Escribe tu búsqueda

Es la hora de la verdad para el Apple Watch

Compartir

Pocos productos de Apple han asumido tanta responsabilidad como el Apple Watch. No sólo toda la industria está a la espera de que Apple marque el camino (en características y precios), sino que la mayoría de los usuarios y analistas están todavía deliberando sobre si es un producto útil (inevitable, diría Ive) o si no es más que el caro capricho del diseñador industrial de Apple.

Con un precio de salida en el modelo básico de 345 €, el Apple Watch tiene perspectivas de convertirse en el regalo favorito de graduación, cumpleaños o primera comunión (los niños tienen móviles cada vez más temprano), sustituyendo al favorito de siempre: el iPod touch.

Pero más allá de eso, el Apple Watch tiene mucho que probar ante un mercado que está acostumbrado a que Apple no deje ni un resquicio a la duda a la hora de lanzar un producto.

Para empezar, pretende que mucha gente que ha dejado de llevar reloj (porque mira la hora en el teléfono o tiene siempre delante el reloj del ordenador) vuelva a llevarlo. Y para eso tiene que hacer algo más importante que dar la hora con una pantalla animada.

El Apple Watch tiene que ofrecer algo único, exclusivo y personal, más allá de la moda, los materiales, o las notificaciones.

El iPhone reunió tres productos en uno, el iPad llevó el portátil al sofá, a la piscina, al autobús. El Apple Watch aún no tiene nada que lo haga necesario. Eso es lo que se espera en la próxima cita del 8 de Marzo. Que Tim Cook presente la razón por la cual tener un Apple Watch es, si no una necesidad, una ventaja.

En el perfil que recientemente se trazaba de Jonathan Ive, el responsable de diseño industrial de Apple, Jeff Williams, vicepresidente senior de Apple, ante la pregunta de si el Apple Watch parecía más Ive en estado puro que otros productos de la empresa, pensó la respuesta durante veinticinco segundos (en los cuales Apple obtuvo 50 mil dólares en beneficios) para responder un escueto “sí”.

Es decir, dentro de Apple se es consciente de que el Apple Watch es un proyecto impulsado por Jonathan Ive, puede que para mantener contento/entretenido a la superestrella del diseño, mientras que otros departamentos albergan dudas. Que además las capacidades biomédicas que se habían planeado para el dispositivo no hayan ofrecido resultados fiables, obligando a escalar hacia abajo las capacidades del reloj tampoco ayuda.

Hace poco tiempo escribí una columna con el título “Si Apple Watch no es un éxito rotundo, Tim Cook tendrá que irse” (aquí). Por supuesto, Tim Cook no se irá, porque nunca será un fracaso rotundo, aunque si no es un triunfo claro su liderazgo puede sufrir. Pero visto lo visto, quien más tiene que perder si su apuesta no gana por goleada es Jonathan Ive. No sólo su papel como “diseñador industrial más influyente/poderoso del mundo” (así le llaman) sino su nuevo papel como jefe absoluto tanto de los interfaces gráficos como del diseño industrial de los productos Apple, ante una debacle, será un auténtico tumor sobre su trayectoria que condicionará cada acción que ejecute, cada decisión que tome, porque ya nunca podrá sacudirse la duda de si habría una solución mejor que la que él propone.

No me cabe duda que el lanzamiento del Apple Watch será un éxito fácilmente vendible por las relaciones publicas de Apple. Es la venta sostenida (la de dentro de tres meses, cinco meses, etc.) la que hay que defender. La horda de fanáticos de los productos de Apple puede facilitar ventas por millones en la primera semana. Pero cuando el polvo se pose, y la fiebre baje… ¿realmente será un producto que atraerá por sus valores intrínsecos?

Esa el pregunta que Apple va a dedicar aproximadamente hora y media para responder en poco más de diez dias.

Seguiremos informando.

10 Comentarios

  1. Santiago 27 febrero, 2015

    Yo personalmente para una graduación y tal veo más los smart watch de las fotos adjuntas, recién presentados. Integra el módulo creado por Motion X (que se puede poner en cualquier reloj), se conecta a IOS y Android, tiene una batería de cuarzo que no hay que recargar y se cambia cada par de años o así, muestra los progresos diarios, monitoriza el sueño esté puesto o no (Motion X ya tiene su tecnología implantada en muchos “pulseras inteligentes” o como se llamen).

    Sobre todo no tienes que activar la esfera para ver la hora, y parece un reloj decente, que podrías llevar con traje. Y también hay versiones para mujeres.

    No sirve para pagar y no te enseña los mapas en la esfera. Para eso dependes del móvil (como el Apple watch), pero no es una mala opción, creo yo. Y se va a propagar como el fuego, ya verás.

    O sea que sí, Apple va a vender un huevo y la yema del otro, peeero no va a ser una victoria por aplastamiento; al principio quizá sí, a largo plazo veremos.

    Las fotos son de ablowtowatch.com

    [img]http://i.imgur.com/F0jkCZr.jpg[/img]

    [img]http://i.imgur.com/hx2UUFl.jpg[/img]

    [img]http://i.imgur.com/kZlEmsQ.jpg[/img]

  2. Alf 27 febrero, 2015

    Precio de esos relojes? Son realmente bonitos (bonitos según la estética clásica de reloj).

  3. Santiago 27 febrero, 2015

    #2 Empiezan en 500 dolares y los modelos con diamantes estarán entre 1.500 y 2.000 dólares.

    El 97% más o menos de los relojes que se venden son redondos y dan hora, minutos y segundos. La inmensa mayoría de las pinturas que conocemos son cuadradas (o rectangulares). Por eso las pantallas que tenemos y miramos son cuadradas o rectangulares. Es difícil romper tendencias que llevan siglos asimiladas.

  4. yules 27 febrero, 2015

    No creo que sea de recibo comparar al Apple Watch, ni con relojes tradicionales, de cuarzo o mecánicos, de cualquier precio, ni con pulseras o relojes cuantificadores porque esas funciones, de existir, serían marginales.

    Si el Apple Watch es como debe ser, será un interfaz del teléfono con forma de reloj, que permitirá usar funciones del teléfono, informáticas o de comunicaciones, sin necesidad de acceso físico al mismo, y que facilitará que no haya que sacar el teléfono de donde uno lo tenga guardado (no todos usamos pantalones de clown), salvo en casos estrictamente necesarios.

    Al menos eso es lo que esperaría yo del reloj: que le usurpase funciones al iPhone, especialmente cuando estoy fuera de casa o en el coche o en el transporte público o en un bar…, al igual que el primer iPhone le usurpó un 30% de sus funciones a mi ordenador personal o el iPad les usurpó un 80% de sus funciones tanto al ordenador personal como al iPhone, de modo que mi PC (que en este contexto significa Personal Computer, nada que ver con que tenga o no Windows) pasó a ser un dispositivo de uso diario a serlo de uso semanal, y gracias.

  5. autoy 27 febrero, 2015

    #4 lo tienes completamente al revés, las intenciones de Apple son las opuestas.

  6. ripl3y 27 febrero, 2015

    Admiro a Ive, su visión y su trabajo, es más, le considero responsable de donde está Apple ahora. Admiraré siempre más al que diseña un producto que al que lo vende, aunque sea un gurú.
    Lo que no entiendo de Ive es la declaración que hizo respecto a que Suiza tendría un problema con el nuevo producto de la empresa. Por mucho oro y diamantes que le metan a la correa y a la corona qué demonios van hacer con el hardware y el software en cuanto pasen 3 o 5 años. Cuando alguien compra un rolex, un omega o un patek philippe sabe que le va a funcionar toda su vida y que probablemente lo podrá dejar en herencia. El problema de todo esto es la obsolescencia de todos los productos tecnológicos. Creo que en Suiza todavía se están riendo y que jugarán en ligas distintas, tanto en precio como en savoir-faire. Algo así como la diferencia entre precio y valor.

  7. Mandibul 27 febrero, 2015

    Yo el Awatch sólo lo compraré cuando Apple tenga desarrollado su siguiente producto: el coche.
    Hasta que no pueda acercarme el reloj a la boca y decir “Kit ven a por mí” y se presente mi coche en la puerta, nada

    P.D.: mi iPad no me marca Awatch como palabra desconocida.

  8. Santiago 27 febrero, 2015

    #7 ¿No te lo marca? ¡Qué fuerte! ¡Qué muerte! ¡Que puente! ¡QUÉ SUERTE, CONO YA!
    (como, codo, coto, coro, coñoooooo!)

  9. Mazin 2 marzo, 2015

    Como con otros productos de Apple, voy a esperar hasta la segunda o tercera versión para empezar a considerarlo, mientras tanto solo seré un observador cauteloso.
    Las primeras versiones de los productos Apple siempre prometen mucho, pero se quedan algo cortas, y no es hasta que esos productos están algo maduros que ya empiezan a llamar la atención, y si no, que lo diga la historia del iPhone.

  10. yules 2 marzo, 2015

    #9 Es verdad que a los productos de Apple les suele sentar bien la madurez y tu postura sea bastante prudente, pero estamos hablando de esperar un año entre cada generación y, al menos en mi experiencia, en el primer producto, aunque limitado en funcionalidades respecto sus sucesores, ya suele estar presente la magia:

    – Del primer iPhone recuerdo especialmente la sensación de tener Internet en la palma de la mano y lo fascinante de aplicaciones como la galería fotográfica o lo fluído del desplazamiento de las listas, y eso después de haber usado varios smartphones con Windows Mobile desde 2004. Sin embargo, el funcionamiento de estos, aun teniendo más funcionalidades y aplicaciones, al lado del de el iPhone era penoso, patético y frustrante.

    – Del primer iPad, del que ya esperaba que fuera “un iPod Touch grande” antes de comprarlo, “defecto” que siempre he pensado que era su mayor virtud, recuerdo que muchos meses después de estrenarlo, aún tenía la sensación de utilizar algo mágico. A mí mismo me sorprendía que la sensación persistiera durante tanto tiempo. Luego entró el iPad 2 en mi vida y mi viejo iPad 1, con el que seguía fascinado, a partir de ese momento se volvió pesado, gordo y lento. Eso es un buen ejemplo de que todo depende de con qué lo compares y uno puede estar encantado incluso con la tableta del Marca si es lo mejor que ha utilizado hasta entonces.

    A mí también me parece prudente esperar a una segunda o tercera generación del iWatch si no quieres estar cambiando de dispositivo con cada una de ellas, pero también podrías estar renunciando a 1 ó 2 años de experiencias, en principio*, gratificantes.

    * El matiz es porque las últimas generaciones de productos de Apple que he adquirido, los iPhone 5/5s o el iPad Air, en mi opinión, han incluido, especialmente a causa del software, tantos pasos atrás como mejoras, y puede que el que un producto tenga funcionalidades limitadas sea frustrante, pero que funcione peor que el de la generación anterior, aunque tenga nuevas funcionalidades y sea más delgado y más ligero, a mí me resulta especialmente irritante.

Dejar un comentario

A continuación

Twitter
Visit Us
Tweet
YouTube
Pinterest
LinkedIn
Share