6.1k 1

Curiosidades del correo basura

Hace ya muchos años (tantos que no los recuerdo) apareció Gmail, un servicio de correo electrónico de Google “gratuito” y con mucha capacidad de almacenamiento, creo recordar que 15 GB. Eso era mucho para la época, en la que lo habitual es que tuviésemos mucho menos y muchas de las cuentas fuesen de pago directo. 

Además, tenía una característica muy llamativa: un filtro anti spam muy bueno, es decir, detectaba muy bien todo el correo basura que nos llegaba y lo apartaba en una carpeta separada para que no molestase. El correo basura era un problema ya en la época, pero no ha dejado de serlo, pese a que el mundo ha avanzado mucho.

Podemos hablar de correo basura como todo aquello no deseado, que nos mandan sin que hayamos pedido, que no forma parte de las comunicaciones entre amigos y conocidos y que tampoco forma parte del desarrollo normal de la prestación de un servicio (por ejemplo, recibir la factura electrónica de nuestra compañía eléctrica no es spam, forma parte del servicio contratado). 

Así que, para la época, era algo muy atractivo, “gratis”, mucho espacio, nos ayudaba a deshacernos del correo basura… en comparación con las Yahoo, Hotmail y otras cuentas de la época. 

Tengo que añadir que ya por aquel entonces, con aquellas limitaciones, era muy cuidadoso de no poner mi correo en ningún sitio que no fuese estrictamente necesario, nunca me apunté a newsletters ni la ponía en webs de ofertas de vendemotos. Así que ya me andaba con cuidado de no generarme yo mismo el spam. Y es verdad que el buzón de spam crecía y me quitaba mucha basura de la vista, a veces se equivocaba y metía lo que no debía, por lo que había que mirarlo de vez en cuanto, y otras veces no capturaba todo y seguía habiendo spam en la bandeja de entrada. 

No mucho tiempo después, cuando fui conociendo Google y tomando consciencia de que lo de “gratis” resulta que era mentira, que era simplemente pago indirecto a través de que usen mi información para venderla al mejor postor (o a todos los postores ya que estamos) busqué una alternativa.

Busqué una alternativa, y como tenía 5 GB por mi cuenta del Id de Apple, me hice una cuenta @me.com, poco después dejaron de hacerlas y podías hacerte alias con @icloud.com.

Fui migrando la cuenta de @gmail a @icloud en aquellos servicios de uso habitual, compañías de servicios, compañías aéreas, etc… lo típico, además de con amigos y familiares. Y poco después quité la cuenta de @gmail de mi cliente e correo. No di de baja la cuenta de @gmail porque nunca se sabe que podía llegar ahí en cierto momento, algo que quizá no recordaba… pero dejé de usarla, de dársela a nadie (ni ningún servicio) y de acceder a ella, salvo casos puntuales. 

He de decir que este cambio tenía un lado negativo (además de menos espacio de almacenamiento): cuando das tu cuenta de correo de viva voz a alguien, como en un hotel, banco, gimnasio… con Gmail sabes que van a acertar, pero con iCloud, como no están acostumbrados, no te entienden, lo escriben mal… aunque últimamente ya noto que eso no pasa. 

No volví a usar la cuenta de @gmail y en estos años habré entrado tres o cuatro veces, para ver si tenía ahí algún correo de algún servicio que usaba muy poco o alguna cosa antigua que no encontraba. 

Todas las veces me he encontrado la bandeja de entrada llena da basura, además de la carpeta de spam, que también tenía su basura. Muchos correos proceden de empresas que ni conozco, y otras sí que las conozco pero jamás he usado sus servicios ni les he dado mi correo. En este segundo grupo hay muchos servicios de esos que se anuncian en la tele a todas horas, de compraventa, etc…

Sin embargo, en mi cuenta de iCloud, que uso todos los días, no tengo ni un correo basura, y en la carpeta de basura tendré un par. Llevo años usando esta cuenta y nunca me llega spam.

Si he tenido el mismo cuidado al usar la de GMail y la de iCloud, ¿por qué una la tengo infestada de basura y la otra no tiene nada? ¿Cómo han llegado a tener esos remitentes mi cuenta de correo? ¿Quién se lo ha dado?

One Comment

  1. bladerunner

    Curiosamente yo he observado el problema contrario. Yo fui de los que tenia (y seguramente debe de seguir teniendo) una cuenta @mac.com. Llego un punto en el que se volvió inmanejable por la cantidad de spam que recibe. De hecho, alguna vez que me he conectado esta siempre atiborrado de spam.

    De Gmail tengo un par de cuentas, que uso también muy poco. Obligado para sincronizar calendarios y otras cosas del trabajo, pero siempre espero ver el buzón lleno, y nunca tiene nada.

    Eso si, a palos, he aprendido a segregar mi correo electrónico. No te sabría decir a ciencia cierta cuantas cuentas de correo tengo. Diría que entre unas diez y veinte. Aunque personal e importante solo tengo una.

    Como ejemplo, tengo una para compras, otra para listas, otra para mis trabajos de voluntariado, otra para búsqueda de empleo y así. El motivo es que da igual el cuidado que tengas con tu cuenta de correo. En el momento en el que una cuenta de correo ha sido “dañada” tiene mala solución. Hace muchos años las empresas no tenían que tener cuidado con los datos de los clientes. Y se que mucho del spam que recibo de mi cuenta personal, es porque alguien de mi circulo ha sido infectado, o ha compartido su libreta de direcciones. Todavía estoy cabreado cuando LinkedIn chupo mis contactos y mas de una década después todavía intenta ponerme en contacto con gente que detesto.

    A lo que voy es que no estas viendo la efectividad del funcionamiento de los filtros de spam de cada organización. Ese spam es resultado de haber compartido la dirección en su día con alguien o con alguna organización que no tuvo suficiente cuidado. Y una vez en una lista de spam, no sales. La dirección de búsqueda de empleo recibe correo basura de vez en cuando, pero esa solo ha sido compartida con un grupo minúsculo de organizaciones.

    Aparte que para mi segregar el correo me facilita mucho la vida. Pero es también la ventaja de tener mi propio servidor de correo. Personalmente pienso que da igual si es Gmail, o iCloud a nivel de privacidad.

    Como ultima nota, y dejo claro que de opinión personal. Cada empresa tiene sus intereses para que uses sus servicios. Apple no te vende publicidad, pero tiene un muy lucrativo negocio de publicidad en la App Store. El asunto de si usan los datos de sus usuarios es uno de los puntos del litigio que van a tener con la UE. (https://www.hausfeld.com/en-gb/what-we-think/publications/privacy-by-default-abuse-by-design-eu-competition-concerns-about-apple-s-new-app-tracking-policy/). El tiempo ya dirá quien tenia razón.

Deja una respuesta