Escribe tu búsqueda

La dramática historia de Burst.com

Compartir

Ser David en un mundo de Goliats sólo significa que aumenta el peligro de que te pisen.

Esta es una historia difícil de contar.

Burst.com ha demandado a Microsoft argumentando que se ha apropiado de sus patentes. Los juzgados tendrán tiempo de descubrir si es cierto; su caso, que se inició en Junio, se espera que dure -si no de desestima o se llega a un acuerdo antes- al menos hasta 2004.

La historia se inicia a mediados de los ’90, cuando todavía no había una forma cómoda de emitir contenidos multimedia a través de internet. Los investigadores de Burst.com dedicaron la mayor parte de los primeros 90 en construir su carpeta de patentes sobre la tecnología. Lo cual fue, probablemente, el primer y principal error de Burst.com. en vez de lanzarse al mercado con un producto, aunque fuera imperfecto, prefirió esperar hasta tenerlo completamente acabado.

La tecnología de Burst se basa en una forma distinta de emitir los contenidos. Mientras que el “streaming” se basa en enviar de forma constante la información, como si siempre tuvieras el mismo ancho de banda, el “bursting” consiste en una emisión flexible, que se adapta al ancho de banda disponible, de forma que cuando tienes más ancho de banda, envía más información de la que necesitas en tiempo real, así, cuando el ancho de banda disminuye, tu reproductor utiliza la información que ya tienes almacenada en el disco duro.

Un ejemplo: por streaming, para ver un videoclip de tres minutos, necesitas estar conectado los tres minutos, ya que la información se envía a medida que la consumes (si tu ancho de banda se reduce, el vídeo se corta y tienes que esperar a que sea suficiente para continuar el visionado). Por bursting, el videoclip completo puede haberse descargado en tu disco duro en minuto y medio, ya que el servidor envía siempre el máximo de información que permita tu ancho de banda. (Espero haberme explicado 🙂

El caso es que mientras que Burst se dedicaba a la investigación, intentando conseguir el producto perfecto, le adelantaron por la izquierda. En 1995, una empresa de Seattle llamada Progressive Networks, anunció que había resuelto el problema de enviar audio por la Web. Su programa, llamado RealAudio, comprimía los archivos de sonido y los enviaba en streaming a través de internet. la calidad no era muy buena y a menudo se interrumpía en las conexiones por módem convencional,pero la empresa, creada por un exempleado de Microsoft llamado Rob Glaser, se convirtió en un éxito instantáneo. Muchas de las grandes emisoras de radio se comprometieron con esa visión de enviar a través de streaming (en 1997, Progressive Networks, que en esas fechas ya comercializaba tanto RealAudio como RealVideo, cambió su nombre al de RealNetworks).

El presidente de Burst.com sostiene que Microsoft llegó a un acuerdo con RealNetworks: competirían, pero no cuerpo a cuerpo. Las empresas se dividirían el mercado, y mantendrían a las empresas pequeñas (como Burst, fuera de él). Este acuerdo permitió -dice Lang, presidente de Burst- que Microsoft ignorara a Burst, obligando a su empresa a suplicar a Microsoft que licenciara su tecnología. Cuando Burst explicó a Microsoft en qué consistía, la empresa de Redmon tomó buena nota, y acabó utilizándola en sus propios productos.

Inexplicablemente, durante los dos últimos años, Microsoft ha dedicado 500 millones de dólares a las tecnologías de Windows Media. Lo verdaderamente llamativo es que es un programa gratuito, es decir,

Microsoft no obtiene ningún beneficio de él. ¿Qué puede perseguir Microsoft -nadie puede creerse que lo hace por amor a los consumidores- sino el control futuro del entorno multimedia? Además, hay que señalar que Microsoft sigue manteniendo sus propios formatos, de forma que en cualquier momento puede dejar en la incompatibilidad a sus competidores. Exactamente lo que le pasó a Burst.

Burst había estado trabajando con los desarrolladores de Java en Intel para crear su propio reproductor. Sin embargo, la presión de Microsoft sobre Intel consiguió que éste abandonara el soporte del Java Media Framework (creado por el competidor de Microsoft, Sun Microsystems), haciendo que todo el trabajo en el reproductor multimedia y multiplataforma de Burst con Intel se desvaneciera.

A Burst sólo le quedaba la opción de intentar crear plugins que se incrustaran en los ya dominantes del mercado. Y desarrollaron un plugin para Windows Media que permitía usar la tecnología “bursting” dentro del propio reproductor.

Esta tecnología permitía a Windows Media Player recibir vídeo y audio con mejor calidad que sin el pugin. Además suponía un ahorro del 25% en el ancho de banda sobre el vídeo de “streaming”.

La tecnología de Burst era tan buena que U2, el grupo musical, no sólo invirtió 2 millones de dólares en la empresa, sino que decidió ofrecer gratuitamente en la web su concierto en el PopMart, en el verano del 2000, utilizando la tecnología de Burst. En los primeros seis meses del año, Burst recaudó 500.000 dólares en ventas del programa, y recogió 12 millones de dólares en inversiones. Incluso Microsoft reconoció la tecnología de la empresa y les invitó a participar en el stand que Microsoft tenía en la feria de la National Association of Broadcasters en Las Vegas.

Pero la pesadilla estaa a punto de comenzar. Un poco antes del concierto de U2, Microsoft lanzó Windows Media Player 7 — y, con pánico, pudieron comprobar que el nuevo reproductor era incompatible con el plugin de Burst.

“Hicieron cambios en el código que sólo afectaban a Burst” dice Lang. Largas y frustrantes conversaciones con Microsoft sólo sirvieron para perder tiempo y no avanzar nada. Todo aquel que se descargaba el nuevo reproductor no podía ver el concierto de U2, y Burst fue privado de la primera gran exhibición de su tecnología.

A finales de 2000, Burst estaba en problemas. “El Nasdaq había comenzado a encogerse” dice Lang ” y nuestros inversores nos preguntaban si alguna vez íbamos a licenciar a Microsoft o a RealNetworks. Y no tenía sentido ni para nosotros ni para nuestros inversores. Sabíamos que nuestra tecnología significaba calidad, pero no podíamos entender por qué ninguno de los dos quería firmar con nosotros”. Lang redujo la empresa de 100 empleados a cinco.

En Diciembre de 2001, alrededor de un año después de que Burst le mostrase su tecnología a Microsoft bajo un contrato de secreto, Microsoft anunció “Corona”, su siguiente versión de los productos Windows Media. Una de las tecnologías que aparecieron en Corona -ahora llamado Windows Media 9- es FastStream, que, de acuerdo con la primera nota de prensa de Microsoft sobre el sistema “optimiza automáticamente el envío de audio y vídeo para aprovechar al máximo el ancho de banda disponible del usuario”. Sospechosamente o por casualidad, es justo lo que hace la tecnología de Burst.

Actualmente, Burst.com sigue vendiendo su tecnología a algunas televisiones por cable y cadenas hoteleras, pero sus perspectivas de mercado son bastante poco esperanzadoras.

Richard Lang ha demandado a Microsft porque, dice, la compañía ha violado las patentes de Burst.com relativas a la emisión de vídeo en internet y ha utilizado técnicas de “competencia desleal” para evitar que Burst tuviera presencia en el mercado. Lang dice que en los últimos años de la década de los 90, mientras las empresas de software peleaban todas contra todas por el mercado emergente de los contenidos digitalizados en Internet, Microsoft se alió con su principal competidor, RealNetworks, para expulsar a Burst y al resto de las empresas del mercado. Y que, una vez que le hubo debilitado suficiente, robó su propiedad intelectual, incorporando a Windows Media las tecnologias que Burst había desarrollado -y compartido con Microsoft bajo acuerdos de secreto- durante más de una década de investigación.

Que todo lo que cuenta Lang sea realidad o una mera cascada de coincidencias es algo que se determinará en los tribunales.

Artículo completo en: Salon.com

Dejar un comentario

Twitter
Visit Us
Tweet
YouTube
Pinterest
LinkedIn
Share