Unas palabras sobre Panther

Aunque sabeis que últimamente ando más preocupado por las personas que por las máquinas, después de las impresiones sobre Panther que publicamos la semana pasada, me parece oportuno dar mi opinión.

Vaya por delante que, vistos los comentarios, no me considero un usuario de Mac OS X normal, pues ni en los tiempos del Mac OS X 10.0 me importaban los segundos/minutos de “pelota de la playa” mientras el ordenador realizaba las acciones solicitadas… o no, teniendo que forzar salida después de un rato de jugar con la pelota moviéndola por la pantalla.

En esos momentos, aprovechaba para realizar una llamada, escribir un correo o hacer dibujitos en un papel… mientras pensaba (para mi, los dibujitos son la “pelota de la playa” de mi cerebro). Supongo que yo mismo he sido desde el principio multitarea, y que el ordenador se pusiera a pensar en sus cosas nunca me detuvo en el trabajo.

También debo señalar que, como entrenamiento, hasta hace poco más de tres años trabajaba en un Power Macintosh 7100 con 64 megas de RAM, y en una pantalla de 15″ (la que traia el Mac II VI cuando lo compré… antes de actualizarlo a Power Mac y pagar por la actualización lo que hoy se paga por un eMac completo). Así que, en ese ordenador, y con Mac OS 9 como S.O., estaba bastante acostumbrado a ver todo tipo de termómetros, barras de progreso y mensajes de paciencia… y de impaciencia.

Así que la cantidad de veces que forzar salida de una aplicación para, a continuación, recibir una bomba general del sistema y tener que reiniciar (¿cuántas veces me habré preguntado para qué diablos daban esa opción que nunca funcionaba?) me ha hecho estar (y seguir estando) agradecido del paso a Mac OS X.

Así que, como veis, soy un bicho raro. Nunca me importó -exagero, es justo reconocer que incluso yo me puse nervioso alguna vez- ver la pelota de colores y que el sistema me diera tiempo para ir al baño, llamar por teléfono, o mirar por la ventana (los que visitaron mi antigua oficina saben que eso realmente era una recompensa).

Sin embargo, la llegada de Panther tengo que reconocer que ha recuperado en mi interior algo que hacía mucho tiempo que había perdido, cuando se trata del sistema operativo. la ilusión.

Vereis, desde los tiempos de Mac OS 9 (y hace ya unos cuantos años) realmente tenía la sensación de que no avanzábamos. Las actualizaciones parecían servir para hacer trabajos de fondo en el sistema operativo, pero no traían nada nuevo (al menos que me sirviera en mi trabajo). Eran actualizaciones rutinarias.

La llegada de Mac OS X, durante un corto espacio de tiempo, devolvió la alegría a los usuarios de Mac. Sin embargo, pronto, se formó una opinión generalizada tan consolidada sobre que no era aceptable lo que ofrecía, que no parecía sensato presumir de ello.

Para leer algo bueno sobre la versión 10.0 de Mac OS X, prácticamente había que refugiarse en los foros y correos de los entendidos en UNIX, que nunca se cansaron de decir que todo lo malo de Mac OS X era mejor que todo lo bueno de Mac OS 9… y parece que el tiempo les dará la razón.

La llegada de 10.1, hizo que algunos se cayeran de la pila del movimiento “si esto es el futuro preferimos el pasado”, y algunas voces de usuarios corrientes comenzaron a estar satisfechos con lo que les ofrecía Mac OS X. Aún así, seguían siendo legión los comentarios, correos y mensajes sobre cosas que no funcionaban, parches, trucos a través del terminal,…

Mac OS X 10.1 seguía siendo una actualización rutinaria, como las que teníamos con Mac OS 9, y como tal sólo cabía instalarla y seguir trabajando.

Jaguar cambió definitivamente la situación. Hasta ese momento, parecía que a los usuarios de Mac OS 9 les hubiésemos dado una ventaja en la carrera hacia el mañana, y hasta ese momento, todo el esfuerzo había sido por alcanzarles y anular esa ventaja.

Mucha gente dejó de quejarse de la lentitud, de la falta de soluciones, etc. (Como decía al principio, a mi me seguía pareciendo todo estupendo). Aún restaban cosas por funcionar, pero casi todo el mundo que utilizaba Mac OS X aceptaba que los visionarios defensores de nuevo sistema operativo tenían razón. El momento de Mac OS X había llegado.

Cada vez se leían con más frecuencia mensajes de gente que llegaba al S.O. y quería saber cómo se hacía tal o cual cosa, e incluso mensajes de gente que lamentaba no poder sumarse al grueso de los usuarios de Mac OS X.

El mensaje de Jaguar había calado: Mac OS X 10.2 “funciona”.

Jaguar es un sistema operativo para trabajar. Seguro, fiable, responsivo. Pero, desde mi punto de vista, seguía siendo rutinario.

Perfecto, instalas Jaguar y empiezas a trabajar, no falla, no se cuelga, no necesita reiniciar… pero yo seguía preguntándome ¿dónde está el excitación? ¿dónde la innovación? ¿dónde la diferencia?

Con Jaguar, estábamos en el mismo punto que con Mac OS 9. Aunque fuese otra carretera, seguíamos con las actualizaciones administrativas. “Esto es un Sistema Operativo. No tiene que ser divertido, tiene que funcionar. Si quieres divertirte, vete a ver Shrek… bueno, esa no, que es de la “competencia”, vete a ver Monstruos S.A.”

Pero hubo un tiempo en que no era así. Cuando lo que se llevaba Mac OS 8 y anteriores, las nuevas versiones traían innovaciones, mejoras, … realmente una nueva versión de Mac OS tenía interés por ver qué se inventaba, qué se innovaba.

Y eso es, para mi, la principal cualidad de Panther. Ha recuperado la ilusión, la excitación.

Panther está lleno de pequeños detalles que puedes descubrir tu en el devenir accidental de tu trabajo, que puedes leer en foros y listas de correo y que hacen que vuelva a tener interés por investigar el Sistema Operativo.

En todos estos años de Mac OS X, desde que Edu trajo la beta pública de París, no conseguí acumular suficiente energía como para aprender UNIX, que era lo único que aparentemente se podía aprender de Mac OS X, porque no tenía dobleces, era la encarnación más triste de “lo que ves es lo que hay”.

Panther no es así. Evidentemente Exposé (que lo puedo activar a través de esquina activas -las inferiores- y que seguramente desactivaré porque demasiado a menudo el ratón se “mete” en ellas), el cambio rápido de usuario, el nuevo finder, etc. son fuegos artificiales para atraer las miradas y los titulares de los extraños.

Siempre que he oido la presentación de Panther, la frase de “150 nuevas características” me provocaba la reacción de … “podrían enseñar alguna diferente de las 10 de siempre”… o tal vez es que las 140 restantes son como las de Mac OS 9, trabajos internos que no se ven.

Sin embargo, después de un mes de trabajar con Panther, puedo decir que no es así. No se si las 150 características serán visibles, pero si se que hay muchas que están ahí escondidas, esperando a que las descubramos.

Panther, para mí, ya no es sólo un sistema operativo para trabajar. Es, por fin, un sistema operativo, también, para divertirme. Puedo volver una y otra vez a las Preferencias del Sistema y releerlas de nuevo, y encuentro nuevas opciones que la vez anterior no descubrí.

Y puede que muchas ya estuvieran en Jaguar, pero Mac OS 10.2 nunca me invitó a ver si podía descubrir trucos. Carecía de glamour.

Y es evidente que las innovaciones (¡por fin!) en Panther como el fax, las redes, el cifrado de FileVault, etc. van a necesitar parches y algunas cosas es posible que no funcionen hasta la versión 10.4, pero ahora vuelvo a esperar con ganas e ilusión las actualizaciones, porque sé que van a traer cosas nuevas.

Con Panther he recuperado la relación íntima con el sistema operativo. Lo mejor que puedo decir es que Panther ya no es el sistema operativo de Apple. Es “mi” sistema operativo.

Seguiremos informando.

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
8 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
Anónimo
Anónimo
20 years ago

Como siempre Alf, un buen artículo, a título personal, en el cual comparto muchas cosas contigo.Solo hace 5 dias que tengo un PB con Panther instalado, y cada dia me sorprende, es como si te impulsara a probar cosas.
Soy de la antigua usanza, de esos que se quedaron con el 8.6 a morir, pero no me arrepiento de haberle dado una oportunidad a los “nuevos tiempos”.

Anónimo
Anónimo
20 years ago

Una de las razones por las cuales quería conocerte en persona, es esta, “joé como escribes”. Sólo nos vimos tres minutos, espero que la próxima vez podamos almorzar o cenar.

Felicidades por tu artículo, me encanta leer lo que escribes.

Saludos.

Anónimo
Anónimo
20 years ago

Me encantan los artículos en los que se puede disfrutar leyendo.
Se puede vivir como una novela.
He disfrutado vivenciando las emociones de Alf.

Anónimo
Anónimo
20 years ago

Totalmente de acuerdo con tus opiniones. Panther funciona a las mil maravillas. Da gusto trabajar con él. Nada que ver con las quejas de usuarios Windows XP y de sus “cuelgues”. Buen trabajo de Apple.

Anónimo
Anónimo
20 years ago

Hola Alf,
Creo que te conozco y si es así te felicito doblemente, porque ¡Menudo articulazo! Enhorabuena eres un buen analista. Creo que deberías estar en el equipo de trabajo de mac, porque así nos vendría bien a todos.

Anónimo
Anónimo
20 years ago

Siento decir que soy de esos pobretones que han comprado un G5, una forma supuestamente maravillosa de entrar en el Mundo Mac, pues vengo de Linux y windows, y con Panther se me bloquea el ordenador muy frecuentemente.
Tan sólo me resta esperar que Apple lo solucione, porque si no sería como haber invertido en un “fake”, y haber perdido la ilusión en los Sistemas operativos.
En caso contrario tendría que seguir tan sólo con Linux ….

Anónimo
Anónimo
20 years ago

Soy un Usuario de Windows Xp, Tengo ganas de cambiar al MAc OS X por curiosidad, hay comentarios del Windows XP que me incomodan, para ser sincero los anteriores Windows eran pesimos y casi por cualquier cosa de Colgaba el sistema pero realmemte estos problemas ya no esxisten en Windows Xp, con todo y mi uso intensivo de abrir y cerrar aplicaciones aplicaciones, es bastante raro que se llague a colgar.

Anónimo
Anónimo
18 years ago

As for the Giants, their own happiness was short-lived as they lost to – who else?

8
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x