Sobre el Apple Music Festival

La concatenación de novedades no me ha dejado hasta ahora dedicarle unas palabras al difunto festival de música organizado por Apple y que este año se ha cancelado para siempre. Sin embargo, los buenos (tantos!) ratos que me hizo pasar, escuchando artistas que me gustan, descubriendo otros que desconocía, y confirmando aquellos que pensaba que apestaban, se merecen al menos una reflexión antes de archivarlo en el histórico de Apple.

Apple ama la música, pero ya no le interesa

Durante años, un artista musical cerraba algunas presentaciones de Apple (principalmente las dirigidas al público en general) bajo el lema “en Apple amamos la música”. Incluso con Tim Cook recuerdo una actuación de los Foo Fighters y aquella forzada “amistad” con U2 para presentar su nuevo disco.

Inaugurado en 2007 como el iTunes Festival y renombrado como Apple Music Festival en 2015, inicialmente se celebró en el Institute of Contemporary Arts de Londres, después pasó al KOKO en Camden y acabó asentándose en The Roundhouse en 2009. Cada año se anunciaba un ambicioso cartel de primeras figuras -algunas consagradas, otras en camino y algunas apenas recién descubiertas. En 2015, el festival redujo su duración a diez dias.

En 2014 Apple sorprendió a todos. con el anuncio de un iTunes Festival en Estados Unidos (resultó ser un evento único) durante la celebración del Festival South by Southwest con actuaciones que se emitieron desde el  Moody Theater de Austin, Texas.

Pero con el iPod definitivamente descatalogado (ya sólo queda el iPod touch y no creo que dure mucho), la llegada de las suscripciones a música en streaming y el negocio de la venta de música en declive, ya no tiene sentido patrocinar artistas en directo.

El Festival de música, que sin duda suponía una enorme carga de trabajo, una gran inversión económica y. un escaso retorno económico, era una rara avis, en una empresa que, si se ha caracterizado por algo, es por ser enormemente restrictiva en sus patrocinios y que cada vez más ha limitado su presencia, incluso en eventos del sector.

El logotipo de Apple se vende muy caro, y sólo aparece en presentaciones propias de la casa.

Apple+Music+Festival

Lo de Apple no es la filantropía

Como tantas veces dice Tim Cook, Steve Jobs está en el ADN de Apple. Y Jobs nunca fue partidario de la filantropía. No hacía donaciones ni se unía a campañas generales. Tan sólo en caso de grandes catástrofes se unen a Cruz Roja para facilitar las donaciones.

Es verdad que bajo el mando de Tim Cook, Apple ha puesto en marcha un programa por el que iguala las donaciones que hagan sus empleados a organizaciones benéficas, y es un cambio más que bienvenido.

Durante años, la asociación de Apple con la música les ha rendido enormes beneficios, no sólo económicos sino también culturales, de asociación con unos valores de juventud, coolness, dinamismo, etc. que potenciaron enormemente la marca. También durante años, Apple celebraba los 12 días de Navidad regalando cada día algo diferente música, libros, apps… aquello también acabó.

Apple va a invertir en la “televisión”

No es casualidad que Apple haya abandonado la música cuando está preparando su armada para pelear en el campo de la televisión (por así decirlo, la manera correcta seria el vídeo bajo demanda).

Apple TV ha dejado de ser un hobby demasiado tarde, y la dominación de Netflix, HBO y hasta Amazon amenazan con convertir las propuestas de Apple en irrelevantes si no empieza a proponer contenidos que justifiquen su existencia.

Ya ha anunciado que su presupuesto de inversión para este año en contenidos propios es de mil millones de dólares, después de los tímidos escarceos de Planet of Apps y Carpool Karaoke.

Apple necesita tener contenidos exclusivos y no ser un simple licenciatario de los grandes del vídeo (los ya mencionados más Disney -que esta en ello-, etc). Apple TV necesita mucho más para tener relevancia que ser sencillamente un “hub” de todos los canales de pago posibles.

Por todo esto es entendible -aunque triste- que Apple haya cancelado su festival, ese momento en el que todos pensábamos “mira, esta vez si que Apple nos está dando algo auténticamente gratis”, pero deja de ser una auténtica lástima que recordaremos cada septiembre con melancolía.

En cualquier caso, gracias Apple por estos diez años, han sido música para mis oídos.

Seguiremos informando

Alf

Propietario de www.faq-mac.com.

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
7 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
LETRA
5 years ago

Relacionado con eso, en mi opinión el fallo más grande de Apple en los últimos años ha sido la compra de Beats, cuyos ejes no tienen nada que ver con los estándares de calidad y diseño de Apple. Beats es una horterada y sin embargo Music se ha puesto completamente al servicio de esa filosofía de “los cuarenta principales” y el usuario adolescente.

LETRA
Responder a  Alf
5 years ago

Hola Alf. ¿El mercado está ahí? Las marcas se orientan hacia los jóvenes porque el resto de sus clientes quieren parecer jóvenes, y esos son los que tienen poder adquisitivo para adquirir sus productos. Pero los jóvenes no lo tienen. Quizás en EEUU sean un porcentaje significativo del mercado, o en países como Japón o UK, pero en el resto del mundo los jóvenes son el segmento que menos dinero tiene para adquirir las cosas que saca Apple. Por eso creo que con Beats, y Music, Apple se han resbalado. El mercado de los auriculares llamativos super-caros nunca trascendió una parte minoritaria del de los gamers y Music no está hecho para alguien que quiera salirse musicalmente del rebaño. El aficionado a la música que tiene uno, o ningún producto Apple, sigue en Spotify y no ha contratado Music porque es otro concepto, más de masas que el propio Spotify. Un concepto o un “estilo de vida” 40 principales. Y eso es un cambio tremendo respecto al tipo de público en el que Apple pensaba cuando hacía sus productos. Lo cuál no significa que su nuevo target sean los DJ’s de veinte años sino en realidad la gente de sesenta que se visten como si tuvieran veinte (Tim Cook, por ejemplo).

ferransky
ferransky
Responder a  LETRA
5 years ago

Hola LETRA (y Alf).

Hace unos meses, podría estar de acuerdo con tu comentario respecto a los Beats, pero hace algo menos de un mes, mediante la compra de un iPad Pro, conseguí unos BeatsX y, la verdad no me esperaba la calidad que tienen.
Tiempo atrás, el sonido característico de los Beats era de unos graves pseudo hipnóticos, unos medios estridentes y una ausencia prácticamente total de agudos. Vamos, para maquineros desubicados de su ambiente.
No sé si se trata del famoso chip W1, que creo que es el mismo que equipa los AirPods, o que han rediseñado el “motor” acústico pero, la cuestión es que suenan de fábula. Han conseguido una respuesta muy agradable y precisa. Combinando la calidad que ofrecen con el ecualizador del iTunes, de momento, no he escuchado nada igual. Y me considero un usuario realmente exigente. Lo único que no me acaba de gustar es que el cable que los une vaya por detras del cuello. Se me hace algo incómodo (a veces, no siempre).

De todas maneras, por lo que leí en su momento, la compra de Beats no fué precisamente para hacerse con su división de hardware sino más bien con su división de marketing y streaming. Desconozco si les ha salido bien la jugada. A juzgar por sus “ofertas”, diría que no mucho.

LETRA
Responder a  ferransky
5 years ago

Hola Ferransky. Me alegro entonces de que hayan solucionado el problema del sonido en algún modelo, pero por lo que estoy viendo en su página oficial https://www.beatsbydre.com/es/earphones/beats-x es que no hay ni rastro del diseño y los conceptos de Apple en esos auriculares. Sin embargo, y es en lo que centro mi crítica, las estéticas y los conceptos de Beats sí han entrado en Apple, y no para bien, en mi opinión.

Una pregunta, si me permites, la calidad de audio de los airpods ¿qué te parece?

ferransky
ferransky
Responder a  LETRA
5 years ago

LETRA, los probé hace unos meses en un Applestore y me gustaron bastante. Ahora bien, la calidad de sonido que puedan ofrecer, contrasta con su desproporcionado precio.

Profundizando un poco en la calidad auditiva, no tienen los graves de los BeatsX y, el entorno en que los probé, junto a la fuente de música que no tuve tiempo de elegir y ecualizar a mi gusto, no me permitió valorarlos como me hubiera gustado. Noté una respuesta bastante nítida y nada estridente en frecuencias medias y altas. Me atreviría a afirmar que mejoran discretamente la calidad de los earpods (los típicos de los iPhone e iPod que tienen cable).
Como los earpods, al ser “abiertos” no te aislan lo suficiente del ruido ambiental. Eso tiene sus cosas buenas y sus malas.
Insisto en que no pude probarlos a fondo.
Ahora bien, el simple hecho de que, muy probablemente sean muy fáciles de desemparejar, multiplica por dos las posibilidades de que se pierdan, considerándolos una “inversión” exagerada, al menos para mi economía, y más aún, después del gasto en el iPad Pro.
Además, el iPod nano lo uso en un 90% del su tiempo de ocupación para escuchar la radio, actividad totalmente incompatible con los AirPods (y con los BeatX, claro).

Un saludo.

LETRA
Responder a  ferransky
5 years ago

Coincido contigo. Muchas gracias por una respuesta tan completa.

7
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x