Los procesadores Haswell de Intel y los futuros Mac de la WWDC

Se rumorea mucho que Apple piensa lanzar durante la WWDC nuevos MacBook Air en los que, como parte del ciclo de hardware de estos modelos, se incluiría la nueva generación de procesadores Hasswell de Intel. SIn embargo, las primeras hornadas de estos procesadores vienen con un problema en la gestión de los dispositivos USB 3.0 de la que nos hicimos eco ya hace cierto tiempo en faq-mac.

Se rumorea mucho que Apple piensa lanzar durante la WWDC nuevos MacBook Air en los que, como parte del ciclo de hardware de estos modelos, se incluiría la nueva generación de procesadores Hasswell de Intel. SIn embargo, las primeras hornadas de estos procesadores vienen con un problema en la gestión de los dispositivos USB 3.0 de la que nos hicimos eco ya hace cierto tiempo en faq-mac.

Sin embargo, más allá de la información suministrada por Intel en su momento, el problema es mucho peor de lo que parece.

Intel ha confirmado que hay un problema en el diseño de la arquitectura Haswell de su siguiente generación de procesadores por el que ciertos dispositivos USB 3.0, al entrar en modo de bajo consumo, se desactivan y necesitan ser desconectados y vueltos a conectar para volver a ser reconocidos por el ordenador.

Tras confirmar la existencia de este problema, Intel ha publicado unas declaraciones en las que indica que los planes de lanzamiento y producción de los procesadores dependientes de esta arquitectura a mitad de este año en el que se especifica que las primeras generaciones de estos procesadores serán comercializadas con este problema, que según la empresa, no implica la pérdida o corrupción de datos. Según la empresa, este problema solo se puede observar en una pequeña cantidad de memorias Flash USB 3.0 y no afectará a otros dispositivos USB.

Sin embargo, test no exhaustivos realizados contra esta primera generación de estos procesadores muestran que 14 de 22 dispositivos comunes dieron error por culpa de este problema, lo que supone más de un 50% de la muestra, lo que se aleja mucho de las palabras de Intel al respecto de «una pequeña cantidad de memorias USB 3.0».

Los problemas que puede causar este bug en el procesador a los usuarios que tengan dispositivos USB 3.0 ocurren cuando el dispositivo pasa del estado S3 (activo) a S2 (reposo). A partir de ese momento, el dispositivo deja de funcionar correctamente y los datos leídos o escritos en el mismo pueden causar todo tipo de problemas, incluyendo la pérdida de los mismos si se está trabajando con documentos abiertos en los mismos.

La siguiente revisión de estos chips se enviará a los fabricantes a partir del 19 de abril y la versión final del mismo estará disponible a partir del 15 de julio. Los fabricantes de ordenadores ya disponen desde hace dos meses de estos procesadores, y con toda seguridad las primeras unidades de ordenadores con procesadores de la arquitectura Haswell serán comercializados con este problema.

En el caso de los MacBook Air, si portan las primeras generaciones de este procesador, el problema se agrava ya que viene soldado en placa de forma que la única solución es cambiar la placa base entera. Apple con toda seguridad está al tanto de este problema y dependerá mucho de las fechas de disponibilidad de las nuevas unidades de sus portátiles la inclusión (o no) de estos procesadores defectuosos. Técnicamente, los MacBook Air fabricados con fecha posterior al 15 de julio ya no debería incluir esta primera generación de procesadores.

In this article


Join the Conversation

1 comment

  1. Itnas

    Este tema me da una patada en los… la boca, tengo que cambiar el portátil. ¡No se preocupe, la trócola está jodida pero le vendemos el coche a precio de nuevo!