Escribe tu búsqueda

Un televisor como monitor para tu Mac, parte II: qué elegir

Compartir

Para empezar, se que hay muchos lectores que controlan de este tema y por eso hay unas notas previas para ellos.[note]Este es un artículo didáctico para quien tiene pocos conocimientos sobre este tema, por lo que estoy intentando simplificar y hacerlo fácil. Los comentarios están abiertos para añadir información y que ésta sea útil y permita sumar y no restar. ¿Seguimos?[/note]. Una vez leídas estas notas (si colocas el cursor encima del superíndice de las notas, te aparecerá una ventana modal para leerlas y no tendrás que ir al final del artículo y luego volver) vamos a seguir adelante.

El siguiente paso es seleccionar el televisor y es recomendable hacer una batida por los proveedores locales para ver qué tienen y a que precios ya que es factible que puedas encontrar ofertas interesantes de modelos con grandes características técnicas, suficientes para cumplir con los diferentes requisitos técnicos que puedas necesitar.

Así que a la hora de llegar a la tienda en cuestión, lo primero es darse un paseo a ver que ofrecen y qué precios tienen. En mi caso específico, estoy buscando un modelo que cumpla con dos características base: que me permita utilizarlo como monitor pero también como centro de entretenimiento. Ambas deben convivir y por lo tanto, es posible que tengas que ceder en ocasiones al respecto de la lista par tratar de mantener un equilibrio entre ambos.

La lista básica en mi caso era (por orden):

  • Un buen panel
  • 4K
  • Mínimo 42 pulgadas, todo lo que suba será un extra
  • Múltiples puertos de conexión, especialmente HDMI
  • Múltiples opciones para gestión de la imagen y del color integradas en el propio televisor (gamas, punto blanco, temperatura, etc)
  • Smart TV a ser posible, para no tener que tener el ordenador encendido para acceder a servicios de Streaming
  • Que las aplicaciones ofrecidas como Smart TV incluyeran como mínimo Amazon Prime y Netflix
  • Wi-Fi y/o Ethernet, pero preferencia Wi-Fi por motivos de conexión
  • Capaz de entenderse con servidores multimedia
  • Lectura de dispositivos USB para reproducción de archivos
  • Un tamaño que no ocupe todo el espacio en la mesa o VESA para usar un soporte especializado.
  • HUB USB es un plus

Con esta lista, o con tu lista, es el momento de ir mirando interminables pasillos en busca de modelos y precios. Esto te puede llevar un buen rato[note]Y multiplica ese rato por cada una de las tiendas que visites[/note]. Si hay algún comercial disponible y demuestra que sabe de lo que habla, puede ser una gran ayuda. En mi caso, tuve la suerte de topar con alguien que pudo ayudarme porque entendía de lo que estaba hablando.

El siguiente paso es, una vez tengas elegido el modelo por características y precio y hayas tomado nota del modelo, es irte de la tienda, sentarte a tomar un café o refresco, sacar el iPhone, iPad, portátil, etc… y a buscar referencias del televisor en internet, para ver qué problemas se han encontrado con ese modelo en concreto, ya sea a la hora de uso como la de conectividad. Seguramente tendrás que filtrar mucha información e incluso tomar notas, pero este paso es importante no sea que te pasen cosas como esta:

Una vez hecho el filtro, llega el momento de probar el televisor, es decir, y si es posible, plantarte allí de nuevo con tu portátil y tus cables para ver cual es su comportamiento. Generalmente los comerciales no te van a poner pegas porque al final se trata de una venta, y el testeo te va a llevar un rato.

Qué hay que probar

Vamos paso a paso:

  • Primero hay que conectarlo al Mac. Este es el primer gran problema. En muchas ocasiones, y como ocurrió en mi caso, los cables Mini DisplayPort a HDMI hacen que el televisor sea reconocido como tal y por lo tanto, solo te ofrezca una resolución máxima de 1080p que además no podrás cambiar. Mal asunto. En mi caso, mi MacBook Pro de 15 pulgadas (late 2015) tiene un puerto dedicado HDMI, así que para que el televisor fuera reconocido como monitor, es imprescindible HDMI.
  • Este problema deja fuera a muchos portátiles que no cuentan con un puerto HDMI dedicado. El problema entonces salta al adaptador, que te permita disponer, a la hora de conectarlo a un puerto Thunderbolt, un puerto HDMI con garantía de que el televisor va a poder ser reconocido como un monitor 4K y no como un televisor. Así que incluso antes de hacer las pruebas con el televisor tienes que hacerte con un adaptador que te garantice esta conectividad y llevarlo en el bolsillo junto con el correspondiente cable HDMI con un ancho de banda mínimo de 18 Gbps y compatible con la reproducción de contenidos protegidos (HDCP) y HDMI 1.4 como poco. Te interesa, antes de seguir adelante, haberte leído este artículo de la base de datos y conocimientos de Apple en profundidad no sea que tu Mac no esté en la lista de compatibilidad 4K, por ejemplo y aún así, puede que no reconozca el televisor como pantalla 4K[note]Por eso hay que hacer pruebas.[/note].
  • Una vez conectado el Mac, el primer paso es ir a Preferencias del Sistema > Pantallas para trabajar con resoluciones y frecuencias de refresco. Para ver las resoluciones disponibles y cómo se ven en el televisor, te interesa leer este artículo de Faq-mac sobre la gestión de resoluciones en monitores 4K que vale perfectamente para este caso.
  • El otro problema es la frecuencia de refresco. En términos simples, se trata de la cantidad de veces que se actualiza la imagen por segundo. Ésta se expresa en hercios: mientras más alto, más veces se actualiza, lo que permitirá disfrutar de una imagen más fluida, con menos cortes (que se perciben como parpadeos) y motion blur (la estela borrosa que dejan elementos que se mueven muy rápido). Lo básico suele ser a partir de 30 Hz hasta 60 Hz para monitores. Para el televisor conectado al Mac, con 30 Hz ya vas que te matas porque no vas a conseguir mucha más tasa de refresco.
  • La tasa de refresco se va a mostrar en el panel de control de Pantallas, pero esa frecuencia afecta únicamente a la conexión entre tu Mac y el televisor. Otras fuentes de entrada (como una videoconsola, por ejemplo) pueden aprovechar las características del televisor para ofrecer mejores frecuencias de refresco.
    Captura de pantalla 2017-09-03 a las 10.00.58
  • Como mínimo tienes que aceptar 30Hz como velocidad más baja. Ten cuidado, porque según qué puertos pueden ofrecerte diferentes tasas de refresco: por ejemplo, el puerto HDMI con soporte STB/DVI de mi televisor solo ofrece un máximo de 24Hz, mientras que los otros puertos si me ofrecen 30Hz (fijos)
  • Una vez comprobados estos ajustes, hay que centrarse con la calidad de imagen. Lo mejor es es llevar de saque algunas fotos de calidad para hacer una inspección preliminar de cómo se ven esas fotos en el televisor con los ajustes de fábrica. Inmediatamente hay que revisar los ajustes integrados del televisor para ver qué opciones de corrección básica y avanzada dispone. Esto es importante porque quizás tengas que realizar muchos ajustes en el televisor (y también algunos en el Mac) hasta dejar una calidad de color aceptable. Si el panel es bueno y el televisor es medio decente, se pueden obtener resultados espectaculares con un poco de trabajo.
  • Al respecto del color, en la pestaña Color del panel de control Pantallas puedes trabajar con los perfiles. Puedes calibrar un perfil para el televisor de forma básica o avanzada para una mejor calidad de color.
  • Otro problema son los DPI del panel especialmente para trabajar con texto. Evidentemente, a mayor cantidad de de DPI mejor definición de texto, y es aquí donde flojean muchos panelesEn mi caso trabajo con mucho texto y la visualización del mismo (incluso usando algunos trucos) tiró para atrás a varios modelos de televisor, incluso de alta gama y alto precio porque el texto se veía fatal, muy pincelado, más allá de los posibles trucos y ajustes que veremos en el siguiente artículo sobre ajustes finos.

Después de haber hecho en tienda un set completo de ajustes que incluían varias pruebas de visualización de diferentes tipos de contenido, revisado las características del televisor, etc, etc… es decir, un estudio lo más completo posible que me llevó como una hora, me decidí por esta unidad por su equilibrio entre calidad y precio: un Samsung de 49 pulgadas modelo KU6170 [note]Sí, la página está en alemán porque es el modelo para Austria. Y sí, quien me iba a decir que acabaría con un televisor Samsung. ¯\_(ツ)_/¯[/note] por el bastante competitivo precio de 647 euros (799 en Amazon Alemania) con transporte gratuito (porque es un pedazo de caja, oiga).

En el siguiente artículo toca montar, colocar y ajustar. Ha sido una tarea a la que he tenido que dedicar largas horas y que además está relacionada con el uso ergonómico de la pantalla, por lo que todavía hay mucho tajo que cortar.

Los artículos de esta serie

7 Comentarios

  1. sault 4 septiembre, 2017

    Mi Samsung está conectada a un Mac Mini 2012 por HDMI y sólo es reconocida como TV.

  2. dasswich 5 septiembre, 2017

    El Mac mini de finales de 2012 no soporta 4K. Solamente admite 1080p… es decir, solo reconoce la tv como tal, y no como un monitor (tal y como expone Carlos en el artículo). Esto es exactamente lo que me pasa a mí con mi Mac mini late 2012 y mi tv 4k…

    1. Antonio Márquez 5 septiembre, 2017

      Creo que por Thunderbolt ese mini llega hasta 2560×1600.

  3. juliocosa 5 septiembre, 2017

    Lo de la pantalla curva del Samsumg se me hace raro. ¿No va ha distorsionar las imágenes al estar cerca del TV para trabajar?

  4. Alquimista 27 octubre, 2017

    “(…) adaptador, que te permita disponer, a la hora de conectarlo a un puerto Thunderbolt, un puerto HDMI con garantía de que el televisor va a poder ser reconocido como un monitor 4K y no como un televisor.”
    ¿Carlos, me podrías decir qué adaptador has utilizado?

    1. Tienes bastantes en el mercado. Este funciona bien:

      http://amzn.to/2zVQEMK

  5. Alquimista 28 octubre, 2017

    Gracias mil, Carlos.
    Efectivamente haberlos haylos, el problema es dar con el adecuado en ese mar de opciones.
    Ya está comprado, a ver si me llega el lunes y lo pruebo.

Dejar un comentario

Twitter
Visit Us
Tweet
YouTube
Pinterest
LinkedIn
Share