Escribe tu búsqueda

Cómo mejorar la conexión a Internet en casa (parte VII)

Compartir

En los capítulos anteriores de «Cómo mejorar la conexión a Internet en casa» hemos visto formas de conseguir una mayor velocidad y estabilidad de la conexión sin gastar dinero (o gastando muy poco), pero en ciertas ocasiones es necesario hacer una inversión para notar resultados. 

Cuando tenemos una casa grande o con muchos obstáculos, varios pisos, etc… una buena solución es tener varios puntos que generen una red wifi en lugar de uno solo. 

Los repetidores 

La opción clásica han sido los repetidores, unos pequeños dispositivos que normalmente colgaban del enchufe eléctrico. 

Estos dispositivos reciben la señal del router principal a través de la wifi y generan una nueva red wifi (con otro nombre). 

Así, tu dispositivo puede conectarse a ese dispositivo en lugar de al router (si está más cerca) y mejorar la comunicación. 

Los problemas de los repetidores

Como hemos visto, los repetidores se dedican a repetir lo que reciben. Reciben un paquete del router y lo repiten para que llegue al teléfono. Escuchan un paquete del teléfono y lo repiten para que llegue hasta el router. Esto hace que la velocidad baje a la mitad, ya que el tiempo que dedicamos a escuchar el mensaje lo vamos a perder en volver a enviarlo. 

El repetidor debe recibir la señal wifi correctamente para poder escuchar o enviar los mensajes. Si, por ejemplo, tenemos problemas para conectarnos con el móvil estando en la habituación y ponemos el repetidor en esa misma habitación, es verdad que tendremos una señal muy potente al conectar con ese repetidor, pero es posible que el repetidor no pueda comunicarse con el router porque lo tenga muy lejos o con muchos obstáculos (si no podía el teléfono, ¿por qué va a poder el repetidor?). 

Otro de los problemas es que genera una red nueva y distinta a la original. Cuando nos movemos por la casa con el iPad o el iPhone, éste está conectado a la red A y no la va a soltar hasta que la señal sea muy muy débil. Y es posible que tengamos al lado la red B con toda la potencia, pero el sistema seguirá conectado a la red A mientras pueda. Así que tendremos una calidad muy mala a no ser que vayamos a los ajustes del wifi y cambiemos manualmente a la red B. 

Soluciones y consejos

El primer y más importante consejo es que no compréis un repetidor si podéis evitarlo. No es una buena solución casi nunca. Antes probad las soluciones que se dieron en los anteriores artículos. Y, si no hay más remedio y hay que gastarse dinero, mejor una red mesh (ya hablaremos de ellas). 

Es muy importante colocar el repetidor en un lugar a medio camino entre el router y el destino, así hay más posibilidades que la señal llegue mejor tanto de un lado como del otro. 

Mejor siempre pegado al techo. No tenemos enchufes en la zona alta de las paredes o pegados al techo, pero quizá se pueda poner sobre un armario o un mueble con un alargador. Al estar en un lugar alto, la señal se va a encontrar con menos obstáculos  para llegar hasta el router o el teléfono. 

Usar un repetidor dual (que use las bandas de 2,4GHz y 5GHz): si necesitáis velocidad, tenéis que recurrir a la banda de 5 GHz, sobre todo en zonas muy saturadas, en bloques de pisos con muchas redes…

Un truco que podemos hacer para conseguir más velocidad, si la zona no está saturada, es utilizar una de las bandas para conectar con el router y otra con los dispositivos. Por ejemplo, la banda de 5 GHz para conectar con el router y la de 2 GHz para los dispositivos. Eso permite que el repetidor esté escuchando un mensaje del router a la vez que envía uno al teléfono, ya que son canales de comunicación separados y no se interfieren. Aunque si tenemos la red de 2,4 GHz muy saturada quizá no podamos usarla.Una solución muy buena sería, si el repetidor que tenemos tiene toma de red cableada (ethernet), pasar un cable de red desde el router hasta el repetidor y usarlo como punto de acceso. Esto supondría que tendríamos toda la velocidad en el área del repetidor, eliminaríamos una ruta por wifi con sus posibles problemas de llegada o interferencias, y sería equivalente a tener una tercera banda independiente (y totalmente privada). Sabemos que da pereza pasar cables, pero vale la pena el esfuerzo. 

Más artículos de la serie

Etiquetas:

También podría interesarte

Dejar un comentario