PRISM, el nuevo placebo

El ser humano necesita de la presencia, real o imaginaria de un ente superior, poderoso e inalcanzable, que le permita tener un placebo emocional donde descargar su responsabilidad individual. Históricamente estos placebos han tenido diversas formas sociales, políticas y religiosas.

En la actualidad y ante la caída en desgracia de los placebos tradicionales, han surgido nuevos placebos, más acordes con la época de la información. El primero y, para mi, más genuino, surgió con los primeros compases de la época de la información y la red Internet. 

Se llamaba ECHELON. El nombre, fuerte, pegadizo ya daba miedo. Pero lo mejor era, lo que era capaz de hacer, que en resumen era TODO. ECHELON era un dios que era capaz de grabar hasta tus pensamientos. Lo cual no dejaba de ser relajante total.

ECHELON había perdido fuerza, cuando cuatro chavales de primaria, con una calculadora de pilas, aseguraban la herejía de que ECHELON debía ser un dios celeste, por que terrenal era materialmente imposible salvo que rompiera la leyes de la física. Estábamos un poco desvalidos, sin un placebo concreto, cuando surge uno nuevo con fuerza, PRISM.

Este es un placebo, más modesto, limitado territorialmente y circunscrito a ciertas fuentes. No tiene el carisma de ECHELON y enseguida, pasado el primer fogonazo de poder, las leyes de la física vuelven atacar duramente la divinidad de este nuevo placebo.

Todos estos placebos de la era de la información tienen una serie de características comunes:

  • Tienen recursos económicos y estructurales ilimitados. Los costes de cualquier tipo no son un problema para ellos.
  • Curiosamente aunque limitados, sino tontorrones en general, son creadores. Poseen las tecnologías reales o imaginarias, necesarias para ejercer su función.
  • No tienen problemas de diversidad, ya sean técnica, legal, geográfica, política, etc. Están por encima, son divinos.
  • Aunque se supone, que están formados por seres humanos, estos son tan etéreos, como el propio placebo. Acercándose más al concepto de robots sirvientes.

Es curioso, que una de las tendencias más actuales de la era de la información, la computación a través de redes, se llame “nube”, que tiene un cierto halo divino y etéreo. En la actualidad el concepto de “nube”, oculta para la mayoría de sus usuarios, que detrás de ella, existe un mundo totalmente real y sometido a las duras leyes de la física, economía, política, etc.

Se dice que existe una gran número de personas, de las grandes ciudades, que piensan que la leche es un producto de origen artificial. 

PRISM, ECHELON, son una “nube”, eso si, negra, por encima de la “nube” blanca.

Alguien dijo una vez, “Mi futuro, es sentarme, y ser maestro en contar nubes”. Nunca nadie pudo decir algo tan acertado, para un ser un humano, camino de la mediocridad más absoluta.

DekkaR

Analista de sistemas. Especialista en seguridad de la información. Sistemas técnicos de video y audio. Análisis de riesgos.

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
9 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
Juanlu González
Juanlu González
11 years ago

¿un placebo algo que nos espía y viola nuestra privacidad? no lo entiendo…

NEXT
NEXT
11 years ago

¿Qué ECHELON no existió? Anda que te has documentado bien. El gobierno americano tuvo que reconocer su existencia, cuando se realizó una campaña a nivel mundial para saturar internet con sus “palabras claves”.

Lo que no entiendo es el uso de la palabra placebo en todo esto: “Placebo: Sustancia que, careciendo por sí misma de acción terapéutica, produce algún efecto curativo en el enfermo, si este la recibe convencido de que esa sustancia posee realmente tal acción.” ¿Quien es el enfermo? Sólo veo uno los propios gobiernos que desde que vieron el potencial de internet, han decidido ponerles “vallas al campo” y lo “peligroso” que es que todos estemos informados. Pregúntaselo a Julian Assange o a Edward Snoeden’s.

gabriel
gabriel
11 years ago

Me parece que, con frecuencia, hay un elemento de utopía en las críticas a la intervención política de cara a establecer un cierto control sobre internet. La negativa a priori a este tipo de actuaciones, recuerda el ideal anarquista de un mundo sin Estado, sin ejército ni policía, sin cárceles ni normas de tráfico.

Cuando en el terreno de las relaciones sociales, del que internet forma parte, se excluye la intervención de la autoridad (democráticamente elegida), lo único que se consigue es que prevalezca la ley del más fuerte. Ocurre entonces que el pedófilo prevalece sobre los niños, los países más ricos sobre los mas pobres, el acuerdo entre las empresas (cartel) sobre la libertad de mercado, el terrorista sobre el hombre de paz, etc.

Por ese motivo, más que condenar en bloque este tipo de controles, habría que entrar en el mérito de la cuestión: en qué aspectos de la red es justo que intervenga la autoridad, y con qué límites.

¡Ah, y dejemos en paz al “ente superior”, con “capacidad divina”, hasta que sepamos expresar en correcto castellano nuestro pensamiento, y tener un mínimo de espíritu crítico ante la rancia idea de la religión como “opio del pueblo”!

Nano
Nano
11 years ago

Nos vamos a convertir en “Ateos Tecnológicos”, eso sí.

Alguien nos dijo que el aumento y mejora de la tecnología iba a ser proporcional al aumento y mejora de nuestro tiempo libre, ocio y desarrollo individual. Lógicamente, era mentira. Lo único que nos va a permite ese aumento de tecnología/teología va a ser soñar con “ovejas eléctricas”. ¿Merece la pena?.

nosoyraro
nosoyraro
11 years ago

Placebo vs. Opio del Pueblo

NEXT
NEXT
11 years ago

#7 vaya respuesta (como tu artículo)

Aquí tienes la última noticia sobre el tema. http://internacional.elpais.com/internacional/2013/06/30/actualidad/1372584525_667287.html

9
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x