Escribe tu búsqueda

Cómo mejorar la conexión a Internet en casa (parte II)

Compartir

Wi-Fi viene de “Wireless Fidelity” y se trata de un estándar para comunicación inalámbrica con la intención de sustituir los cables de red. Hay otros estándares como GSM, Bluetooth o ZigBee aunque cada uno enfocado en un tipo de conexiones distinta. 

La wifi comenzó a extenderse a principio de los 2000 y empezó a aprovecharse con las primeras conexiones ADSL, cuando comenzaban a llegarnos a casa velocidades tan increíbles como 128 kb/s o 256 kb/s (veníamos de velocidades de 28 kb/s o 33 kb/s). No sólo nos evitaba el engorro de tirar un cable, ahora también podíamos tener varios aparatos conectados a la vez. 

El problema de la seguridad

Pero no todo son ventajas, también tiene sus inconvenientes.Uno de sus problemas es la seguridad. 

Cuando estás enviando información la estás enviando a todos los lugares y cualquiera, que esté lo suficientemente cerca, puede leer esa información y saber lo que estás enviando. 

Este es un problema que los cables de red no tienen puesto que, para leer la información que pasa por ellos, sería necesario acceder físicamente a ellos. 

Para solucionar este problema se empezó a trabajar con conexiónes cifradas, no es que los datos no lleguen a todo nuestro entorno, es que el entorno no los va a entender. 

Ahora bien, si nuestro “espía” tiene nuestra clave de cifrado sí podría leer nuestra información. 

El problema de las conexiones no deseadas 

Quizá en nuestro entorno no hay nadie interesado en saber lo que estamos transmitiendo, en ver nuestras fotos o leer nuestros mensajes, simplemente quiere nuestro acceso a Internet. Aquí no se trata de un “espía” sino de un “vecino gorrón”. 

Ya sea porque le dimos la clave algún día, porque le dimos la clave a otro vecino que se la dio a su vez al vecino gorrón o porque nuestra clave no es segura y ha conseguido descifrarla, el caso es que se puede conectar usando nuestra wifi. 

¿Y que pasa si se conecta con nuestra wifi? Nos estará quitando ancho de banda, es decir, parte de nuestra capacidad y velocidad. Así que nuestra conexión será más lenta (a parte de los problemas de seguridad, ya que podría leer información nuestra). 

Así que debemos deshacernos de usuarios no deseados

Cambia la contraseña de la wifi

Nunca dejes la misma contraseña de la wifi que viene por defecto en el router que te da la compañía, son las claves más inseguras de todas. 

Varias veces se ha dado que se ha filtrado la base de datos de contraseñas wifi de cierto operador. Los atacantes tienen esas bases de datos y son las primeras con las que prueban, así que si ha habido una fuga de información de tu operadora sería una víctima muy fácil. 

Utiliza una contraseña complicada

Cuanto más complicada mejor, letras, números, símbolos… (cuidado que algún router no admite algunos símbolos). Así que si pones djfBHU826@#!382añzoeu mucho mejor que una palabra o una frase. 

Cambia la contraseña de vez en cuando

Aunque pongas una contraseña complicada es posible que acabe filtrándose por descuido tuyo o por algún atacante que tenga mucha paciencia, así que no está de más que la cambies cada cierto tiempo, cada mes, cada dos meses… pero cámbiala por otra que no tenga nada que ver (es decir, no le vayas cambiando el año al final…).

Cómo cambiar la contraseña

Para cambiar la contraseña de tu red inalámbrica debes entrar en el enrutador. Para ello debes escribir en tu navegador de Internet la dirección 192.168.1.1 o 192.168.0.1 que son las direcciones más habituales. 

Otra manera de saberlo, en macOS, es yendo a Preferencias del Sistema > Red y ver que pone en “Router”. En iOS yendo a Ajustes > Wifi  y marcando sobre la “i” que aparece al lado del nombre de la red a la que estamos conectados y mirando en “Router”.

Es necesario que conozcas el nombre de usuario y la contraseña para acceder al enrulador, no tiene por que se la contraseña wifi. En los dispositivos que te pone tu operadora, suele venir en una etiqueta que está debajo. Si no tendrás que buscar por Internet cual es la contraseña de tu router modelo xxx de la operadora xxx. O también puedes llamar a tu operadora a preguntar. 

Dentro del enrulador tendrás que ir a un apartado que normalmente se llama wifi o conexión inalámbrica. 

Tipo de cifrado

El cómo se cifra la información también es importante para evitar que tus vecinos consigan entrar en tu red, es importante que uses un sistema de cifrado seguro. 

Lo primero es que debes usar algún tipo de cifrado, no usar ninguno es una locura, salvo que estés en medio del monte solo y aislado.

Nunca utilices WEP, es un sistema muy anticuado y débil, fácilmente te lo podrían descifrar. 

Utiliza preferiblemente WPA2 con AES. No utilices WPA a secas (WPA1).

Cambio de seguridad desde la web para el Netgear R7000

Si tu enrulador es lo suficientemente moderno y decente podrías incluso usar WPA3 que es el último tipo de cifrado que ha salido. Aunque quizá algunos dispositivos no lo admitan. Si tienes esta posibilidad, pruébala.

Cambio de seguridad desde la aplicación móvil del Synology RT2600ac

Comparte la contraseña de la wifi fácilmente 

Para pasarle la contraseña a otra persona  que tenga un dispositivo de Apple es muy fácil desde ya hace unas versiones del sistema operativo. 

Asegúrate que tú, que tienes el móvil conectado a la wifi, tienes la wifi y el bluetooth activos. Lo mismo para la persona que se quiere conectar. 

Ahora dile a la persona que se quiere conectar como se llama tú wifi y dile que vaya a conectarse. 

Cuando intente conectarse te aparecerá en tu pantalla un botón para compartir la wifi con él. Si le das no tendrá que escribir la contraseña, en un momento estará conectado. 

Tu contraseña en tu llavero en iCloud

Utilizar el llavero en iCloud es una maravilla para acceder a muchos servicios y también para las contraseñas de las wifi. 

Así que si conectas a una red a través de uno de tus dispositivos, todos los demás que están en tu cuenta también se conectarán automáticamente. 

Pero para que les llegue esa contraseña es necesario que estén conectados a Internet. 

Así por ejemplo, llegas a casa de tu abuela, pones la contraseña de la wifi en el iPhone y tu iPad, que no tiene conexión móvil, no se conecta a la wifi automáticamente. Esto es debido a que el iPad está aislado sin conexión y no le ha llegado la contraseña. 

Sin embargo, si pones primero la contraseña en el iPad, a poco tiempo el iPhone se habrá conectado solo. Eso es debido a que el iPad ha conseguido conexión a Internet, ha trasmitido la clave de la wifi al llavero en iCloud y el teléfono, que está conectado por red móvil, ha recibido la contraseña.  

Así que el ejercicio de hoy será que cambiéis la contraseña wifi de vuestra casa. 

Más artículos de la serie

Etiquetas:

1 Comentario

  1. Alquimista 5 abril, 2020

    madmac, muchas gracias por los artículos.

    Alf, ¿sería posible filtrar la publicidad para que NO salga el p*t* mackeeper? Es que te ha parasitado la web y ya casi es la única publicidad que aparece.

Dejar un comentario

A continuación

Twitter
Visit Us
Tweet
YouTube
Pinterest
LinkedIn
Share