Escribe tu búsqueda

El estado del mercado musical en 2020

Compartir

En 2008 se lanzó Spotify (creada en Suecia) en el mercado europeo, mientras que su implantación en otros países se realizó a lo largo de 2009.

Hasta abril de 2020, la compañía tenía 286 millones de usuarios activos mensuales, incluidos 130 millones de suscriptores de pago (fuente).

Con su lanzamiento comenzó un cambio de paradigma en la forma de consumir música, que al final se ha convertido en tsunami que ha arrasado con la noción de “poseer” música.

Progresivamente, todas las grandes empresas tecnológicas (Google (2011), Amazon (2007), Apple (2015) -Microsoft tuvo 2015-2018, pero ahora ofrece Spotify), etc.) han lanzado su servicio propio de suscripción musical, intentando conseguir una parte del pastel en los ingresos recurrentes.

Aunque año tras año el pastel se ha ido ampliando, de manera que todos han visto crecer su base de usuarios sin necesidad de “robar” clientes a sus competidores, parece que esa expansión puede estar llegando a su límite, por lo que la diversión puede estar a punto de comenzar…

El mercado de la música grabada

El mercado de música en streaming en el segundo trimestre de 2020

Si miramos las cuotas de mercado del consumo de música grabada en el segundo trimestre de 2020, elaborado por Counterpoint, podemos observar que empieza a estar realmente concurrido.

Los ingresos por la emisión de música a través de internet, en el segundo trimestre de 2020, declinaron un 2% si se comparan con el trimestre anterior, pero sin embargo crecieron un 13 % si se comparan con el año anterior.

Se trata de la primera vez que los ingresos bajan con respecto al trimestre anterior, aunque se han dado condiciones especiales.

Las suscripciones de pago superaron los 400 millones, creciendo un 29 % con respecto al año anterior y un 2 % con respecto al trimestre anterior. El crecimiento en el trimestre anterior fue de un 35 % con respecto al año previo y de un 7 % comparado con el trimestre precedente.

El estudio de Counterpoint incluye las 15 principales plataformas de streaming teniendo en cuenta sus Usuarios Activos por Mes (Monthly Active Users – MAUs), suscripciones, ingresos y los ingresos medios por usuario (Average Revenue Per User – ARPU).

Siendo Apple Music la última en llegar al mercado, según el estudio de Counterpoint, en el segundo trimestre de 2020, ya tiene un 21% de cuota de mercado en el segmento de suscripciones de pago.

Uno de los investigadores, Abhilash Kumar, dice en el informe “El crecimiento se ha ralentizado en el segundo trimestre, y por primera vez, los ingresos han disminuido proporcionalmente. Hay un par de razones para ello: las plataformas de música en streaming ofrecen descuentos y han rebajado precios en las suscripciones de pago para retener a los clientes o para impedir que se cambien a un plan gratuito. De igual forma, los ingresos por publicidad han visto una caída ya que muchas empresas han recortado los presupuestos a causa de la pandemia provocada por la COVID-19. Sin embargo, los podcasts han mantenido a la audiencia fidelizada”.

En cuanto a los usuarios mensuales activos, Tencent Music (con sus subsidiarias QQ Music, Kuwo y Kugou) lidera la clasificación del segundo trimestre de 2020 con una cuota del 26%, seguida por Spotify y YouTube Music con el 12% y el 10% respectivamente. Sin embargo, cuando se habla de suscripciones de pago, Spotify sigue siendo el líder con una cuota del 34%, seguida por Apple Music (21%) y Amazon Music (15%).

Por el contrario, durante el primer trimestre la industria de música en streaming no pareció verse afectada por la COVID-19. De hecho, el número de horas de escucha en streaming aumentaron a medida que la gente pasaba más horas en casa. Con el comienzo del segundo trimestre, el mercado vio una ralentización del crecimiento, provocada por el descenso tanto en suscripciones de pago como en ingresos por publicidad.

Así estaba el mercado de streaming en 2019

Los clientes que importan

Desde nuestro punto de vista, el liderazgo de Spotify en usuarios activos gracias a su opción gratuita con publicidad es una falsa sensación. No sólo esos oyentes gratuitos le cuestan dinero (que tiene que pagar a las discográficas por royalties) sino que la publicidad que inserta no es suficiente para compensar ese gasto -además de irritar al oyente.

Los clientes que importan son los que pagan, y en eso Apple siempre ha tenido claro (en esto y en todo) que no quiere ser la líder en usuarios, sino en rentabilidad.

Por eso Apple no tiene una opción gratuita, y si quieres escuchar sus selecciones o su biblioteca, o sus emisoras de radio, tienes que pagar.

En sólo cinco años ha pasado en cuota de mercado de pago del 0 al 21%, y ya está sólo a 13 puntos de Spotify, que tiene severos problemas para financiar su expansión, que ahora se ha vuelto hacia los podcasts como forma de crecimiento.

El mismo servicio en todas las plataformas

A pesar de lo que digan en su publicidad los Apple, Amazon, Google, Spotify…, la música es básicamente la misma en todas las plataformas, porque no la crean ellas. Se limitan a revender el arte de otros.

Así que es muy difícil diferenciarse de la competencia. Apple ha optado por las emisoras de radio, Spotify ha descubierto los podcasts, Amazon lo tiene metido dentro de su oferta Prime y Google (que tiene Google Play y YouTube)… parece poner todo el peso en la marca.

Todas las plataformas están atrapadas entre el suelo -que supone tener que pagar por cada minuto que emitan- y el techo de la falta de diferenciación entre unas plataformas y otras.

Seguramente, después de Apple One, veremos un Apple All o similar, que incluya una suscripción a la música y a los libros, donde -al estilo de Kindle- puedas leer y escuchar todo lo que quieras por una cuota mensual que incluya Apple TV+, Arcade, etc.

La comodidad frente a la posesión

Los que nos hemos criado en la era pre-digital estamos acostumbrados a “poseer” la música que nos apasiona. Pasar la mano por la portada de un vinilo, leer las letras, etc.

Esa experiencia se vio muy deteriorada con la llegada del CD, donde todo era más pequeño y “barato”.Pero lo compensaba con la comodidad. Seguías teniendo la música que te gustaba, y cabía más en menos espacio.

Ahora, desde el minuto uno, tienes toda la música de la historia (es un decir) a tu disposición, y las propias plataformas te proponen listas de música para que no haya que investigar, descubrir, profundizar.

¿Para qué vas a volver a escuchar aquella canción de hace un mes, si ya tienes otras cien encima?

No decimos que sea malo. También nosotros usamos listas prefabricadas, perfectas para cuando no quieres pensar.

Pero las nuevas generaciones están centradas en el hoy, en el ahora. Carecen -en general- de una visión de la historia y de un interés por saber cómo han llegado hasta aquí.

Y eso, aunque sean ricos para pagar cada mes una suscripción, les hace seguir siendo pobres.

Ruby nunca saldrá en las listas pre-programadas de las plataformas de streaming….

Etiquetas:

También podría interesarte

Dejar un comentario

Twitter
Visit Us
Tweet
YouTube
Pinterest
LinkedIn
Share