3.7k 0

Apple hace limpieza de primavera

En numerosas ocasiones hemos hablado de lo poco que le tiembla el pulso a Apple al usar la cuchilla con aquellos productos que no cumplen las expectativas, bien en el desarrollo del producto o bien en el comportamiento en el mercado (léase en las ventas).

Apple no es una empresa especialmente paciente, y le gusta que cada producto tenga autonomía y un plan de crecimiento autónomo, un poco como si cada uno fuera el producto del que depende toda la empresa.

Si se le da una oportunidad y el producto no se comporta como se esperaba, o si corregir las carencias que motivan ese mal comportamiento en el mercado es demasiado caro o trabajoso, o incluso si, funcionando bien, encuentra dificultades en el desarrollo de sucesivas versiones, Apple rápidamente pierde interés y pasa al siguiente producto, para seguir probando.

Aunque podría hablarse de una técnica de ensayo y error, en el caso de Apple es mas (afortunadamente) ensayo y éxito, lo que hace estas defunciones aun más notables.

En esta primavera Apple ha sorprendido pasando por la guillotina dos productos que en la mente de los seguidores de Apple tenían una gran presencia, sin hacer consideraciones sobre si se vendían en la cantidad necesaria o no.

A pesar de todo, las defunciones del iMac Pro y HomePod se han producido por razones muy diferentes, como vamos a ser a continuación.

El iMac Pro

La razón de la desclasificación del iMac Pro está marcada por unas siglas que ya son muy conocidas entre los seguidores de Apple: M1

Las ganancias que supone la creación de un iMac usando la placa propietaria de Apple, tanto en potencia, ahorro de energía, gestión de la RAM, puede que incluso en precio, etc. hace que carezca de sentido tener un producto basado en chips de Intel que sea aún más caro y menos potente.

Así que, con el anuncio de los nuevos iMac M! en ciernes, Apple ha preferido sacar todo el inventario del iMac Pro de los almacenes, para que cuando el nuevo chipset haga su aparición en la gama no queden productos que nadie va a comprar, por precio y por obsoleto.

Recordemos que el iMac Pro, como su nombre indica, iba dirigido al sector más profesional, pero que no necesita o no puede permitirse un Mac Pro.

Si el salto computacional que Apple tiene preparado con el iMac M1 es tan grande como parecen prometer los productos presentados hasta el momento, ese producto (un iMac basado en chips de Intel) acabaría relegado en alguna esquina de la web, esperando a vender el último y poder eliminarlo.

Mejor hacerlo con tiempo y que todo el que quiera esas máquinas pueda hacerse con ellas pagando su precio completo.

Esto solo hace que aumentar las expectativas y ganas de que lleguen los iMacs M1 para ver qué ha conseguido Apple en este ámbito.

HomePod

Para los más veteranos la historia del HomePod les sonará conocida, porque Apple ya se aventuró en el segmento de los altavoces de sobremesa hace años… con un resultado similar.

El iPod Hi-Fi

El iPod Hi-Fi es altavoz de alta fidelidad creado por Apple para utilizarse con el iPod. Se puso a la venta el 28 de febrero de 2006 y se canceló el 5 de Septiembre de 2007.

Tenía forma de caja blanca con la sección de salida de los altavoces en negro. Sus dimensiones eran 43.18 cm x 16.76 cm x 17.53 cm.

Su precio fue de 349 dólares

El HomePod

El HomePod se presentó el 5 de Junio de 2017 y Apple confirmó que se abandonaba el 3 de Marzo de 2021.

Se trataba de un altavoz que ofrecía algunas cualidades únicas que lo diferenciaron de la competencia, como la detección del entorno, sonido Dolby Atmos, además de siete tweeters y un subwofer.

El HomePod se puso a la venta por 349 $, aunque luego se rebajó a 299$. En España cuesta 329€

Aunque la crítica aclamó la fidelidad del sonido y la capacidad envolvente del HomePod para llenar una habitación, todos coincidieron en era un producto caro, en la frontera de productos de auténtica alta fidelidad que ofrecían mejor sonido.

Como sabemos, una vez un producto se asienta en la cabeza del consumidor como “caro”, es prácticamente imposible popularizarlo.

En el HomePod mini, Apple eliminó las características más avanzadas y se centró en la popularidad: el tamaño, y el precio, al tiempo que ofrece un gran sonido, más a la par con el precio.

A diferencia del iMac Pro, donde las razones del final de su camino está claro, en el caso del HomePod se trata más de una cuestión de supervivencia de la especie.

La gama HomePod seguirá adelante, pero sólo los más pequeños, ágiles y versátiles sobrevivirán.

Como hemos escrito alguna vez, el hecho de que el HomePod requiera estar enchufado a todas horas es una limitación que deja fuera a los usuarios más jóvenes, que utilizan los altavoces como sustitutos de los auriculares, llevándolo de una habitación a otra a medida que se desplazan.

Seguro que futuras variantes del HomePod tendrán batería, resistencia al agua, etc. de manera que pueda competir allá donde está el mayor número de compradores potenciales.

Y quién sabe, dentro de unos años, cuando esa generación que se ha criado llevando el altavoz puesto a todo volumen por la calle, por la casa, en el coche, maduren y se establezcan, quieran un altavoz con mejor sonido y ya no será tan. importante tenerlo siempre enchufado… tal vez entonces vuelva a la vida el HomePod.

Pero de momento, el futuro es de la movilidad y el HomePod como lo hemos conocido no tiene sitio en ese ecosistema.

¿Qué es lo siguiente en tu lista, Apple?

Alf

Propietario de www.faq-mac.com.

Deja una respuesta