La barra de herramientas, uno de los elementos más reconocibles de MacOS y que se ha mantenido de manera consistente durante toda su historia, nunca ha dado el salto a iOS. Pero ¿necesita iOS una barra de herramientas?

La barra de herramientas, por si no tienes claro a qué nos referimos, es la franja superior del sistema operativo, donde se ordenan los comandos disponibles en cada aplicación, en una organización agrupada por ítems que tengan sentido y, deseablemente, de una manera consistente entre un programa y otro.

Así, en MacOS los menús Archivo, Edición, Ventana, Ayuda están siempre en la misma posición (los dos primeros y los dos últimos) contienen los mismos elementos comunes en todos los programas.

Esto permite facilitar la curva de aprendizaje de manejo del sistema operativo (aprendido una vez aprendido para siempre) ayudando a que los usuarios se sientan confiados y seguros a la hora de abordar nuevos programas.

Para que sirve la barra de herramientas del sistema operativo: uniformidad y descubrimiento

Si tenemos que resumir las características que deben definir la barra de herramientas de cualquier sistema operativo, utilizaremos dos palabras: Uniformidad y descubrimiento.

¿Por qué uniformidad?

En los menús de la barra de herramientas se recogen de manera agrupada todas las funciones que tiene un programa. Además, junto a la función, se coloca el atajo de teclado (si está predefinido) que le corresponde, de manera que -cuando seamos fluidos en un determinado programa- no tengamos que ir a la barra de menús, sino que podamos operar directamente desde el teclado a base de presionar los conjuntos de teclas que ejecutan una acción.

De esta manera, la función Copiar, la función Pegar, la función Guardar, Exportar, Abrir, etc. están en todos los programas en el mismo lugar y-deseablemente- tendrán el mismo atajo de teclado en todas las aplicaciones. Los atajos de teclado  nos permiten ahorrar incontables segundos cada día al poder realizar lo que necesitamos sin levantar nuestras manos del teclado, simplemente conociendo las teclas que hemos de tocar. Conocer los comandos de teclado es uno de los paradigmas del usuario avanzado (o si quieres lo podemos plantear a la inversa: tener que ir a la barra de menús a buscar un comando es síntoma de poca “intimidad” con el programa).

Además, en los menús se definen las combinaciones de teclas que ya están ocupadas por el propio sistema operativo, impidiendo así que un programador concreto decida que, en su programa, apretar las teclas Comando+S signifique Forzar salida del programa -cuando la convención del sistema operativo es que ese comando guarda el documento.

¿Por qué descubrimiento?

Si estás aprendiendo a usar un programa, ya sea por trabajo o por afición, la manera más sencilla de saber lo que puede hacer un programa es recorriendo sus diferentes menús y viendo las funciones que tiene.

Es verdad que aqui influye enormemente el cuidado que haya puesto el programador y lo bien traducido que esté el programa, porque hay algunos que ni con el manual se entienden. Pero para la inmensa mayoría de los casos, si quieres saber si un programa hace algo determinado, un vistazo a los diferentes menús te permitirá aprender mucho sobre sus funciones. Y en el peor de los casos, te dará pistas sobre cómo llaman a las cosas en ese entorno (todo el que ha usado Freehand y ha tenido que utilizar Illustrator entenderá de todo lo que hablo en este párrafo).

iOS, la plataforma que nació de la simplificación extrema

En 2008 se presentaba el iPhone, dejando al mundo boquiabierto, y con él iPhone OS 1.0 -lo que con los años se ha convertido en iOS (un cambio necesario cuando ya no sólo era el iPhone sino también el iPod touch y el iPad).

Apple tuvo la oportunidad de repensar el interfaz del sistema operativo y lo hizo desde cero y sin complejos. iOS, con su interfaz táctil requería reinventar cada función, cada característica de manera que fuera posible hacerlo arrastrando o tocando con el dedo en la pantalla. Por eso tardaron años en llegar las opciones de Cortar, Pegar o de insertar una imagen en el cuerpo de un correo electrónico.

Apple tuvo que hacer borrón y cuenta nueva y tomarse su tiempo para encontrar formas de ir añadiendo funciones de manera que fuera posible ejecutarlas con uno o dos dedos, y -especialmente- fácil de aprender y recordar por todo el mundo.

Otra de las consecuencias  que tuvo la sencillez inicial de iOS es que desaparecieran los manuales de instrucciones. Desde el momento en que sólo necesitabas un dedo para manejar un programa ¿quién necesitaba instrucciones?

Diez años después…

Diez años después iOS ya no es una plataforma balbuceante que lucha por establecerse en el mundo. Está en todos los iPhones vendidos, en los iPads y en los iPod touch que se siguen utilizando.

La potencia de los chips que diseña Apple es tan asombrosa que el rendimiento de los dispositivos cada vez está más cerca de igualar a los ordenadores que se venden en la actualidad. Y seguro que los alcanzará (y superará) en pocos años.

iOS es sin duda la plataforma del futuro.

El mismo sistema operativo se ha ido “complicando”, ofreciendo gestos desde la parte superior de la pantalla, desde la mitad de la pantalla hacia abajo, desde la parte inferior , desde la izquierda, desde la derecha, etc. Ya no es el sistema operativo de “un dedo” lo hace todo

Y con la potencia han llegado nuevas aplicaciones más potentes, juegos que se igualan con los que se utilizan en consolas, programas de diseño, música, cine y fotografía que permiten trabajar con archivos de maneras que hace diez años era inimaginable.

Ahora ya no es posible descubrir lo que hace un programa sólo con el dedo… y los manuales de uso no han vuelto.

El gesto más absurdo de todo iOS

Probablemente el gesto más absurdo -y que seguro que la mayoría no conocen- es el gesto para deshacer una acción (borrar un texto recién escrito, una raya mal dibujada, etc.)

Para deshacer una acción tienes que “agitar” el teléfono como si fuera una coctelera. No hace falta que presumas, es un gesto que puede hacerse discretamente, pero no sólo es antinatural, anti-intuitivo sino que si no andas con cuidado, el teléfono puede acabar en el suelo. Además, a veces la acción no se puede deshacer aunque has agitado el dispositivo, y vuelves a agitar por si acaso no se ha enterado…

¿Quién podría adivinar un gesto así?

Además, distintas aplicaciones han desarrollado diferentes formas de Deshacer en sus aplicaciones (incluso Apple ha incluido un botón en algunas aplicaciones -Notas, por ejemplo) para Deshacer), porque, al no estar definido un sistema estándar y universal para esa situación -y dado el absurdo sistema que Apple implementó en su momento, queda al libre albedrío de cada desarrollador decidir cuál es la mejor forma.

Precisamente Notas es un buen ejemplo de cómo podría complicarse añadir una barra de herramientas fija en todo el sistema: si ya queda poco espacio para escribir cuando se muestra el teclado, quítale unos píxeles extra para una barra de menús.

Conclusión

Si la plataforma iOS tiene que llegar a ser una plataforma madura y coherente, necesita unificar sus funciones de una manera estándar y universal, y que sea fácilmente descubrirle por cualquiera que tenga un dispositivo iOS en sus manos.

Si no se hace, acabará -como ocurría en otras plataformas- siendo una ensalada indescifrable donde en unos programas las cosas se hacen de una manera y en otras de otra.

En Codea han dedicado mucho tiempo y esfuerzo a pulir una manera de crear una barra de herramientas en iOS -porque su app lo requiere. Pero sería mucho mejor que Apple tomara las riendas de su plataforma y ofreciera una sistematización de esta “convención” para que pueda replicarse a lo largo de toda las apps.

Puedes ver los notables esfuerzos de Codea para crear una barra de menús funcional aquí

In this article


Join the Conversation

2 comments

  1. Alquimista

    sí por dios, sí, sí quiero esos menús. Los de Codea han hecho un trabajo magnífico.

  2. erretxea

    Genial, Codea.