882 4

[10 días de verano] Elogio de los sentimientos

aislamiento-vacio.jpegEn este mes pasado he tenido la oportunidad de convivir largamente con un chico norteamericano (de los Estados Unidos de América, para evitar suspicacias merecidas en nuestros lectores mexicanos o canadienses). A lo largo de los días he podido confirmar que buena parte de los tópicos sobre su país tienen una base fundamentada en la realidad, aunque no es el objetivo de esta reflexión.

Sí lo es su narración de lo agobiante que encontraba el primer año que vino la manía que tenemos de tocarnos, abrazarnos, o incluso de caminar “codo con codo”, ausencia de distancias que claramente invadían su espacio personal. De hecho, decía, cuando hace mucho tiempo que no ves a un buen amigo, le saludas dándole un golpecito en el hombro, demostrando así que te alegras de verle. Si es un amigo íntimo, puedes darle un abrazo al tiempo que estrechas su mano, pero interponiendo los dos brazos que están conectados entre ambos [para que no haya demasiado contacto físico, se entiende].

Aquí, en el día a día, somos bastante opuestos. Si somos íntimos, pasamos el brazo por el hombro. Si somos conocidos, vamos andando juntos (incluso tropezando unos con otros). Si nos consideramos superiores, podemos dar “collejas” o palmaditas en la espalda, etc. sea como sea, siempre andamos “tocando”.

Por supuesto, está el otro extremo. El momento más machista y ofensivo (para mi cada vez más violento) que es conocer por primera vez a una chica y soltarle dos besos junto a su cara, mientras que a los varones recién conocidos se les da la mano a una distancia prudencial. Por supuesto, esos dos besos dejan el espacio personal de la mujer pulverizado, transmitiendo todo tipo de mensajes equívocos sobre su vulnerabilidad, accesibilidad, etc. y colocándola en otro plano muy diferente al de sus colegas masculinos.

(Claro que si te presentan a una chica y le tiendes la mano, es probable que te perciban como distante y frio… así son los usos culturales)

Sin embargo, todo forma parte de la representación social. En realidad, en público (y esa represión acaba trascendiendo hasta lo privado) no se puede llorar, ni sufrir, ni mostrar debilidad. Ni siquiera puedes decir que algo te parece bello (en cambio no hay problema en decir que algo es feo, o mejor aún, horroroso- es ese algo afeminado que se ha transmitido a la belleza, tan falso). No puedes decir a un amigo que le quieres, ni a una amiga que la echas de menos, porque en nuestra sociedad tan banalmente sexuada, todo se decodifica en términos genitales.

Si quieres expresar sentimientos profundos, tienes que recurrir a decirlos a través de internet, porque cara a cara jamás se te ocurriría decir semejantes cosas.

Y así, mientras creemos que nuestro espacio personal es lo importante, lo reclamamos, lo exigimos y lo protegemos, de forma que nadie lo invada, nos vamos quedando aislados, frustrados, sin nadie con quien hablar de temas serios, profundos, de los que nos aterrorizan, o nos provocan incertidumbre vital. De lo que amamos, de lo que nos hace sufrir… en muchos casos (ahí están las separaciones “porque no me comprende, no me escucha, no me entiende”… diferentes nombres para un mismo problema: incomunicación profunda) ni siquiera la pareja entra en nuestro círculo de confianza. Hemos cogido miedo hasta a lo que pensará esa pareja. A perderla por decirle cómo nos sentimos… y así es como la perdemos, claro.

Así, siendo tan protectores con todo lo nuestro, lo interno y lo externo, es como nos quedamos solos en nuestra isla, lanzando botellas con mensajes esperando que alguien (que no nos conozca) los lea y nos venga a salvar.

Luchar cada día por tirar esa muralla que construimos a nuestro alrededor para aislar nuestras emociones es un trabajo titánico que requiere constancia, firmeza y valor. El valor de romper las “convenciones sociales”.

¿Tú trabajas en ello o ya has terminado tu castillo de la soledad?

4 Comments

  1. tabare

    Totalmente de acuerdo. Por un lado somos los campeones del individualismo, no se me acerquen, no invadan mi territorio, no sean aguafiestas, no me vengan con malos rollos, no expresen sus sentimientos en público…mil tabues sociales y luego por otro lado nos quejamos de que nadie se moja, nadie te habla de su vida, ni de sus sentimientos, ni de lo que verdaderamente está pasando por su cabeza en ese momento, no hablan, no se comunican, no se expresan. El contacto físico está totalmente acotado a unos usos y costumbres aceptados socialmente, todo lo que se salga de ellos se interpretará mal!!
    Pero creo que para todo esto no hay solución, nunca estamos satisfechos con nada, siempre queremos algo distinto.
    Luego te enteras de que casi todo el mundo está deprimido y toma pastillas para la depre y para levantar el ánimo. La soledad es una cosa muy mala.

  2. Anónimo

    Todo lo que has explicado corresponde a los tópicos clásicos de “la masa”. Somos pocos, pero por suerte todavía quedamos seres humanos reales amigo mío.

    La soledad no es una cosa muy mala. Es una necesidad cuando estas demasiado involucrado en la sociedad y sus mierdas. Sin soledad, no hay reflexión, sin reflexión un ser humano no se conoce a si mismo y por ende sigue los dogmas que les marcan los carceleros de turno. Y no me entiendan mal, también se puede reflexionar con gente, porque aunque estés rodeado de personas, podes sentir la soledad mas gigante. No confundamos estar solos con soledad.
    Hay que comprender que la soledad es una compañera. Yo no me siento solo en soledad.

    La idea de que para expresarse profundamente se necesite la red, es una locura muy absurda y peligrosa, mas allá de que sea un medio magnífico para expresarse.

    Mas aire, montaña y ola! Y menos plástico y silicio…

    Un saludo.

    Martin.

  3. Mandibul

    Justo ayer vi una repetición (supongo) de “madrileños por el mundo” donde la chica vivía en Carolina del Norte y dijo que lo que más le chocó al principio es que cada vez que se encontraba con amigos, la costumbre es dar un abrazo…

    Sin ponerme muy socio-psicológico, vivimos en una sociedad, ergo buceamos entre normas escritas y no-escritas.
    Cada cultura, sociedad, territorio, área, país (con perdón),… tiene las suyas.

    Desenvolverse de acuerdo a ellas no es malo.

    La mano, los besos, los calcetines blancos con sandalias,…

    Si tenemos profundidad de campo para detectar esa malla de normativa social (tipo visión Matrix) y sabemos que estamos jugando según unas reglas, pues estupendo. No nos dejaremos arrastrar por la marea o -en el peor de los casos- tendremos consciencia de que vamos a la catarata.

Deja una respuesta