El interés por los AirPods es, desde luego, innegable, conforme el stock se rompe una y otra vez y muchas personas siguen esperando a que lleguen sus pedidos. Apple ha liberado una gran cantidad de información acerca de estos dispositivos pero hay un tema sobre el que bastante complicado y es el de la calidad de audio, con algunas controversias e incluso comentarios desafortunados. Vamos a ponernos sobre este asunto.

Hablar de la calidad de audio es siempre un tema subjetivo. Si bien hay hardware de calidad que permite una mayor fidelidad durante la escucha de sonido, esto no implica que haya a lo largo de la cadena de custodia de una canción una serie de situaciones en la que la integridad y calidad de la misma puede verse afectada, ya sea por la codificación del archivo o por el propio hardware utilizado, por ejemplo, para su grabación.

Adicionalmente, cuando nos encontramos en la compleja situación de evaluar la calidad de audio de un dispositivo, si os fijáis, en la mayoría de los casos el experto lo valora y compara con otros, diciendo que «me gusta más que este pero menos que aquel otro» cuando en muchas ocasiones o mas bien, en casi todas, no hemos podido evaluar personalmente ni unos ni otros dispositivos. Además, como buen componente analógico, la percepción de audio incluso para un oído humano altamente entrenado es siempre, pues eso, una evaluación personal que puede o no puede coincidir con tu gusto porque simplemente tienes una estructura de oído diferente que hace que lo que a una persona le parezca una calidad de audio soberbia a ti te parezca una mierda (y viceversa).

Así que como en otros muchos tipos de revisiones en las que más allá de las pruebas empíricas hay un valor subjetivo por parte de quien lo hace, todo es interpretable. Si bien habrá expertos que se acerquen a una verdad razonable en cuanto a la evaluación de la calidad de un dispositivo de audio, créeme que estos intentarán explicarte como suenan los auriculares y lo harían sobre ranking entre los diferentes auriculares que poseen o que han probado.

Poniéndonos ya en esta situación en la que la propia cadena de custodia de la grabación no es fiable en la mayoría de los casos, que el hardware puede modificar la calidad de la propia grabación y que al final hay siempre una interpretación subjetiva, vamos a hablar de cómo suenan los AirPods.

Para empezar, los AirPods son unos auriculares todo-terreno, pensados para múltiples tipos de actividad y escuchar muchos tipos de música en entornos a veces hostiles. Esto hace que junto a la búsqueda del santo grial de la calidad de sonido, Apple haya tenido que sumar la polivalencia. Apple dio un paso importante en este aspecto con los EarPods en la búsqueda de un sonido propio a la hora de la reproducción. El objetivo de este ajuste y diseño es ofrecer lo que yo llamo un sonido redondo, en el que a lo largo de todo el arco de frecuencias que pueden reproducir sus auriculares, en este caso, los AirPods, no nos encontremos ni muchas deficiencias ni demasiados excesos.

Evidentemente cuando hay ausencias o excesos, estos pueden estar motivados por la propia pista de música, pero en entornos digamos «normales», en lugar de ofrecer una reproducción adaptada a un estilo musical específico, la experiencia general busca satisfacer a todos los usuarios con un sonido redondo en el que no sobresalen excesivamente grupos de frecuencias por defecto.

El propio diseño de los AirPods, heredado de los EarPods, facilita adicionalmente una característica sonora que yo considero esencial, y es la calidez en las frecuencias que empiezan a abandonar «los medios» para adentrarse en los graves sin llegar a las frecuencias más bajas.

Junto con el diseño de estos auriculares esta característica es lo que hace que prácticamente para casi cualquier tipo de música el sonido de los AirPods esté acompañado de matices sonoros que implican una mayor profundidad. El resto de desarrollo de Apple al respecto del audio ha conseguido darle un poco más de brillo de forma general, obteniendo así una experiencia bastante mejorada de los EarPods y muy superior a muchas de las marcas de auriculares Bluetooth que se anuncian como premium y luego tienen un exceso de medios exasperante y cajas de resonancia metálicas que parece que estás escuchando a C3PO cantando La Traviata.

Así que si te estás preguntando cómo suenan los AirPods, al menos tendrás para tu oído (educado o no) una experiencia de sonido como mínimo similar a los anteriores auriculares de Apple pero muchísimo más brillante, muy compensados en todas las frecuencias, con cierta tendencia a los medios graves rotundos que no molestan demasiado y unos agudos no muy excesivos pero convincentes que hacen de los AirPods una experiencia sonora mucho más razonable, de nuevo, muy por encima de auriculares Bluetooth de pequeño tamaño de otras marcas que se anuncian como Premium.

Luego está la tecnología y la usabilidad de los auriculares, pero eso lo trataré más adelante cuando nos centremos en los trucos.

In this article


Join the Conversation

2 comments

  1. Yules

    Yo, después de que con un iPhone 5 empezase a sonarme fatal la música con los mismos auriculares Sennheiser que había utilizado satisfactoriamente con los iPhone 4 y 4s, tanto en conexión directa como a través de bluetooth, llegué a la conclusión de que Apple había ecualizado el sonido por defecto para que sonase bien con los Earpods. La única forma en que los Sennheiser sonasen moderadamente bien era con el perfil de ecualización llamado «Reductor de agudos». Sin él resaltaban mucho los defectos de la compresión, especialmente con algunos ripeos de Youtube

    1. Yules

      Accidentamente se me ha enviado el mensaje antes de tiempo. Iba a matizar que los ripeos de Youtube eran rarezas para las que no había encontrado una fuente, pero al tener un bajo bitrate de origen era especialmente sangrante lo defectuoso del sonido.

      A partir de ahí empecé a usar los Earpods con harto dolor, primero porque siempre me parecieron demasiado cantosos y prefería auriculares más discretos y luego porque se rompen con facilidad en el tramo cercano al jack perdiendo un canal y tener que gastarse 35 € al año en un repuesto es un incordio (esto fue lo que me duraron los últimos que compré en una AppStore).

      Con esto quiero decir que imagino que Apple también ecualizará especialmente el sonido para sus Airpods porque para ellos la caridad siempre ha empezado en casa. 😉