Tal vez el titulo de la noticia es un poco críptico o tal vez para el usuario inadvertido no parezca nada trascendente, pero terminando el año 2018 es probablemente una de las noticias que van a dar forma al futuro de internet.

Parece que nada cambia pero todo fluye. Y las decisiones estratégicas de las grandes empresas muchas veces dejan a observadores y usuarios intentando adivinar la lógica que las produce.

Que Microsoft, actualmente la empresa con mayor valor del mercado, renuncie a tener un motor propio para visionar páginas de internet es difícil de creer. Pero ha ocurrido. Y no sólo eso, ha entregado ese poder a Chromium, el motor que mueve el navegador Chrome de Google. Chromium es un proyecto Open Source, que puede ser utilizado por quien quiera. Originalmente fue adoptado por Google para su navegador Chrome y ahora Microsoft lo adoptará para su navegador Microsoft Edge.

Los otros motores que quedan en desarrollo es el de Mozilla/Gecko (Firefox) y Safari/WebKit (safari, presente en todos los dispositivos de Apple).

Este inesperado cambio en el balance de fuerzas permite adelantar que finalmente la batalla se librará entre los dos competidores más fuertes: Chromium y Webkit.

La derrota de Microsoft

Aunque Microsoft sigue intentando presentar batalla en el mercado de los dispositivos móviles (que es donde está el crecimiento actualmente) a través de sus tabletas Surface, ya ha abandonado el desarrollo de sistema operativo para móviles y con este tipo de renuncias (parece increíble que Microsoft no se sienta capaz de mantener un motor propio que pueda competir aportando ideas innovadoras al mundo) refuerza aún más su debilidad en esta nueva era.

Teóricamente deberíamos celebrar que Microsoft (con lo que ha sido) se apunte a reforzar el desarrollo de una plataforma Open Source como Chromium, pero desde el punto de vista de liderazgo es inaudito pensar que no tenga talento dentro para mantener la pelea. Microsoft ha decidido sumarse al pelotón del desarrollo Open Source, donde -aunque podría incorporar desarrollos propios que sólo adoptara él- el grueso de la innovación recae en otras manos.

¿Qué significa que Microsoft va a utilizar Chromium?

Los «motores» de los navegadores de internet son la maquinaria que hace que podamos ver las páginas de internet. De cómo interpreten el código que les da forma resulta la forma en que se presenta la información.

Por eso, dependiendo del navegador que utilices para navegar, puedes ver los titulares más grandes, los colores más intensos… también pueden salir imágenes descolocadas o pisando el texto de la página, o incluso puedes no ver determinadas partes de la web, porque el navegador que utilizas no entiende las instrucciones o los añadidos que incorpora la programación de la página en cuestión.

Por eso es importante que haya diferentes motores, porque eso obliga a unos y a otros a mantener la compatibilidad y adoptar los avances que se producen en el resto de las plataformas.

Todo esto ya ha pasado antes.

Es posiblemente una de las viejas guerras de internet allá por los noventa del siglo pasado, pero muchos las vivimos (y sufrimos y recordamos), especialmente si utilizabas un ordenador de Apple.


El maldito «Compatible con Internet Explorer» significaba que esa página web utilizaba complementos propios y exclusivos que sólo funcionaban en ese navegador. Si no utilizabas Internet Explorer  -en aquella época la alternativa era Netscape Navigator- la web no se veía y/o funcionaba correctamente. Por supuesto esto cimentó y consolidó la posición monopolística de Microsoft, obligando a todo el mundo a utilizar Explorer, condenando a Netscape.

Y así se cerraba el círculo vicioso, cuanta más gente utilizaba Explorer, más se desarrollaba exclusivamente para que fuera compatible, o completamente funcional con ese navegador, con lo que más gente se veía obligada a utilizarlo.

Que Microsoft aporte toda su cuota de mercado (con Edge, el navegador por omisión en Windows) a Chromium, sumada a la de los usuarios de Chrome, puede proporcionar la excusa perfecta para realizar desarrollos propios que sean incompatibles con otros navegadores (véase Mozilla o Safari) marginándolos si se niegan a seguir esas prácticas.

El tiempo lo dirá, pero hoy es un día triste y preocupante a la vez para los usuarios de internet, porque Microsoft se ha rendido.

In this article


Join the Conversation

3 comments

  1. erretxea

    Pues a mí me parece cojonudo si eso supone que los programadores vaguetes que están detrás de las páginas de la administración pública se ven forzados a diseñar y programar las webs mostrando consideración a los que no usamos el infame Explorer.

    Por otra parte, y off-topic, la última actualización de Safari y de Seguridad que instalé ayer me come RAM y me ralentiza el ordenador en grado sumo… 😠

  2. Alquimista

    Coincido. Estoy hasta los güindous de las páginas que solo funcionan en el infame Explorer. Es el fin de una época. Al fin. Ya solo falta que eliminen el soporte de Explorer en Windows 10 y sucesores.
    Si, teniendo como han tenido el monopolio, no han sido capaces de hacer algo decente no seré yo quien derrame una lágrima por ellos.
    Por supuesto hubiera preferido que eligieran WebKit, pero me vale Chromium, a menos así todo funcionará en Mac con Chrome.

    Hale, ya sólo falta que cambien el motor de Windows a Unix… 😂

  3. Santiago

    ¿Cómo que Microsoft se ha rendido? Lo que ha hecho es rectificar en su provecho: con Edge (porque se seguirá llamando Edge) en Chromium funcionará en cualquier plataforma. Pero no solo eso: al ser un programa Win32 podrá ser usado en Windows 8 y -sobre todo- Windows 7. Y de repente ¡Pum! 500 millones de usuarios potenciales más. Y de paso, los de Mac, que también tendrá una versión de Edge (difícil, claro. Pero potencialmente están ahí).

    Que Edge fuera sólo para Windows 10 era un error que provenía de pensar que absolutamente todo el mundo iba a cambiar a Windows 10 aunque fuera gratis. Lo que hay que rogar es que Microsoft no la cague y que Edge siga siendo mejor que Chrome en lo que ya era: consumir muchísimos menos recursos (menos batería por tanto) y ser mejor para el scroll con el dedo, además de «Sets», que te permite tener el navegador como pestañas de cualquier documento de Office.

    Por último, Edge se podrá actualizar con independencia del sistema operativo, lo que es una ventaja para todo el mundo (incluidos los departamentos de informática de las empresas).