3.2k 0

Apple se vuelve a enfrentar a la piratería por Apple TV+

Tal vez Apple pensó que poniendo su canal de televisión a un precio asequible la gente que quisiera ver sus programas pagaría encantada con tal de verlos inmediatamente y con todas la calidad. O tal vez ya sabían que la piratería está en relación directa con el éxito y desde el principio sabían que si un programa tenía éxito (llámese Ted Lasso, The Morning Show, See o -más recientemente- Fundación) mucha gente querría verlo sin pagar.

Sea como sea, tal y como recogen diversos medios, la piratería ha vuelto a salir en el radar de Apple con fuerza, porque ve que sus esfuerzos en comprar los mejores programas en exclusiva tiene una gotera por donde se escapa a chorro la audiencia y, por extensión, los ingresos: la piratería.

La empresa que le daba igual la piratería

Los usuarios de productos Apple vivimos muy tranquilos, y hemos aceptado como normal algo que para el resto del mundo es una anomalía. Usamos programas e instalamos sistemas operativos sin tener que introducir nunca un número de serie, de registro, una licencia, …

Ya en su día, gracias a ser una plataforma propietaria, Apple pudo eliminar el número de registro del sistema operativo. Poco después lo eliminaba también de las suites iWork y iLife.

La App Store ha eliminado la necesidad de que el software que instalamos tenga número de serie o licencia que tengamos que introducir cada vez que reinstalamos una aplicación, haciendo la vida del usuario mucho más sencilla y feliz.

Los dolores de cabeza del DRM en iTunes

Apple ya acudió en su dia a la escuela de la lucha contra la piratería, gracias a la música y la necesidad de contentar a la industria que veía cómo internet había eliminado su poder de control sobre cómo, cuándo y, especialmente, a qué precio se podía acceder a la música.

Los usuarios, que ya habían pagado un sobreprecio una vez con el paso de los vinilos (y cassettes) al CD -a pesar de ser más barato de fabricar- no estuvimos nada receptivos cuando nos dijeron que teníamos que volver a pagar -otra vez- para tener la música que ya habíamos comprado en formato digital y poderla llevar en el iPod.

Las aplicaciones P2P (de persona a persona) se popularizaron a velocidades inéditas y “de repente” todo el mundo estaba descargando música, películas y libros sin pagar a los dueños de los derechos.

Para poder sacar adelante su Music Store, Apple tuvo que implementar un sistema de DRM (Digital Rights Management -Gestión de derechos digitales) que impedía que la música que se descargara desde la tienda pudiera reproducirse en dispositivos no asociados a nuestra cuenta.

Una parte de esa gestión de derechos sigue viviendo hoy en iTunes, con la limitación de los equipos autorizados a reproducir música comprada. Apple abandonó el DRM de iTunes en 2009.

No tiene solución

Supongo que Apple lo sabe, y que -aunque ahora sea noticia- tienen asumido que no se puede detener la marea con las manos. La piratería es un indicador del éxito de una película o serie. Si lo ponemos en pasiva: si nadie está pirateando una serie o una película, es que el interés que tiene es cero.

La piratería es un negocio lucrativo para los sitios “torrent”, con un informe de agosto que estima que los cinco principales sitios web de piratería recaudan alrededor de 18,3 millones de dólares en ingresos publicitarios y patrocinios por año. Según la Alianza para la Creatividad y el Entretenimiento (ACE), la piratería en streaming representa hasta el 80 por ciento de la piratería, costando a las empresas hasta 71 000 millones de dólares anuales.

Por supuesto, con el elevado sentido de la propiedad que tiene en Apple, les tiene que enfurecer saber que las webs que centralizan estos enlaces se enriquecen sin tener que hacer nada, a base del esfuerzo y las inversiones de otros.

Según los hallazgos de MacRumors, algunos de los programas y películas más populares de Apple tienen al menos 2.000 “seeds” activas en cada sitio de piratería importante, llegando hasta aproximadamente 125.000 seeds por título.

Apple es miembro de la Alliance for Creativity and Entertainment (ACE) fundada por la Motion Picture Association de America, un influyente grupo antipiratería comprometido a “apoyar el mercado legal de contenido de video y abordar el desafío de la piratería en línea” que también incluye Netflix, Amazon, Comcast, Disney, NBC, MGM, ViacomCBS, Paramount, Fox, NBCUniversal, Sony Pictures, Warner Bros. y otros. Apple también trabaja con la Asociación de la Industria del Software y la Información (SIIA).

Los estudios y distribuidores de producción de streaming, como Netflix, Amazon Prime Video y Disney+, han intentado reducir el intercambio ilegal de películas y programas de televisión utilizando socios específicos que marcan el contenido robado en su nombre. Apple ha seguido su ejemplo, firmando acuerdos de trabajo con múltiples empresas especializadas en protección de derechos de autor digitales, incluyendo Corsearch Inc. y OpSec Security. Operan emitiendo órdenes de retirada de la DMCA para contenido pirateado en línea.

Echale la culpa a la fragmentación

Como ya hemos dicho en otras ocasiones, la proliferación de canales de pago con contenidos exclusivos hace que sea insostenible poder acceder a los contenidos que nos interesen.

En otra época -y hoy en día, la opción ética responsable- sería un sencillo “te aguantas”. Si no lo puedes pagar, no lo ves. Igual que si no tenías dinero para ir al cine… pues no ibas.

Por desgracia para los creadores de contenidos, las herramientas y las tecnologías disponibles para cualquiera que quiera descargar contenidos cambian todo.

Con diez minutos en el ordenador y una conexión a internet prácticamente cualquiera puede descargarse contenidos multimedia. Se asume (o se ignora) el peligro de que nos infecten virus o malware, y aun así se hace.

Con decenas de canales emitiendo contenidos de pago (incluso los canales de televisión en abierto se han apresurado a abrir plataformas de suscripción para intentar arañar algún euro extra- ellos, como nosotros- saben que están muertos, en esta sociedad de la satisfacción instantánea prácticamente la gente se siente “obligada” a piratear los contenidos a los que no tienen acceso… pero a los que tienen derecho (¡faltaría más!).

Cuantas más plataformas haya emitiendo contenidos exclusivos mediante suscripción, más piratería habrá.

En música, la presencia abrumadoramente generalizada de los mismos contenidos en todas las plataformas ha hecho que la piratería disminuya progresivamente.

Hasta que no surja un Spotify o un Apple Music de los contenidos audiovisuales, donde mediante una cuota puedas acceder a todo lo que quieras ver, la piratería de series y películas seguirá rampante. Lo sé, es el modelo de negocio que vende Vodafone -y en cierta medida Movistar.

Eres el elegido

La única estrategia que puede tener Apple para luchar contra la piratería, o -como ocurre ya con el software- para que la piratería ya no sea una prioridad, es acumular tantos éxitos que todo el mundo quiere ver, que tu canal sea uno de los elegidos (entre los dos o tres que puede mantener una casa media).

Si pensamos que Disney+ (por los contenidos) es uno de los que van a habitar mayoritariamente los hogares, que Prime de Amazon viene dado de serie por estar incluido en el paquete de servicios -ya veremos qué dicen los comisarios de la Competencia-, la realidad es que la competencia por ser el tercero es realmente dura.

El esfuerzo que tiene por delante Apple para copar esa preferencia, basada en un precio muy asequible (ya veremos si lo respetan) y un alud de contenidos originales en permanente expansión, es titánico.

Y -les guste o no- tendrán que aprender a vivir con la piratería.

Alf

Propietario de www.faq-mac.com.

Deja una respuesta