macOS: entender las comillas y trabajar con ellas

Las comillas, sí, resultan interesantes a nivel técnico en macOS y por ampliación, en otros sistemas operativos y son tratadas por el sistema de una forma diferente a otros símbolos de texto. A ver si consigo hacer este "rollo" interesante.

1334 3
1334 3

Para empezar, sería bastante interesante que leyeras el artículo de la Wikipedia dedicado a las comillas, sobre su uso y valor tipográfico. Esto te dará una base teórica que es muy importante para entender la parte técnica.

¿Ya has terminado con la lectura del artículo? Pues vamos a ponernos con la parte técnica.

Las comillas son especiales

Como habrás aprendido en el artículo de la Wikipedia, las comillas como tales son representadas en cada idioma de una forma diferente. A nivel técnico, cuando trabajamos con texto, una letra, por ejemplo la “A” o cualquier letra en otro tipo de alfabeto, tiene un valor único, que es identificable y medible.

En el caso de las comillas, esto es diferente porque aunque el objeto como tal que define a las comillas sigue siendo único, a la hora de representarlo hay cambios según el idioma, por lo que se añaden dos capas de complejidad añadida para el manejo de las mismas.

Así, los sistemas operativos utilizan 3 capas para trabajar con comillas: la primera el valor único del objeto, es decir, unas comillas como guarismo único, la segunda capa, su utilización, ya que las comillas siempre trabajan en parejas y por lo tanto, en el momento en el que escribes unas comillas el sistema espera1 que las cierres de forma que al guarismo único de una comilla siempre le acompaña una propiedad añadida por el sistema que es su estado de abierto cerrado, y por último, la forma de representar la comilla según el estándar tipográfico que corresponde a cada idioma, de forma que una comilla de apertura puede tener una representación gráfica muy diferente que las comillas de cierre.

Para solucionar este problema, por ejemplo en macOS, dispones de una opción en el panel de control para determinar el aspecto visual de las comillas cuando las vayas a introducir en un texto, y así, mientras que el sistema gestiona y controla las dos primeras capas2, tu puedes controlar la tercera capa que es la representación.

Lo que ocurre cuando escribes unas comillas en un documento

Cuando escribes unas comillas en un documento pueden ocurrir tres cosas en función del tipo de documento:

  • Documentos sin formato: es decir, documentos en texto puro. Aquí ocurre una cosa interesante: se añade las comillas con su valor expresado en el método anglosajón, es decir, “”, pero cuando se interpreta el documento en otro sistema operativo con otras preferencias para las comillas, estas no cambian y se mantiene “” porque en el documento se ha introducido el valor Unicode de las mismas3
  • Documentos con formato: Al introducir las comillas en un texto con formato, es decir, al escribirlas, se utilizan las tres capas, es decir, el guarismo, el valor de apertura o cierre que identifica el aspecto de las comillas y por último la propia comilla en sí con su dibujito definido por la correspondiente selección en el Panel de Control.
  • Aplicaciones que interpretan las comillas independientemente de la selección en el Panel de Control: hay aplicaciones que generan comillas automáticamente de forma tipográfica y que sobre escriben las preferencias del sistema. Esto hace, y este es un ejemplo muy típico, que cuando copias código o comandos de Terminal, estos no funcionen porque las comillas utilizadas en el código/comando son tipográficas4 y por lo tanto, no sean entendidas por el editor de código o el Terminal.

El problema llega cuando recibes un documento con formato y las comillas no se adaptan a tu estándar. Lo que ocurre es que simplemente cuando se creó el documento, se interpretaron las tres capas y se colocó el correspondiente guarismo asociado a la codificación del texto y en la mayoría de las aplicaciones, por no decir todas, no se reinterpretan las comillas en función de las preferencias en el panel de control de tu ordenador y por lo tanto, hay que cambiarlas. Y aquí empiezan los dolores de cabeza.

Buscar y cambiar, todo es empezar

El problema de buscar y cambiar comillas en un documento es bastante complicado porque a la hora de realizar esta tarea, generalmente los sistemas de búsqueda de un documento son incapaces de identificar la segunda capa de valor de las comillas, es decir si son de apertura o de cierre. Simplemente utilizan la primera capa de forma que si quieres sustituir todas las comillas de apertura anglosajonas por las latinas5 te encuentras que al hacer el cambio en masa, tanto las comillas de apertura como las de cierre son cambiadas y a correr. Mal asunto.

Llegados a este punto hay que entender y trabajar con los modelos de búsqueda, algo que se aprende sobre todo cuando trabajas en entornos con mucho texto, especialmente con código, en editoriales y maquetación. En este caso, hay que buscar un un modelo de búsqueda que permita definir de forma razonable el uso de las comillas para poder realizar un cambio en masa de las mismas con ciertas garantías. En el caso de las comillas, y el cambio entre guarismos hay que hacerlo en dos pasadas y una tercera de control:

  • El modelo de las comillas de entrada es espacio en blanco-comillas, de forma que con este modelo puedes identificar las comillas de entrada utilizadas en el texto y sustituirlas por el guarismo adecuado.
  • El modelo de comillas de salida es justo al revés: comillas-espacio en blanco, lo que permite identificar y cambiar las comillas de salida por el correspondiente guarismo.

Hay, sin embargo, una casuística adicional que corresponde a:

  • Las frases que se inician con comillas al inicio de un párrafo6
  • Los entrecomillados como final de frase7
  • Errores en la escritura. Por ejemplo, si falta el espacio en blanco delante o detrás de las comillas, el modelo de búsqueda no funcionará.

Y esto obliga a una tercera pasada de control, buscando específicamente el guarismo de comillas antiguo que venía con el documento a través de su valor en la codificación de caracteres, algo que vamos a aprender a continuación.

Escribir las comillas correctas

A lo largo del artículo hemos aprendido cómo se construyen las comillas y que el resultado es un guarismo único compuesto por tres capas: el valor de comillas, su estado y su estilo tipográfico. Estas tres capas producen un único valor en forma de símbolo. A la hora de escribir este valor único, la tipografía que estés usando debe incluirlo dentro del mapa de caracteres de la misma. El aspecto es igual, el valor del guarismo debe estar presente. El asunto es invocar ese valor único para el guarismo que en función de la codificación del texto y la tipografía que estés utilizando tiene siempre el mismo valor, es decir, en el mapa de la tipografía, las comillas y su aspecto ocupan la misma posición y son identificadas por un mismo código interno, da igual que sea Helvética que Futura.

En el Mac la mejor manera de mostrar todos estos símbolos a la hora de escribirlos es:

  • Sitúa el cursor donde quieras escribir las comillas
  • Pulsa el atajo de teclado ⌃⌘Barra espaciadora
  • En el campo de búsqueda del menú que te aparecerá escribe quotation
  • Te aparecerán todos los modelos de comillas disponibles para poder trabajar con ellos.

Estos corresponden a los guarismos para las tres capas de las comillas, pero tienes que tener en cuenta que la tipografía ha de soportar estos guarismos en su mapa, o simplemente te mostrará un espacio vacío, un cuadrado con una X o cualquier otro símbolo que no corresponde con el que has seleccionado porque la tipografía no está correctamente construida para soportar, en la mayoría de los casos, la codificación del texto para la que se está usando.

¿Parecía una tontería, verdad? Pues no lo es. El mundo de las comillas cuando trabajas con texto, especialmente el texto digital, da para escribir más de 1.300 palabras, y sobre todo, muchas comillas.

Notas

  1. Porque así está establecido en su código
  2. El guarismo y el valor de cada comilla, de apertura o cierre
  3. O el valor de la codificación que toque
  4. Y no comillas rectas
  5. ” por «
  6. El modelo sería entonces salto de línea-comillas Nuevo párrafo-comillas y esto es importante porque estos dos elementos tienen un valor diferente.
  7. No hay un espacio en blanco después
In this article


Join the Conversation

3 comments

  1. erretxea

    Estaba recordando lo loco que me volví hace poco traspasando un script de Applescript a FileMaker Pro como script calculado, donde tuve que poner todos los sentidos para escribir las comillas que deben de ser comillas en el script (para que las entienda el SO) con el símbolo \” frente a las que deben de ser tratadas como comillas para las funciones propias de FMP y que han de escribirse cuadro tipo cálculo de Filemaker donde se escribe el script.

  2. Alquimista

    Hace ya muchos años que resolví eso usando variables globales.
    En un script que se ejecute al abrir el archivo crea una variable global que contenga la comilla, algo tal que
    $$CM=“\”” y luego, en el resto de scripts, usa esa variable cuando necesites ese carácter.
    Otra alternativa es usar la función Quote.

    1. erretxea

      Aaaaaamigo. Tomo nota. Muchas gracias.