¿Un teléfono con la pantalla que se dobla?

En la conferencia de desarrolladores de Samsung (SDC) se ha presentado un teléfono con la pantalla que se dobla. Viendo las imágenes me pregunto si alguna vez habrá demanda para este tipo de dispositivos.

Vaya por delante que a duras penas consigo adaptarme al crecimiento incesante de las pantallas de los dispositivos personales (llámese iPhone o iPad) como para pensar en que alguna vez me sentiré limitado porque no puedo meter más información en la pantalla.

Televisiones curvas, televisiones en 3D… televisiones 8K

Recuerdo pasar por delante de escaparates y tiendas sintiendo una enorme indiferencia al contemplar “lo más nuevo” de la época, que eran las pantallas curvas (estas siguen intentando convencernos de que son mejores) o las televisiones en 3D. ¿quién se acuerda a estas alturas de la televisión en 3D?

Mejor aún, ¿alguien alguna vez se ha sentado delante de la tv y ha suspirado diciendo “ojalá tuvieras curvas” (refiriéndose a la televisión, claro)? O mientras estás quedándote catatónico, agotado de tanto cambiar de canales a cual más ininteresante, murmurado entre dientes “si tuviera televisión en 3D seguro que no me dormiría nunca”.

Sospecho que no. Y aún así, se fabricaron, promocionaron, e intentaron que picáramos el anzuelo.

El teléfono que se abre como un libro.

Separemos la tecnología del producto en si mismo. Entiendo el avance tecnológico y la cantidad de horas, investigación y desarrollo que son necesarios para conseguir que se pueda hacer eso sin que las pantallas de estropeen.

El vídeo que muestran explicándolo es eficaz (te lo pongo más abajo), aunque no tiene ni punto de comparación con la calidad de concepto y ejecución que tienen los de Apple.

En realidad el teléfono que muestran tiene dos pantallas. La frontal, que es la que utilizarás en las interacciones cotidianas, y el interior, que se despliega como una única pantalla.

 

Samsung asegura que su tecnología Continuity (me suena de algo) permitirá que lo estás viendo en la pantalla externa se traslade sin fisuras al interior, pero -aparte de mostrar el dispositivo en remoto y con la sala a oscuras, se abstienen de explicar más sobre el producto, aparte de que estará disponible “en los próximos meses”.

El grosor del dispositivo es notable, aunque entiendo que está poco más allá del nivel prototipo, y no mencionan nada de la duración de la batería, tiempo de carga, etc.

Sinceramente, no creo que Apple haya parpadeado al verlo, ni que nadie haya saltado de su silla gritando “lo quiero”.

Como ha hecho en las últimas décadas, desde la época de los reproductores MP3, se mantendrá discretamente en un segundo plano, experimentando con la tecnología y sólo sacará algo si cree que puede fabricar un producto mejor que todo lo que haya en el mercado.

Creo que le resultará más atractivo introducir esa tecnología en un iPad que en un iPhone. Imagínate un iPad Pro que pudiera duplicar el tamaño de su pantalla. O un iPad mini que pudiera convertirse en un iPad normal.

Pero mucho tienen que avanzar las capacidades de batería, e incluso la tecnología de las pantallas para que Apple pueda hacer un producto con las especificaciones a las que no tiene acostumbrados.

Al fin y al cabo, bastante tiene Apple con reinventar el coche…

Para ver la presentación del teléfono de pantalla desplegable tienes que avanzar 1 hora y 22 minutos (1:22 min)

In this article

Join the Conversation

5 comments

  1. Mandibul

    Pues con las calidades y prestaciones a la altura… Un iPhone que se convierte en un iPad es algo que sí que me llama la atención.
    En el imaginario actual, las pantallas que crecen, que ajustan su tamaño a voluntad del operario es algo que vemos en todas las pelis de ciencia ficción.

    Es más, llevar un reloj que cuando te hace falta se despliega como un mapa de carreteras de los del siglo XX… (mmmMMmmm, léase en modo Hommer)

  2. gilbertmc

    La gente, como yo, no se ve muy ‘excitada’ por el producto. Y eso de mostrarlo a oscuras….

  3. Yules

    Bueno, con este vídeo, si alguna otra empresa saca un aparato viable antes, la tropa de simios aulladores podrá decir que Samsung lo hizo antes, que siempre es más importante que hacerlo bien.

    Por otra parte, los marcazos parecen ser el artificio necesario para que la pantalla se doble pero no se pliegue, lo que seguramente, a día de hoy, podría, sí no dañarla permanentemente, sí producir algún efecto secundario indeseado.

    Veremos, pero teniendo en cuenta los precedentes recientes de dispositivos y sistemas fracasados, que la horda aúlle de gozo después de las presentaciones es casi el peor pronóstico posible.

    1. piter_parking

      hablas de hordas, simios y tropas… cuando las peores prácticas en estos temas están en los usuarios de apple, que lleva varios años innovando lo mínimo, y lo que tu llamas hordas de simios aulladores, ahí están haciendo cola para el enésimo iphone igual que el anterior pero con un precio más alto.

      No se que es peor, que hayan empresas que innoven con nuevas tecnologías, o empresas como apple a la que se le acabaron hace tiempo las ideas pero siguen teniendo beneficios pese a vender menos terminales…

      1. Yules

        Es verdad, olvidaba las hordas de usuarios de Apple que entran a las páginas y foros de Android a criticar los aparatos y llamar tontos a los usuarios. 😉

        Conste que no apuntaba a ningún sector de usuarios concreto. Los monos aulladores son los que daban palmas con las orejas a la Microsoft Courier, a la Toshiba Touch, a la HP Touchpad, a la Blackberry Playbook, a la beta de Windows 8, a las Hololens…