Vodafone, una de las operadoras telefónicas más grandes del mundo está intentando que los usuarios de su App la actualicen utilizando una versión Beta, distribuida a través del sistema TestFlight de Apple. Es difícil saber si es pura incompetencia de su equipo de desarrollo o está intentando hacer trampas para conocer más del uso que hacen sus clientes del teléfono móvil. Ninguna de las dos situaciones le favorece.

La experiencia con Vodafone, como usuario, ha sido nefasta. Desde ser estafado por un comercial de la propia marca vendiéndome una oferta inexistente -y que se niegan a reconocerme hasta llevar más de seis meses peleando para que dejen de cobrarme de más, obteniendo como respuesta que ya se ha aprobado la devolución en meses posteriores.

Que las operadoras telefónicas son los nuevos bancos, aprovechándose de su oligopolio y gozando de una inmunidad a prueba de demandas, ignorando la insatisfacción generalizada de sus usuarios y utilizando todo tipo de artimañas para anunciar una cosa y luego cobrar otra, creo que es una impresión ajustada de la realidad.

Si esto fuera Estados Unidos, seguramente las demandas «Class action» colectivas contra el abuso de poder que ejercen las operadoras telefónicas serían noticia diaria, y seguro que se tomarían en serio lo que hacen.

Pero esto es España (supongo que en Europa es más o menos igual) y aquí todo vale, hasta que te llega el turno de ser el malo de la película.

Si llegaré a ver el día en que meten en cintura a esta panda de mafiosos, fulleros y estafadores de poca monta lo ignoro. Que mientras viva tendré que aguantar a unos o a otros y que son todos de la misma escuela, de eso estoy seguro.

Pero basta del alegato personal. Vamos con la noticia

La app de Vodafone

La app de Vodafone siempre ha sido mala, al menos en el iPhone. Durante semanas se negaba a reconocer las credenciales, imposible entrar a ver el consumo. Llamadas eternas al sistema de ayuda al usuario para que ellos recrearan la contraseña, sólo para que funcionara esa vez, hasta que se cerraba la sesión y vuelta al bucle (yo tengo cuenta de empresa).

Después de la última llamada al servicio de soporte (por la minucia de que me habían cobrado 90 € de más…otra vez) decidí asomarme a la app, para ver si podía acceder a las facturas.

La manera de saber lo que me cobran es ver un repentino cargo en el banco, nunca porque me llegue la factura en papel, que todos estos meses después sigo sin conseguir que me envíen.

Abro la app Mi Vodafone y me encuentro este mensaje.

Ya es para tener escalofríos que en la pantalla de aviso de actualización haya texto falso. El nivel técnico de los responsables de la programación de la app de Vodafone es como para planteárselo. Los controles de calidad no hablemos.

Recordemos que millones de personas confían en la pericia de esta empresa para sus comunicaciones privadas, tanto habladas como escritas. Si en algo tan sencillo como una pantalla de aviso, de los tres elementos que tiene se olvidan de cambiar uno… ¿qué podemos esperar del resto?

Yo os lo digo: meses de intentar infructuosamente que los «descuentos se apliquen correctamente», porque deben ser el cometido de un grupo que trabaja en el sótano siete de algún edificio abandonado y tienen que marcar los descuentos en mármol de Carrara para que se consideren aceptados. Demasiado trabajo para estar al día, así que la lista de espera no deja de crecer.

Pero esta chapuza monumental no acaba ahí. Toqué el botón de Actualizar y esto es lo que me encontré:

La actualización conectaba directamente, a través de TestFlight. con la versión beta de la app, que obviamente, no puede distribuirse al público en general. Esto no es sólo de sentido común, es que las normas de Apple lo prohiben. TestFlight en la web de Apple.

Para poder usar una aplicación en modo TestFlight tienes que tener instalada la app TestFlight en tu iPhone o iPad.

El problema de los certificados de empresa.

Tal vez recuerdes los escándalos recientes de empresas como Facebook y Google utilizando las capacidades de certificado de empresa.

Tanto Facebook como Google utilizaban este método de distribución para que los usuarios utilizaran apps que recogían datos de uso del teléfono, como navegación, mensajería, email, etc. y de esta manera poder analizar patrones de uso -y poder extrapolar al resto de usuarios.

El tema se zanjó con la suspensión de la validez del certificado por parte de Apple, hasta que se comprobó que no quedaba ninguna app utilizando ese método con usuarios particulares.

Poco después otras noticias destacaron que muchas otras empresa utilizaban este método para distribuir aplicaciones «hackeadas» que hacían cosas que las normas de la App Store prohibían.

¿Incompetencia o trampa?

En la situación de Vodafone, caben dos opciones: o bien su equipo es completamente incompetente y uno pensaría que han pasado a engrosar la lista del paro o bien Vodafone, en el peor momento posible, intentaba aprovechar las libertades de distribuir una versión beta para establecer su propio «grupo de estudio».

Yo no actualicé la app, por supuesto -al fin y al cabo tampoco la utilizo habitualmente y su funcionalidad es más que discreta.

Pero, como resaltaba antes, el hecho de que mis comunicaciones estén en manos no sólo de abusones sino de incompetentes sólo hace añadir sal a la herida.

Actualización a la app de Vodafone

Las capturas las hice el jueves pasado. Hoy martes ya funciona la app, pero el mensaje que te recibe al abrirla (parece que se actualizó automáticamente cuando se desactivó el desvío a TestFlight) es igualmente aterrorizante:

No soy programador y no sé hasta qué punto pueden hacer lo que dicen, pero básicamente entiendo que van a hacer lo que antes se hacía utilizando el certificado de empresa, pero en abierto con todo el mundo.

Visto lo visto, espero que Apple haya avisado el uso que hace Vodafone del certificado de empresa, porque en esos días potencialmente miles de usuarios de Vodafone pudieron instalar una versión que no ha pasado los controles de la App Store.

Y que de paso revisen qué hace esta App exactamente para registrar las actividades del usuario.

Creo que no voy a utilizar la app. Llamadlo un banal acto de rebeldía.

In this article


Join the Conversation

3 comments

  1. Fe Ro

    Aprovecho, yo vengo de ONO, nos pasaron a Vodafone, y ahora para visualizar los correos tengo que utilizar Mi Vodafone por cojones si no nada de nada, antes con ONO podía visualizar sin problemas todos los correos con Safari.

  2. Manuel Bonino

    Ánimo y paciencia, yo ahora mismo les estoy exigiendo una indemnización por daños y perjuicios, además de la devolución del dinero, por dejarme meses sin servicio. Pedí un traslado de domicilio, me garantizaron que en una semana lo tendría, y meses después, intermediación del Ministerio de Telecomunicaciones mediante, me han concedido graciosamente la baja sin terminar la permanencia. Lo más gracioso: niegan que yo haya solicitado ese traslado. Afortunadamente guardo las conversaciones que he mantenido con su soporte por Twitter y los correos electrónicos enviados también a su soporte técnico y ya he comenzado esa otra pelea. Porque encima dicen que no han grabado ninguna de las conversaciones que tuve con sus operadores por teléfono (HORAS Y HORAS al teléfono).

    Esta improvisación se la dediqué una tarde enfadado con ellos, dedicada a todos cuantos les hemos sufrido: https://www.youtube.com/watch?v=JRDIsquNqgs

  3. Lugolo

    Te entiendo perfectamente Alf. Vodafone es, con muchísima diferencia, la peor compañía en la que he estado. Y he pasado por Amena, Movistar, Jazztel, Orange y Yoigo.
    Esta es la 3ª vez que estoy con ellos, y me arrepentí casi el mismo día de contratarlo. Me iba a quedar en Yoigo que me contraofertaron y estaba a gusto, pero al final me ofrecieron “mejores condiciones” y ya tiré para adelante. Craso error. Me tuvieron 1 semana sin linea porque hicieron la portabilidad de mi SIM pero no la enviaron a la tienda. Me tocó ir 5 veces a la tienda, perdiendo entre 2 y 3 horas cada vez. Abrieron incidencias que luego no constaban, no podían hacer un duplicado de la SIM, no me daban solución por telefono (desde la tienda) más que esperar a que llegara. Abrí una reclamación y luego resulta que no es tal reclamación, que hay que hacerla vía web. Me habían dado de alta en servicios que no quería… he tenido una odiasa terrible y aun espero compensación, más allá de 10 GB de datos que me dan de más. Luego me dicen que la tarifa es fibra de 600 simétrica y resulta que es “fibra” de ONO de 600-100. Toda una estafa.

    Pero es que hace un año y pico salí espantado de Vodafone porque me cobraban un servicio de identidicador de llamadas fijo que no había solicitado. Lo activaban por defecto. Tras 3 meses infructuosos de querer darlo de baja y de reclamar los 6 o 7€ que me habían estado cobrando, hice portabilidad aun pagando penalización. Me hace mucha gracia cuando me llaman y preguntan por qué me viy y digo que porque no me devuelven 7€ y por la mala atención y entonces me ofrecen el 50% de descuento!! Osea por no devolverme 7 míseros € en un año están dispuestos ha rebajarme la factura en 30€ al mes! Son rematadamente incompetentes.

    La primera vez que estuve en vidafone hace 10 o 12 años me fui por lo mismo. Son unos tramposos y estafadores. Al final me ha tocado quedarme porque me cobraban la instalación del router, pero vamos, en cuanto pase 1 año me vuelvo a Yoigo que estaba encantado.

    En fin, con todas las compañías se pueden tener malas experiencias por diferentes causas o circunstancias pero es que VODAFONE se lleva la palma y son lo PEOR.

    Me alegro por tu artículo porque la gente debe evitar ser embaucada por esta gentuza de Vodafone, y mejor optar por Yoigo, Amena o cualquier otra.