3k 0

Apple sólo ha dedicado 33 Millones en 2021 para comprar empresas

Un interesante artículo en Above Avalon nos da un poco de contexto sobre las cuentas de Apple en su año fiscal 2021 y aporta algunas pistas sobre lo que puede pasar en 2022.

Mientras revisaba el 10-K presentado recientemente por Apple para el año fiscal 2021, un número destacó ante mis ojos. No, no eran las ventas récord de iPhone, los enormes márgenes o el fenomenal flujo de caja.

Se trata de la escasa cantidad de dinero gastado en fusiones y adquisiciones (M&A: Merge and acquisitions). En 2021, Apple gastó solo 33 millones de dólares en adquisiciones de negocios.

Se trata de un mínimo histórico para Apple en la era Tim Cook. Y se trata de una cifra que merece una investigación más profunda, ya que la estrategia y la filosofía de fusiones y adquisiciones de Apple juegan un papel importante en la forma en que Apple ha llegado a donde está hoy.

Cada trimestre, Apple informa la cantidad de efectivo gastado en fusiones y adquisiciones en el estado de flujo de efectivo a través de “Pagos realizados en relación con adquisiciones comerciales” dentro de las actividades de inversión.

La compañía también informa la cantidad de efectivo gastado en la adquisición de activos intangibles como carteras de patentes a través de “Otros” o “Pago por la adquisición de activos intangibles”.

Es importante tener en cuenta que estos totales no reflejan los pagos vinculados con los gastos de capital (propiedades, planta y equipo).

Para una empresa tan secreta como Apple, estos apartados se encuentran entre las primeras cosas a comprobar cuando se publican los 10-Q y 10-K.

Solo una fracción de las adquisiciones de Apple se anuncian o conocen a través de comunicados de prensa o publicaciones. Sin embargo, como dice el refrán, el flujo de caja no miente; todo lo que Apple gaste en adquisiciones aparecerá en esos documentos para que todo el que quiera lo vea.

Desde 2006, Apple ha gastado 20.600 millones de dólares en fusiones y adquisiciones, con aproximadamente la mitad del total vinculado a “adquisiciones comerciales”.

La median es de mil millones de dólares al año. Sin embargo, en 2021, Apple gastó solo 33 millones de dólares en adquisiciones de negocios. Esa es la cantidad más baja desde 2009, cuando Steve Jobs seguía siendo CEO de Apple.

¿Qué ha pasado en 2021?

¿Por qué ha sido 2021 un año tan tranquilo para las fusiones y adquisiciones de Apple? Para muchos, la pandemia probablemente aparecerá como la explicación lógica.

Con la mayoría de los equipos trabajando desde casa durante una buena parte del año (el año fiscal de Apple comienza en octubre), es posible que el entorno no haya sido adecuado para las fusiones y adquisiciones.

Profundizando en esa explicación, aparecen una serie de lagunas lógicas. Durante la pandemia, no ha habido una disminución general de la actividad de fusiones y adquisiciones en el sector tecnológico.

De hecho, las cifras de la industria apuntan a un aumento de más del 50% en la actividad de fusiones y adquisiciones si se tiene en cuenta el número de acuerdos.

También durante este año se han anunciado varias adquisiciones importantes, como Square/Afterpay, Microsoft/Nunance y Salesforce/Slack.

Se podría argumentar que el trabajo desde casa realmente ha empujado a una bonanza de fusiones y adquisiciones, a medida que los ejecutivos de nivel medio y superior veían y experimentaban las deficiencias en las carteras de sus productos.

Mi sospecha es que 2021 fue un año de fusiones y adquisiciones tranquilo para Apple, mirando desde la perspectiva de los productos que tiene previsto lanzar.

Durante la mayor parte de los últimos cinco años, los planes de realidad mixta/realidad aumentada de Apple han sido el catalizador de aproximadamente el 20% de las fusiones y adquisiciones de Apple.

La incursión de Apple en los wearables faciales está a la vuelta de la esquina, tan cerca que la compañía probablemente ya tenga los ingredientes principales para sacar las versiones V1 y V2 de esos productos sin necesidad de realizar fusiones y adquisiciones adicionales.

Mientras tanto, los proyectos de I+D a largo plazo como el Projecto Titan (el coche de Apple) todavía están demasiado lejos para producir o necesitar una repentina cadena de fusiones y adquisiciones.

En los últimos cinco años, (que sepamos) solo tres adquisiciones de Apple pueden estar vinculadas a sus ambiciones de vehículos autónomos. [y se ha centrado sobre todo en la contratación de ingenieros y personal cualificado para desarrollar los desarrollos dentro de la casa. Nota de Faq-mac-mac]

No podemos subestimar otro factor detrás del tranquilo año de fusiones y adquisiciones de Apple: Apple está acentuando aun más su filosofía tradicional de aproximación a las fusiones y adquisiciones.

Apple no utiliza las fusiones y adquisiciones para aumentar sus ingresos, usuarios o incluso productos. En cambio, Apple utiliza las fusiones y adquisiciones como herramienta para adquirir talento y tecnología.

Hay un proceso de pensamiento muy simple detrás de esta filosofía: Apple siente que los procesos ya existentes dentro de la empresa para desarrollo de productos producen los mejores productos para ofrecer experiencias premium.

La dirección de Apple no está interesada en sortear estos procesos adquiriendo productos establecidos que hayan pasado por una fase de desarrollo diferente proveniente de otra empresa.

En cambio, Apple busca llenar los vacíos de talento y tecnología que puedan hacerse evidentes durante el proceso de desarrollo del producto.

Por ejemplo:

  • La adquisición de Beats de Apple en 2014 no se trataba de que Apple quisiera tener un negocio de auriculares con cable. Más bien, se trataba de activos de streaming de música (y de las personas detrás de tales activos).
  • La adquisición de Shazam en 2018 no se trataba de adquirir una red de usuarios, sino más bien de tecnología de reconocimiento de contenido que podría ser útil para la realidad aumentada y la realidad mixta.
  • Dark Sky no se trataba de obtener ingresos de la App Store a través de una aplicación meteorológica de pago, sino más bien de usar la API Dark Sky (clima hiperlocal) en su plataforma de wearables.
  • Beddit no se trataba de adquirir un accesorio de seguimiento del sueño, sino de los complicados algoritmos relacionados con la balistocardiografía, el método de detectar latidos cardíacos y ritmo respiratorio a partir de pequeños movimientos como la fuerza de contracción cardíaca.

La razón por la que la estrategia de fusiones y adquisiciones de Apple funciona tan bien para la empresa es que mantiene a la administración centrada en desarrollar excelentes productos y no tratar de hacer crecer rápidamente la base de usuarios o los ingresos.

Tales artículos (usuarios e ingresos) son subproductos de un proceso de desarrollo de productos exitoso. Dicho de otra manera, la forma en que Apple tiene éxito desde una perspectiva financiera y de producto es apostar por sí mismo y por los procesos que ha desarrollado en las últimas dos décadas.

Este pensamiento también juega un papel en la estrategia de recompra de acciones de Apple. Durante años, Apple ha sido criticada por usar el exceso de efectivo para recomprar acciones en lugar de comprar otras empresas.

La sugerencia de que Apple debería haber comprado Instagram, Disney, Spotify, Fitbit, Tesla, Peloton y Netflix se pierden un punto crucial: nunca consideran cómo piensa Apple sobre el mundo.

El camino a seguir para Apple no es usar fusiones y adquisiciones para ampliar su línea de productos con productos establecidos diseñados para valerse por sí solos. En cambio, es usar fusiones y adquisiciones para reforzar sus procesos de desarrollo de productos llenando agujeros en los activos que inevitablemente aparecerán a medida que Apple busque ingresar a nuevas industrias.

Qué esperar en 2022

Apple no anuncia, presenta. Nunca (o casi nunca, la excepción es el AirPower, y mira cómo salió) permite que se conozca lo que va a presentar hasta que está listo para empezar a venderlo -manteniendo los márgenes para la certficación y aprobaciones regulatorias, claro.

Sabemos que el desarrollo de un nuevo modelo de iPhone comienza una tres años antes de que se ponga a la venta. El proceso es más o menos así: una año de diseño, con la delimitación de las nuevas funcionalidades, el diseño exterior, etc. Otro año de prototipos y refinado, y un último año para negociar las compras y producir.

Si miramos al caso de los M1 (o el sistema en chip que ha desarrollado Apple para sus nuevos ordenadores), que acaban de empezar su segundo año de vida, la voz de la calle sugiere que cuando lanzó su último modelo de Mac Pro (2019) ya sabían perfectamente que iban a cambiar a sus propios chips -y aún así lanzaron su ordenador profesional con chips de Intel.

Un año después lanzaron los primeros MacBook Air con M1 y un modelo de Mac mini con M1.

Es decir, en 2019 Apple ya sabía no sólo lo que iba a hacer, sino que tenía el plan preparado para 2020, 2021 y 2022 (avisaron que la transición iba a durar tres años).

Si en 2021 Apple ya no ha necesitado comprar más empresas que complementen las tecnologías que quieran incorporar en sus nuevos productos de realidad aumentada -probablemente lo primero que van a sacar son unas gafas, quiere decir que ya tienen todo lo que necesitan para la version 1, la versión 2 está cerrada y la versión 3 está en el tablero de diseño.

Sin duda 2022 va a ser un año interesante, con novedades que van a dar un nuevo impulso a lo que podemos hacer con la tecnología.

Alf

Propietario de www.faq-mac.com.

Deja una respuesta