696 3
696 3

El CEO de Microsoft, Satya Nadella, se encuentra actualmente en medio de una gira mundial para promocionar su libro Hit Refresh, en el que habla de cómo planea reinventar una de las mayores empresas del mundo. En su parada en la India, ocurrió algo.

Según TechRadar, Nadella venía a reunirse con periodistas, algunos de los cuales en ese momento usaban iPads. Mientras entraba en la sala junto con el director de Microsoft India, Anant Maheshwari, no pudo evitar reírse después de ver que Sahil Mohan Gupta de TechRadar y un colega llevaban iPads. Dijo:”Necesitas un ordenador de verdad, amigo mío.”

Mientras que Nadella hizo el comentario de forma jocosa, también es en esencia lo que está haciendo con Microsoft, dijo Gupta. Evidentemente, confía en Microsoft y en su línea Surface – lo suficiente para burlarse de Apple, que tal vez tiene las tabletas más reconocibles del mundo. Reconocible, sin embargo, no significa poderoso, y eso es lo que Nadella parecía estar indicando cuando dice que el iPad no son ordenadores reales.

Me cae bien Nadella, no lo puedo evitar. Sin embargo, el mundo real cuenta una historia diferente. Las cifras de ventas de ordenadores cada vez son más bajas mientras que una gran masa de usuarios confía en sus dispositivos móviles. Los ordenadores “reales” tal como los conocemos, incluso sus reinvenciones en forma de ordenadores y tabletas 2-en-1, no lo están haciendo bien. ¿Por qué? Porque en muchos casos ya no son necesarios.

Pero pongamos un ejemplo cercano: el mío. Paso el día en múltiples reuniones y al final, en lugar de pasear mi MacBook Pro de 13 pulgadas corporativo, he optado por usar mi iPad, con perfil de la compañía. Es más ligero, más portátil, se despliega mucho más rápidamente, no tengo que introducir largas contraseñas gracias a Touch ID y me permite hacer lo que se hace en todas las reuniones: consultar documentos en línea en un entorno colaborativo, tomar notas, crear tareas… incluso reproducir pases de diapositivas contra una pantalla externa. Se acaba la reunión, pliego el Smart Keyboard, la información se ha sincronizado con el ordenador en otra planta y sigo adelante con la siguiente. ¿Viajando? Puedo trabajar perfectamente en el avión o en un tren, mucho más fácil y rápidamente que con un ordenador tradicional. Incluso el móvil se queda cargando: puedo recibir las llamadas de teléfonos, notificaciones y otras comunicaciones directamente en el iPad.

Los ordenadores tal como los conocemos no van a desaparecer. Mantienen y mantendrán su nicho y hueco en las empresas y con los usuarios, pero en los casos de movilidad extrema, que son el pan nuestro de cada día comienzan a ser un impedimento para el trabajo. Hace algunos años los sistemas operativos y el propio hardware hacían impensable que un tablet de forma genérica fuera un buen instrumento de trabajo, pero las cosas han cambiado. De hecho, Nadella lo sabe y ha puesto las aplicaciones de Office en todas las plataformas disponibles.

Al final no se trata de rivalidad entre compañías. Los usuarios, la gente, busca otras formas de get your shit done que sean más rápidas, sencillas y cómodas y los tablet, en general y el iPad, en particular, tienen cada vez más que decir a este respecto.

In this article


Join the Conversation

3 comments

  1. MagoBlanco

    Es verdad, no todos necesitamos portátiles convencionales para movernos y ser productivos en el día a día… de hecho, yo usaba una MacBokkAir11 para consumir contenido multimedia y producir música orquestal… pero desde que tengo el iPad (ahora un Air2, más adelante cambiaré por el Pro de 10,5+Pencil), pues para consumir contenido, es igual, y para orquestar (lo hago vía partitura), utilizo un programa que tiene a su hermano mayor en mi MacBookPro2015, que se queda en casa, y dónde termino el trabajo… O sea, los iPads de hoy día, no sólo sirven para consumir contenido, sino para producirlos también… claro, siempre depende del perfil y las necesidades de usuario… para textos largos o manejar impresiones, sí necesito un ordenador… pero el de casa… los tiempos cambian… nosotros también.

    Saludos, MB

  2. JGVia

    Por supuesto, esto depende de las tareas que necesitemos realizar. Yo soy profesor, y tenía mi trabajo centrado en mi iMac, pero usando cada vez más el iPhone y el iPad en el centro de trabajo. Curiosamente, algunas tareas son muchísimo más rápidas y eficientes con un iPad: escanear documentos, partes de un libro, carteles… es mucho más engorroso -o imposible- con el mac y mi impresora multifunción.
    “Oportunamente”, hace un año que mi “late2009” iMac cascó (gpu rota… mal arreglo) y refrené mi impulso de renovar inmediatamente, pues suponía que renovarían gama. Efectivamente, tenemos nuevos iMacs y cogeré pronto un 27”. ¡Pero me estoy tomando tiempo para decidir el modelo!
    No siento la urgencia de un mac (aunque lo necesito: para algunas cosas he tenido que recurrir a pc’s del trabajo). He ido encontrando cacharricos y trucos para trabajar en iOS (bendito Dropbox…) y el último sistema es un salto sorprendente en un iPad. Uso un Pro 10.5 que ahora es el centro de mi trabajo, y un iPad mini que uso en el aula, y que suelo conectar al proyector con el adaptador correspondiente.
    Si me curro una presentación o unos apuntes en el Pro… al día siguiente lo tengo en el Mini (iCloud, Dropbox…), que no ha salido de mi cartera. De hecho, cuento esto aquí, porque sé que mi mujer no lo lee… No tendría realmente la necesidad de gastar tres mil y pico euros; a ella la he contado que estoy agobiado por no poder hacer algunas cosas… ?

  3. Santiago

    Nadella no se estaba refiriendo a un ordenador al uso, o un portátil. Se refería a los productos Surface, que son en efecto un ordenador como tal pero con la funcionalidad de una tableta. O es una tableta con la funcionalidad de un ordenador, como se quiera. Y con capacidad de ponerle una tarjeta de almacenamiento, con trackpad, entrada USB y un lector de retina tan rápido que parece de mentira.