Apple tiene un programa interno para que los empleados puedan donar diferentes cantidades a las obras de caridad que sean de su preferencia. A lo largo de ocho años esa cantidad ha alcanzado la cifra de 365 millones de dólares, es decir, más de 45 millones de dólares al año.

Además, los empleados de Apple han dedicado, sólo en 2018, más de un cuarto de millón de horas de tiempo de voluntariado.

Creado hace ocho años, el programa Giving permite a los empleados de Apple donar tiempo y dinero a miles de organizaciones. Por cada hora y dólar donado por los empleados, Apple ofrece donar lo mismo o dinero equivalente, doblando de esta manera el importe donado.

Según ha comunicado Apple, en todo 2018 se han donado más de 125 millones y más de doscientas cincuenta mil horas de voluntariado por parte de los empleados.

La ética de Apple

En numerosas ocasiones nos hemos ocupado aquí de resaltar que Apple, especialmente desde la llegada de Tim Cook, está estructurando un discurso ético sólido, apoyado en hechos en muy diversos frentes,como son el trato justo a los trabajadores y la lucha contra la explotación, el impacto medioambiental -tanto a través de la reciclabilidad de sus productos, como de las energías sostenibles que se utilizan para alimentar sus oficinas como incluso del trabajo paisajístico en sus nuevos campus, recuperando las especies que eran nativas en el origen de Cupertino. Además está el trabajo en la defensa de la privacidad de los usuarios, etc.

Los fabulosos ingresos que Apple obtiene mediante el diseño de productos que los consumidores desean, no están reñidos con una posición clara sobre “hacer el bien” que está teniendo un impacto real en el mundo.

Que los trabajadores de Apple, como parte de la compañía, hagan suya la colaboración con los desfavorecidos, bien con tiempo o bien con dinero, hace que esta práctica se integre en el ADN de Apple y sea más difícil erradicarla si cambiara la dirección.

In this article

Join the Conversation