900 1

macOS 10.14 Mojave: el modo oscuro

El modo oscuro de macOS 10.14 Mojave no es totalmente negro, sino un gris oscuro que va alternando en varios matices en función de si el elemento está seleccionado, si la ventana está activa o hay algún tipo de contraste como las lineas de la vista por lista en el Finder.

La gestión del modo oscuro se realiza a través de Preferencias del Sistema > General, donde d disponemos de un selector que de hecho aparecerá la primera vez que configuremos macOS 10.14 Mojave. Es un selector simple en el que lo único que podemos configurar es el color de realce.

Esta es otra nueva característica dentro del interfaz: realmente es solo una forma diferente de mostrar una opción ya existente, el color de realce. Este color se utiliza a la hora de seleccionar elementos, ya sea en menús, en el color que se muestra cuando un elemento de interfaz está seleccionado como un campo o un control o de forma más amplia para otros elementos. En versiones anteriores de macOS, este color se mostraba solo en algunos tipos de selecciones de elementos, como menús o archivos, pero ahora funciona de forma más amplia y también se utiliza una variación de la totalidad elegida en lugar de usar el azul.

En la parte superior hay un nuevo menú para seleccionar el color de realce además de mantener el menú desplegable. La razón de este menú es que al hacer clic en las pequeñas pelotitas de colores se muestra  directamente ese color de realce en el interfaz del panel de control. Si quieres un color personalizado, entonces tienes que desplegar el menú y seleccionarlo desde allí.

La integración del modo oscuro en las aplicaciones no se realiza automáticamente por el sistema, sino que es necesario que cada desarrollador la integre en su aplicación, por lo que habrá que esperar que cada desarrollador actualice sus aplicaciones para poder aprovechar el modo oscuro en cada una de ellas. Para ello, Apple dispone de una información preliminar de la documentación necesaria para portar las aplicaciones al modo oscuro.

One Comment

  1. rosuna

    El problema del modo oscuro, muy serio, está en aquellas partes de algunas aplicaciones que tienen que ser blancas, como el fondo de un documento de Word o de un correo electrónico, pues esperas verlos así cuando los imprimas. El contraste entre la oscuridad general y esas partes blancas será muy desagradable. El ojo se habitúa mejor a un entorno en el que las diferencias de intensidad son menores, aunque sea el general más brillante, que a uno oscuro con ocasionales zonas blancas. Me parece bien que lo ofrezcan como posibilidad, y puede ser útiles para determinados usuarios que usan aplicaciones oscuras (edición de vídeo o foto, etc.), pero para aquellos que usan mucho aplicaciones de ofimática puede ser un incordio notable.

Deja una respuesta