, Recordatorios, documentos de Office, tanto Word como Excel y PowerPoint creando y presentando en reuniones informes oficiales, necesita escanear documentos y tickets de compra, trabaja con documentos PDF, toma e imparte cursos en línea, y que crees, hace dos años desechó su vieja portátil y con un iPad Air acompañada de un teclado BT pudo hacer todo eso, y este año adquirió un iPad Pro y ha ganado mucho en potencia haciendo que su flujo de trabajo sea más eficiente.

          Incluso yo actualmente tengo un iPhone 7 Plus de 128Gb y un MacBook Pro que ocupo cada vez menos más suena para editar videos, ya que ahora imparto clases y me estoy planteando un iPad Pro porque facilitaría mucho más mis flujos de trabajo, cosas que hago con el iPhone Plus pero que aún así las haría mucho mejor con un equipo de más pulgadas.