Las guerras de Apple: objetivo la App Store

1.9k 0

En realidad, este es el segundo capítulo de una historia que comenzó hace algunos meses, y que seguramente has estado leyendo: Fortnite demanda a Apple por obligarle a utilizar su sistema de pagos dentro de las apps (y pagar su correspondiente comisión del 30%).

Ya dentro de esa cronología, cuyo resultado seguramente va a marcar el futuro de la App Store y la plataforma iOS como la conocemos, hablamos de que en Septiembre de 2020 los periódicos también habían pedido que les rebajaran las comisiones dentro de Apple News.

Los periódicos provienen de una estructura heredada de la época analógica, que necesitan sostener rotativas, papel, y grandes plantillas que puedan cubrir todos los territorios, toda la actualidad, en todos los campos.

Es cierto que el periodismo de investigación requiere tiempo y recursos, es verdad que para leer voces autorizadas, que puedan conformar opinión e iluminar el sentido y significado de los acontecimientos hace falta dinero. Sin duda el periodismo hay que pagarlo, y en nuestros tiempos necesitamos buenos periodistas, los mejores que podamos encontrar, bien formados y con la cabeza bien estructurada, que puedan aportar perspectiva y conocimiento de lo que hablan.

Pero una cosa no quita la otra: los periódicos, como la música anteriormente (y las editoriales, y el cine, y… tantas industrias que venían de un monopolio exclusivo) sienten que con la digitalización y la aparición de nuevos actores les están quitando parte del bocadillo, incluso aunque hayan demostrado, de manera reiterada y durante mucho tiempo, que no saben cómo explotar esa audiencia. Que sólo saben aplicar las viejas recetas a los nuevos tiempos, y confiar que funciones, porque, al fin y al cabo, mientras sean los únicos ¿qué otra cosa pueden hacer los que quieran estar informados?

Así que, si hay una mínima oportunidad de ganar más, haciendo lo mismo, y -por supuesto- mientras otros se dedican a conocer lo que quieren los usuarios y a presentarlo de una forma atractiva para que se “enganchen”, van a saltar directos a la oportunidad. ¿Quién puede renunciar a ganar más dinero haciendo lo mismo?

En el “spin off” de la demanda de Fortnite contra Apple, se creó una asociación sin ánimo de lucro que traduje como “Coalición para la justicia de las apps” (parafraseando a la Liga de la justicia), una organización pensada básicamente, para constituirse como grupo de presión y encontrar adeptos entre los políticos que puedan forzar un cambio “antimonopolio” en las normas con las que Apple regenta la tienda de su plataforma.

Así que, en este mes de Diciembre de 2020, ha saltado el titular, no por previsible menos lamentable:

Los principales editores norteamericanos se unen a la Coalition for App Fairness

Digital Content Next, que representa a Associated PressThe New York TimesNPRESPNVoxThe Washington PostMeredithBloombergNBCUThe Financial Times y más, se ha convertido en el 50 miembro en unirse a la Coalición para la justicia de las apps. 

Otras organizaciones de medios de comunicación europeos ya se han unido a la asociación, como European Publishers Council (un lobby que agrupa a grandes grupos editoriales como Prisa, Vocento, Prensa Ibérica, etc.), News Media Europe (otra asociación que reúne a su vez a asociaciones de múltiples procedencias europeas), GESTE (asociación francesa de medios online) y Schibsted (el gigante de anuncios clasificados).

Digital Content Next es la primer organización de los Estados Unidos que se une a la Coalición representando a los medios de comunicación, y acumulativamente tienen una audiencia de 233 millones de visitantes únicos y alcanza al 100% de la población norteamericana conectada a internet.

Las editoriales piensan que Apple “impacta severamente” sus modelos de suscripción al servir como intermediario. Dicho de una manera rápida, el argumento se basa en que Apple se equivoca al obligar a las editoriales a utilizar los pagos dentro de la app en los servicios de suscripción, lo que, como consecuencia, obliga a subir los precios para incluir la comisión de Apple.

A primeros de año, Digital Content Next ya criticó las prácticas de Apple cuando disminuyó su comisión del 30% al 15% en las apps de suscripción de vídeo. Desde su punto de vista, Apple cambió esas reglas por Amazon, de manera que pudiera tener la app de Prime Video en iOS y en tvOS. Básicamente, lo que los editores quieren es el mismo descuento para ellos mismos, pero no lo consiguieron, a pesar de que Apple sostiene que las reglas de la App Store son iguales para todos.

Además, Digital Content Next argumenta que las comisiones de Apple y el bloqueo que realiza Safari de las cookies de terceras partes y el bloqueo del rastreo de los usuarios les han alejado de los ingresos que obtenían directamente de su audiencia, como las suscripciones y eventos. Culpan a Apple de haber tenido que recurrir a anuncios digitales, donde tienen que pagar una comisión del 30% sobre los ingresos.

También tienen quejas sobre los limitados ingresos que Apple News+ está generando, y especialmente el poco control que les aporta sobre los lectores y el negocio, de tal manera que algunas publicaciones, como The New York Times, integrante de Digital Context Next, han abandonado la plataforma. 

“Conseguir que DCN se una a la Coalition for App Fairness es un hito de nuestra campaña, y su perspectiva en los problemas con la App Store a los que se enfrentan las principales cabeceras hará que nuestra voz suene aún más fuerte” dice Sarah Maxwell, portavoz de la Coalition for App Fairness, en un comunicado. “Estamos encantados de poder trabajar con ellos para trabajar por políticas de la App Store que sean justas, que hagan que Apple sea responsable de su cumplimiento y que den a los usuarios libertad de elección”.

La organización Coalition for App Fairness se describe a si misma como “una organización independiente sin ánimo de lucro fundada por empresas líderes en la industria para reclamar la libertad de elección y la competencia leal en el ecosistema de apps” La coalición está radicada en Washington D.C. y Bruselas, y pretende conseguir cambios legales y regulatorios sobre lo que para ellos son tres puntos clave: “políticas anticompetitivas”, “comisión del 30%” y “falta de libertad de los consumidores”.

El fin de Apple News+

Personalmente creo que el final de Apple News+ está escrito. Al igual que en otras ocasiones, en las que Apple pensó que su reputación podía servir como garante de fiabilidad, se ha metido en un jardín en el que tiene una difícil salida.

Tal y como dicen los propios soportes, no quieren intermediarios. Antes prefieren que la nueva generación crezca sin conocer lo que es un periódico, cogiendo información de aquí y de allá y perdiendo toda posibilidad de sostenibilidad en el futuro, que pagar a un prescriptor como Apple para que les haga de embajador e introductor.

Tal y como yo lo veo, Apple dará un tiempo para ver si hay alguna forma de salvar el servicio, pero no me cabe duda de que finalmente lo abandonará.

Se podría decir, una vez más, que el mundo no necesita salvadores. Especialmente si nadie quiere ser salvado.

Sobre la comisión del 30% en las compras (del primer año)

No es este el lugar para discutir si la comisión debería ser del 40%, del 30, del 15 o del 5%. Es cierto que la App Store es una máquina de hacer dinero, de la misma manera que cada año, Apple presume de la cantidad de dinero que han ganado los desarrolladores para iOS, gracias a la plataforma que han creado.

Sólo podemos repetir lo que dijimos en el artículo sobre la demanda de Fortnite y que se aplica a todo este caso:

Es como si iOS fuera una especie de propiedad pública y todo el mundo tuviera derecho a hacer de ella lo que quiera, eso sí, mientras Apple sigue cargando con la responsabilidad de mantenerlo seguro, aseado y limpio para que todo el mundo pueda sacar la tajada que considere oportuna.

Como se ha demostrado en el caso de BlueMail, Fortnite no necesita estar en la plataforma de Apple para generar ingresos y nadie le obliga a estar ahí. Es el hecho de que Apple ha construido una plataforma segura, atractiva e innovadora, lo que hace que la gran mayoría de los consumidores que tienen dinero para gastar estén en ella.

Lo que quiere Epic es que le dejen entrar en el mejor restaurante llevando su propia comida, pero que aun así le pongan mantel, servilletas y le sirvan la bebida, sin tener que pagar nada. De hecho, quiere poder invitar a otros amigos a su mesa, pero cobrándoles por ello, sin que el restaurante pueda cargar nada por tener el local, pagar la luz, el aire acondicionado… ya entendéis la metáfora.

La Coalición para la justicia de las apps

No se puede evitar observar que la Coalición está cogiendo alas. Con sedes en Washington y en Bruselas, claramente están trabajando las voluntades de los políticos que en muchos casos pueden estar supervisando investigaciones antimonopolio sobre Apple, vendiendo argumentos y ofreciendo a cambio (nunca habrá un documento que lo demuestre) tratamientos favorables o atención especial a las actividades de tal o cual candidato, o apoyo en las iniciativas que sean cercanas al corazón de los políticos.

Lo único que piden a cambio es que se obligue a Apple a abrir su jardín para que todo el mundo pueda pasear por él. Es en favor de los consumidores, así que, ¿quien va a protestar?

Afortunadamente, el objetivo -de momento- es tan concreto que el recorrido de la Coalición es muy limitado. Pero si todos estos poderes fácticos (no olvidemos que ya agrupa a gran cantidad de los medios de comunicación escritos del mundo) se ponen de acuerdo en una agenda determinada, será muy difícil detenerles.

Lo que quiero decir es que, con estas incorporaciones, el poder de la Coalition for App Fairness ya es innegable, y realmente tienen la capacidad de dar la vuelta a un asunto que, tratado de una manera imparcial, tiene unas piernas muy cortas.

Pero ya sabemos cómo funciona el lobbying…

Deja una respuesta