Escribe tu búsqueda

DragonBox, una app para aprender álgebra jugando

Compartir

Existe una serie de corrientes metodológicas en educación en los tiempos actuales que viene a hacer uso de los elementos clásicos del aprendizaje pero adecuados a los nuevos tiempos. 

Dos de ellos se suelen equiparar y dan lugar a equivocaciones en cuanto a formas de entender y poner en práctica métodos de enseñanza y aprendizaje. Son las actividades que hacen uso de elementos del juego como los premios, las comparativas, los niveles en actividades de aprendizaje que nada (en principio) tienen que ver con elementos lúdicos, es lo que se conoce como “gamificación”. Las actividades en si mismas no son juegos, sino actividades con un fin concreto, como podría ser una batería de actividades llevadas a cabo por un psicólogo que persigan la modificación de conducta por parte de un menor, la realización de actividades de mejora del medio ambiente llevadas cabo por un grupo de personas, actividades y ejercicios de matemáticas en los que, para mejorar en la calificación dada por el docente, el participante ha de alcanzar un nivel por el que recibe una compensación (subir de nivel, alcanzar un estatus, …).
La otra corriente es el uso de juegos propiamente dichos, entre los que destacarían actualmente los videojuegos. A esto podría llamársele el uso de videojuegos en educación, así de simple, y un claro ejemplo lo tenemos en el uso masivo de “minecraft” incluso con una versión conocida como “Minecraft Edu” para educación.

 
Las matemáticas, por su parte, han intentado realizar acercamientos en base a esta corriente en multitud de ocasiones. Y hoy os traemos dos ejemplos de la misma app para la plataforma iOS y Android y plataformas de escritorio Mac OS X y Windows, con la única diferencia entre ambas apps de la edad a partir de la cual ha de aplicarse. Su nombre es “DragonBox Algebra” y está desarrollado por WeWantToKnow y no, no está desarrollado en EE.UU. sino en Noruega… y lo están exportando al resto del mundo, y algo deberíamos aprender de ellos, ¿no?: una muy buena idea, una filosofía, una estética única, un objetivo, un equipo y persistencia, mucha persistencia.
 

Sinceramente me he encontrado con pocas soluciones en videojuegos que me hagan pensar que merece la pena gastarse el tiempo y el dinero en un juego que dice que enseña mejor por si mismo. Pero, en verdad, debo decir que el acercamiento de DragonBox es realmente muy muy potente y, aunque en principio parece ser una app enfocada a una cuestión muy particular como es solucionar ecuaciones, si lo miramos con perspectiva nos permite visualizar una potencialidad mucho mayor.

 

Realmente un sistema de ecuaciones es una forma simple (aunque no fácil) de aprender a despejar incógnitas, es tener delante de ti un problema en el que, con una serie de datos, tenemos que dar con ese dato que no conocemos, esa “x” igual a todo lo demás que se nos presenta, esa incógnita a descubrir. Este sistema, esa búsqueda de solucionar una ecuación, de averiguar la “x”, nos acompañará en toda nuestra ruta académica dentro de las ciencias. Es un juego de  álgebra en estado puro orientado al aprendizaje.

 
Esta app, que se encuentra en más de media docena de lenguas entre las que se encuentra el castellano, lleva esa tarea de descubrimiento de los medios matemáticos a nuestro alcance a un lugar muy lúdico en el que introduce de forma muy interesante cuestiones matemáticas como la igualdad entre elementos de la ecuación a ambos lados del signo, el uso de modificadores que permita simplificar una ecuación, eliminar denominadores, números negativos, etc. Y por otro lado, elementos tan presentes en los juegos, como la consecución de puntuación mediante “estrellas”, los diferentes episodios en los que se gradúa cada fase, la “construcción de nuestros ser vivo (diría que alien) que mejora a medida que subimos de nivel, también contamos con un avatar que será nuestra representación entre los 5 usuarios que permite tener almacenados la app como distintos jugadores … Por tener, hasta tiene una banda sonora que no resulta cargante, algo bastante habitual hoy en día.

 
Elementos que hacen tremendamente atractivo a un producto que no deja de ser un juego y que, personalmente, considero que está muy bien diseñado tanto estética como pedagógicamente, con pasos muy fáciles de entender y que no requieren en absoluto de la mano de un adulto, lo que no significa que en algún momento un niño no pueda perderse pero estos son muy escasos. Además, el juego de DragonBox tiene un aporte visualmente muy rico, no se queda únicamente en la parte puramente estética -algo que se asocia sólo al continente pero que también opino que es parte del contenido- sino que utiliza ésta para dar más información de la que puede parecer. Por ejemplo, para saber qué elemento es el que queremos descubrir, o dicho de otra forma, cual es la incógnita a despejar, el icono de dicha incógnita es rodeado de una serie de puntos brillantes que revolotean a su alrededor. 

 

De la misma forma, utiliza la estética para darnos a entender como son los elementos negativos en contraposición a los positivos, algo fácil en los números y letras con el signo menos delante. Otro buen ejemplo, es la forma en la que nos obliga a seguir unas reglas matemáticas que introduce de forma paulatina, como por ejemplo a la hora de de poner un término nuevo en la operación a ambos lados del igual en caso de querer simplificar las operación para despejar la incógnita.

 
Lo más curioso, y lo más difícil de conseguir en una app de este estilo, es mantener el equilibrio entre la experiencia del juego y el descubrimiento matemático, en unas fases cada vez más complicadas en las que ya jugamos con muchas reglas y situaciones: fracciones, negativos, multiplicadores, diversidad de términos como iconos de animales, letras y números mezclados en una suerte puzzle que debemos ordenar usando nuestra lógica matemática y las reglas que nos permite el juego.

 
Incluso llegado el momento en el que no damos con la solución idónea, el juego permite en algunas situaciones, abordar una solución visualizando un vídeo en el quede nos muestra como conseguirlo. Y, al contrario, podemos incluso mejorar el número de movimientos a realizar por parte de la app. dentro del handicap propuesto.

Una de las diferencias de la versión de DragronBox 2 (destinada a niñas y niños a partir de 12 años) con respecto a su hermanada menor: DragonBox (para niñas y niños desde 5 años) es que el primero cuenta con dos modalidades de juego: el de descubrimiento y el de práctica.

 
En definitiva, una app más que recomendable que se disfruta muy bien en el iPad, sin exigir grandes cantidades de recursos y que resulta una forma extraordinaria de aprender como operar en álgebra y con dos interesantes opciones destinadas a los que empiezan con 5 años hasta los 11 DragonBox Algebra 5+ (si, ellos también pueden comenzar a aprender así) y una segunda versión, DragonBox Algebra 12+ que va desde los 12 años en adelante. 

El precio de cada una de ellas es de 5,49€ y 8,99€ respectivamente. Puede parecer un precio algo elevado para los estándares a los que estamos acostumbrados en la tienda online de apps de Apple pero creo que es un precio muy razonable y vale mucho la pena ver como se puede aprender jugando de forma tan entretenida en matemáticas.

DragonBox Algebra 5+

DragonBox Algebra 12+

 

Actualizado: el artículo afirmaba erróneamente que son daneses, cuando en realidad son noruegos.

Dejar un comentario

Twitter
Visit Us
Tweet
YouTube
Pinterest
LinkedIn
Share