420 11

iPad Pro 9,7, la revisión

Pro

Estas tres letras para definir esta nueva gama de iPads dicen mucho de lo que quiere Apple para el iPad. Durante los pasados trimestres las ventas de este dispositivo se han estancado conforme los analistas han descubierto que el público considera al iPad más un ordenador auxiliar que un dispositivo con entidad propia y la renovación de los mismos está más cerca de los ciclos que los usuarios establecen para los ordenadores que para los dispositivos portátiles. El iPad no “cicla” tan deprisa como el iPhone y por lo tanto las ventas no son, quizás lo que esperaba Apple (ni los analistas). Parte de este problema es de concepto, de cómo entienden los usuarios del iPad este producto y Pro llega con la intención de cambiar esa idea y aumentar las ventas.

Pro puede ser entendido como “Profesional”, pero está claro que Apple busca un concepto diferente: “Productividad”. El primer paso fue dado con el iPad Pro de 13 pulgadas con un dispositivo muy redondo con unas altas capacidades a la hora de generar contenido.

Porque esa es la clave: el iPad ya no es solo un escaparate a los contenidos, es una máquina capaz de generarlos y que permita obviar parcial o incluso, totalmente, al portátil. Ahora con la gama del iPad Pro la introducción de textos es mucho mejor gracias al teclado y el Apple Pencil permite al usuario tomar notas, dibujar y disponer, en general, de un dispositivo apuntador más preciso para muchas tareas.

¿Porqué Productividad? Porque como dispositivo para consumo de información el iPad ha cumplido su tarea y hay que dar un paso adelante.

¿Y cómo se sitúa el iPad Pro frente a los portátiles de Apple?

Hay un punto que hay que tener claro al respecto de cómo Apple maneja sus gamas de producto: entiende claramente lo que es la canibalización de gamas y es capaz de asumir este problema con total naturalidad siempre que los productos sean suyos. El problema sería que otras marcas introdujeran cuña dentro de su escalafón de gamas, pero mientras el usuario decida que no quiere un MacBook Air de 11 pulgadas y prefiera un iPad Pro de 9,7 no hay problema. De hecho, el MacBook Air de 11 pulgadas empieza en los 999 euros, mientras que el iPad Pro de 9,7 cuesta, con su teclado y el Apple Pencil, 957 euros. Los precios están tan ajustados que realmente para Apple no hay pérdida ¿Prefieres un ordenador tradicional? No hay problema. ¿Qué quieres un iPad? Tampoco. Ocurre lo mismo con el MacBook Air de 13 pulgadas: el modelo básico cuesta 1.099 euros, mientras que el iPad Pro básico con su Apple Pencil y teclado cuesta 1.187 euros.

Así que todo queda en función de las necesidades del usuario y de su capacidad para elegir una plataforma u otra, pero Apple no pierde dinero y no existe como tal, canibalización de gamas.

IMG_2094

Detalles de hardware

Apple ha construido el iPad Pro de 9,7 pulgadas heredando tecnología de su hermano mayor y ubicando el producto justo por debajo, añadiendo novedades para que resulte atractivo, como True Tone. Los detalles de hardware del iPad Pro de 9,7 pulgadas están disponibles en Apple y no vamos a repetir uno tras otro para rellenar contenido, pero sí hay algunos puntos clave que sí me gustaría recalcar:

  • 2 GB de RAM: Siendo un Pro, Apple se ha quedado un poco corto en este aspecto. A la hora de usarlo, sobre todo cuando se trabaja con muchas aplicaciones y se salta entre ellas, esa ausencia de RAM implica que en algunas ocasiones recuperar contenido pesado, purgado de la memoria para hacer espacio a otras aplicaciones, no ofrece una sensación todo lo redonda que ofrece el iPad Pro de 13 pulgadas, capaz de tragarse todo lo que le echen por delante. Pro, en este aspecto, debería mantener un mínimo en este aspecto que deberían ser 4 GB de RAM y de ahí para arriba.
  • USB 2.0: el Pro de 13 pulgadas cuenta con USB 3.0, mientras que su hermano menor viene con el anterior interfaz y la diferencia de velocidad es muy notable cuando se usan dispositivos externos o se sincronizan los dispositivos vía iTunes con un ordenador. Es menos problemático e incluso, molesto, que el asunto de la RAM, pero son los dos detalles clave que hubieran dejado un dispositivo redondo.
  • Almacenamiento: con una unidad de 256 GB, ahora se puede llevar un gran volumen de información y contenido en el iPad. El coste, sin embargo, sigue siendo demasiado elevado: la unidad WiFi del iPad con 256 GB cuesta 1.039 euros.
  • TouchID: el sensor del iPad Pro de 9,7 pulgadas es de primera generación “tuneado” para ser un poco más rápido. La experiencia es bastante similar a la de segunda generación y apenas se nota falta de rapidez entre ambos.

Más allá de estos cuatro puntos, Apple ha hecho un gran trabajo en otros aspectos del iPad Pro de 9,7 pulgadas: la pantalla es increíble, el sonido, comparado con las generaciones anteriores es absolutamente brutal y la suma del procesador A9X presente el su hermano mayor, junto con el coprocesador M9 hacen del iPad Pro de 9,7 pulgadas de una máquina muy, muy competente a la hora de hacer tareas que jamás pensamos que se podrían hacer en un dispositivo tan pequeño y sin depender de un procesador tradicional para ordenadores de escritorio.

Todo este hardware construye alrededor del iPad Pro una experiencia muy fluida (salvo en algunas ocasiones y debido a la ausencia de RAM, entre el salto de aplicaciones) que mejora la ya excelente del iPad Air 2 con mejoras notables en cuanto a rendimiento y capacidades gráficas y no hablemos de anteriores generaciones del iPad, que deja a la altura del barro. Si el iPad Air 2 ya marcó un punto de inflexión, el iPad Pro de 9,7 pulgadas marca un punto y aparte.

Como siempre, la experiencia de hardware de un producto no puede ser evaluada abriendo cuatro aplicaciones en las unidades de demostración de un Reseller o una Apple Store (salvo que vengas de un iPad 1 o iPad 2) sino que es algo que, de alguna forma, comprenderás y apreciarás cuando tengas uno en tus manos durante unas horas y le empieces a dar uso y sobre todo, a darte cuenta que puedes hacer más y sobre todo, más rápido. Porque esa es la clave: producir, no consumir.

La cámara sobresale ¿y qué?

Seguramente habrás leído a algunas personas sobre el escándalo que supone que la cámara de fotos sobresalga un poco en la parte trasera del iPad Pro. Pues buen, esto no afecta a la estabilidad del mismo y además, en cuanto le pongas una funda, imprescindible por otra parte para protegerlo, deja de ser un problema. Muy recomendables las fundas de silicona de Apple: agarre perfecto, tacto increíble y una buena protección.

Detalles de software

La gran novedad del iPad Pro de 9,7 pulgadas es True Tone, una tecnología no disponible en su hermano mayor. True Tone resulta muy interesante porque adapta la pantalla al entorno de iluminación para ofrecer al usuario una visualización más cómoda del contenido. Solo hay que desactivar True Tone desde Ajustes > Pantalla y Brillo para darse cuenta de la importancia de esta característica que hace del uso del iPad Pro de 9,7 pulgadas una experiencia muchísimo más agradable y cómoda en cualquier situación lumínica y te aseguro que no te dejará indiferente.

El teclado de Apple

Con estas características pensadas para (y por fin), construir contenido en grandes cantidades, el teclado es esencial. Habiendo trabajado con el teclado de Apple para el iPad Pro de 13 pulgadas, el salto al teclado más pequeño del iPad Pro de 9,7 pulgadas puede parecer un problema, pero no lo es tanto. Las teclas son del mismo tamaño y están más juntas, pero sorprendentemente la transición entre un teclado y otro no es demasiado difícil: simplemente tienes que ponerte a teclear y ya está. Al ser un usuario de manos pequeñas para mi todavía ha sido más fácil.

IMG_2095

De hecho, si estás pensando en dar el salto al iPad Pro más allá de consumir contenidos y jugar para darle un uso productivo, el teclado es esencial. Punto. ya sea el de Apple o de terceras partes, siempre que sea un buen teclado. El uso de atajos de teclado sobre las aplicaciones ayuda notablemente a producir más contenido y mucho más rápidamente llegando a un punto en el que en algunas ocasiones se es mucho más productivo usando un iPad que un ordenador. Es un coste adicional que tienes que valorar si realmente quieres sacarle partido al iPad Pro especialmente si trabajas con grandes volúmenes de texto como es mi caso y marca la diferencia entre tener trabajo terminado en dos horas de espera entre vuelos en un aeropuerto y el chafardear con la WiFi gratis porque te llamarán a embarcar con el trabajo a medio hacer.

IMG_2097

De nuevo, y a costa de ponerme pesado, Pro no es “Profesional”, es “Productivo” y esta gama marca por fin la diferencia. El teclado sigue estando solo disponible con el formato americano, pero puedes cambiar al layout español y si escribes sin mirar al teclado o mirándolo muy poco, no notarás la diferencia.

¿Merece la pena entonces?

Veamos. Pro es para producir. Si es algo que siempre has echado en falta en el iPad, ahora lo tienes sumando el teclado y el Apple Pencil, opcionalmente. Ya no hay excusa para decir que el iPad es para ver películas y hacer 4 tareas ligeras: es capaz de tragarse mucho trabajo para muchos usuarios que, sobre todo, trabajan con texto, gestión digital de sus vidas (correo, calendarios, listas de tareas, recordatorios, hojas de cálculo, etc). De hecho, la mitad o más de la mitad de los usuarios podrían hacer todas sus tareas del día a día en el iPad sin la necesidad de un portátil o un ordenador de sobremesa. Solo se requiere un proceso de adaptación y una migración de los flujos de trabajo.

La duda se ubica entonces entre 9,7 y 13. De hecho yo tengo los dos delante, he trabajado con los dos de forma muy intensa y a pesar de las propias diferencias entre cada uno de ellos en hardware y capacidad de trabajo me he decidido “bajar” a 9,7. Pero entiendo que debo explicar esta decisión basada en una cuestión de movilidad.

La mayoría de mi trabajo del día a día se realiza en un ordenador de escritorio debido a que, más allá de una inmensa producción de textos y gestión de vida digital, requiero del uso de aplicaciones que necesitan de software muy especializado no disponible en el iPad (iBooks Author y ScreenFlow sobre todo) y la potencia para ejecutarlas, pero a la hora de movilidad, el iPad Pro de 13 pulgadas me resulta perfecto, aunque no puedo aprovechar el tránsito frecuente (cercanías, salas de espera en aeropuertos, salto entre ubicaciones con mucha frecuencia) y la portabilidad y ligereza del iPad Pro de 9,7 me facilita mucho la tarea a la hora de sacar sobre la bandeja del avión el iPad y ponerme a trabajar, mientras que el de 13, una máquina mucho mejor, resulta portable (que no portátil).

Esa es la gran diferencia y la que tienes que tener en cuenta.

Si saltas entre ubicaciones en las que vas a permanecer durante bastante tiempo, el de 13 es la mejor opción: si tus viajes son siempre transoceánicos, si te llevas el iPad Pro de casa al trabajo y vuelta, el de 13 marca la diferencia.

Si, sin embargo, vas dando tumbos aquí y allá entre reuniones en diferentes ubicaciones mezclando transporte urbano, viajes cortos de un par de horas, cortas esperas en salas de espera… El 9,7, a pesar de que no ofrece esa mejor experiencia de pantalla grande y algunas características de hardware mejores, hace mucho mejor su papel por su ligereza, facilidad de transporte y sobre todo, rapidísimo despliegue en situaciones mucho más incómodas.

Desde otros modelos, especialmente iPad Air y anteriores, si buscas hacer algo más que ver contenidos, es un salto natural y te sorprenderás en muchas ocasiones apartando el ordenador para trabajar con el iPad porque te sentirás más cómodo.

Una inversión de futuro

En la Conferencia de Desarrolladores de este año Apple ‘presentará iOS 10, o iOS X, la nueva generación de su sistema operativo para el iPhone y el iPad. Habiendo introducido el Smart Keyboard y el Apple Pencil, estoy absolutamente convenido que Apple va a introducir dentro del sistema nuevas características a la hora de mejorar y ampliar la productividad con el iPad, desde la posibilidad de un Finder a mejoras notables en otros campos. Apple tiene claro que el iPad como dispositivo de consumo ha cumplido su ciclo y quiere que lo utilicemos para crear y gestionar contenido y eso es algo que veremos, de nuevo, en junio.

11 Comments

  1. josuu

    Estoy completamente de acuerdo contigo en que probablemente Apple va a incrementar la diferenciación entre iOS para iPhone y para iPad que ya comenzó el año pasado con SplitScreen y PiP. Pero sigue resultándome muy difícil de digerir los 330€ de diferencia entre un iPad Air 2 de 64GB y un Pro de 128GB, que es la opción minima de capacidad para mi en la linea Pro. Reconozco que en mi experiencia, siempre que me he comprado un portátil nuevo lo he hecho con idea de hacer algo y he acabado haciendo cosas muy diferentes porque las posibilidades del nuevo ordenador eran muy superiores al anterior y me permitía hacer cosas que no conocía, ni sabia lo utilices que resultarían. Pero siguen siendo 330€ de diferencia.

  2. josuu

    Jo, perdona que me repita, se me ha olvidado decir que lo de las nuevas características en iOS10 es porque en una reunion con los empleados Cook dijo que las ventas del iPad remontarían a finales de este año, Y eso, para mi, es un indicativo de que en la WWDC van a presentar una version de iOS10 mas especifica para sacar un rendimiento mayor al iPad Pro, en iOS 9 no hay nada que no pueda hacer mal que bien un Air 2, salvo lo del lápiz y el teclado, y con teclados y lápices de terceros también lo puede hacer.

  3. ronnystark

    Con esto de la revisión del iPadPro, en donde el de 9,7 pulgadas me he enterado que viene con Office GRATIS; alguien me podría decir ¿Qué esta pasando con la suite de iWork?, pues resulta que en un Mac que me compré a fines del 2014, ya no lo puedo descargar de manera gratuita, todo esto al realizar una instalación limpia del OS X 10.11.4, cuando con las anteriores versiones si lo podía hacer sin ningún problema, inclusive podía descargar gratis las aplicaciones como Garageband y iMovie; alguien me puede ayudar por favor.

    1. akumowolf

      Seguramente lo de office sea una promoción de algún distribuidor en concreto.
      El paquete iWorks sigue siendo gratis en los nuevos ordenadores.
      Si escribes al soporte de la App Store te activan tu usuario para que pueda descargar las aplicaciones gratis, a mí me pasó lo mismo con un iPad.

    1. wenmusic

      Teniendo pantalla táctil no sería un poco absurdo? Es que si volvemos al puntero de ratón estamos como estábamos. Yo si quisiera un buen touchpad no hay nada como el de los macbook y algunos portátiles más, pero con una tablet de pantalla táctil y con un sistema sin puntero no sería muy útil.

      1. Santiago

        No, si yo decía para el teclado físico. No sé, sigo pensando que un trackpad es más útil que dejar la pantalla llena de dedazos (a mí personalmente me saca de quicio un cristal sucio), y sigues manteniendo las manos sobre el teclado.
        Seguramente la solución sea trabajar con un ratón que se conecte por bluetooth. En la siguiente versión, supongo.

          1. Santiago

            ¡A tomar por saco el marketing de Apple y la sustitución del portátil por esta tableta! :0)

          2. Yules

            Tiene razón: Donde esté usar un trackpad sin quitar las manos del teclado, como hace todo el mundo, que se quite una pantalla táctil.

            Creo que la naturaleza acabará dotándonos de alguna articulación suplementaria para facilitar aún más tan productiva tarea.

Deja una respuesta