iBeacons ¿la respuesta de Apple al NFC?

iOS 7 incorporará una nueva tecnología que tiene el potencial de revolucionar la industria de los medios de pago sin contacto, aparte de suponer un avance enorme para la ubicación casi exacta del usuario en entornos cerrados. Su nombre: iBeacons.

iOS 7 incorporará una nueva tecnología que tiene el potencial de revolucionar la industria de los medios de pago sin contacto, aparte de suponer un avance enorme para la ubicación casi exacta del usuario en entornos cerrados. Su nombre: iBeacons.

Ya a principios del año pasado publiqué un artículo denominado La otra guerra en la sombra: pagos sin contacto (NFC), en el que enumeraba el estado de la tecnología de ese sector y cuáles eran las opciones que tenía Apple si decidía incorporar ese sistema a su teléfono (por aquel entonces se rumoreaba que podía ocurrir en el iPhone 5 -cosa que no sucedió). 

Todo el sector de los pagos por proximidad está esperando a ver qué hace Apple para que el sector despegue (y subirse rápidamente todos al mismo tren), porque todas las iniciativas, incluyendo Wallet de Google, han sido recibidas por el mercado con la mas absoluta indiferencia. Y es que todas tienen el mismo problema: la masa crítica.

Sólo Apple, con su política de actualizaciones de sistema operativo móvil comprensiva de la gran mayoría de sus terminales, puede encontrarse con cientos de millones de usuarios de una misma tecnología (por eso todo el mundo está esperando a ver qué hace).

Sin embargo, Apple puede haber dado un volantazo inesperado, ignorando las tecnologías habituales de NFC (Near Field Communication – Comunicación por proximidad) y haber optado por los «Beacons», que ofrecen una gran cantidad de ventajas no sólo para la venta de productos, sino para los sistemas de información en museos, auditorios, exposiciones, etc. con la implantación de una tecnología que ya de por sí está presente casi universalmente: Bluetooth LE.

En 2010 contrató a un ingeniero experto en NFC, Benjamin Vigier, que comenzó a trabajar en tecnologías de proximidad en 2004, y que antes de entrar en Apple era jefe de producto de «billeteras» móviles, pagos y NFC en la empresa especializada en pagos móviles mFoundry. Desde supuesto concibió y gestionó tanto el servicio de pago PayPal Mobile como el servicio de pagos móviles basado en códigos de barra de Starbucks, además de desarrollar las aplicaciones de «monedero» móvil para las dos principales operadoras móviles de EE.UU. y la aplicación de billetera NFC para tres de los principales bancos norteamericanos. Cuando se incorporó a Apple en 2010 lo hizo como jefe de producto de comercio móvil.

También sabemos que Apple ha comenzado a experimentar el año pasado en sus tiendas de Estados Unidos con el sistema EasyPay, utilizando el iPhone como sistema de pago. Los clientes compran ítems en las tiendas escaneando el código de barras y completan la venta usando su dispositivo mediante la introducción de su Apple ID de iTunes.

En otro artículo (marzo de 2012) iWallet: la próxima revolución de Apple, hablábamos del iWallet, las patentes que Apple iba coleccionando por si acaso decidían incluir un chip NFC en el teléfono. Y seguíamos apuntando el gran problema:

¿El problema? No valen los teléfonos anteriores. Ningún modelo de iPhone anterior al primero que incorpore el chip NFC podrá hacerlo (salvo que saquen algún tipo de accesorio que lo complemente, pero no parece una solución «Apple»).

En resumen, la próxima revolución es convertir al iPhone en la tarjeta de crédito definitiva.

Llega iOS 7

Una de las grandes novedades de iOS 7 son «iBeacons». Apple no ha dicho nada públicamente sobre iBeacons ni en la presentación de Junio (en la WWDC) ni en la más reciente de Septiembre (en la que se anunciaron los nuevos iPhone). Sin embargo, los beacons se mencionaron en al menos 3 sesiones en la WWDC (lo cual da idea de su alcance e importancia). iBeacons podría explicar por qué Apple ha estado ignorando las tecnologías NFC (Near Field Communication).

Según gigaom.com

Beacons son unos pequeños sensores inalámbricos colocados dentro de cualquier espacio físico que transmiten datos a tu iPhone usando Bluetooth Low Energy (también conocido como BLE,  Bluetooth 4.0 y Bluetooth Smart).

Expliquemos un poco: imagínate que vas andando por la calle con tu iPhone con iOS 7 (que incluye iBeacon), y te acercas a una tienda de Nesspresso. Es decir, te aproximas al radio de alcance del Beacon de Nesspresso. Desde esos sensores, pueden enviarte invitaciones, o un saludo, o una oferta concreta. O si estás dentro de un centro comercial, puede guiarte hasta el lineal dónde están colocados.

Es decir, iBeacon permite un sistema personalizado de notificaciones y acciones microlocalizadas, con una precisión que no es factible con Wi-Fi.

Por supuesto, iBeacon también permite realizar pagos con el móvil (dentro de poco puede que simplemente poniendo nuestra huella dactilar para autorizar el pago).

BLE (Bluetooth Low Energy) utiliza el mismo espectro de rado a 2,4 Ghz que el Bluetooth clásico, aunque no es retro-compatible. Sin embargo, Bluetooth 4.0 es compatible tanto con el Bluetooth clásico y con BLE.

Apple introdujo BLE en el iPhone 4S. A mediados de 2011 Apple se unió al consejo de dirección del Bluetooth Special Interest Group. La diferencia es que iOS 7 presenta todo un nuevo mundo de integraciones y posibilidades.

Empresas que fabrican «beacons» (sensores) son EstimoteRoximity iBeacon y Adomaly.

Si quieres tener una idea más concreta de sus posibilidades, debes mirar esta presentación de la WWDC (está en inglés)

Según Retail-week

Joel Blackmore, director senior de innovacion en la consultora de movilidad Somo, dice: «iBeacons será el mayor cambio en las tiendas desde la llegada de los teléfonos inteligentes. En un mes más o menos habrá 700 millones de dispositivos iOS con iBeacons, permitiendo la localización precisa en interiores, microubicación y una nueva forma de pagos sin contacto».

De repente, Apple ha solventado el gran problema de implantar una nueva tecnología, alcanzando masa crítica para hacerla viable y sin pasar por ninguna de las puertas que el NFC exigía.

Pero ¿es mejor iBeacons que NFC?

iBeacon es mejor que NFC por dos razones principales (aparte de que la abandera Apple y su enorme base de usuarios adoptándola sin ningún esfuerzo por su lado)

– iBeacon tiene un alcance mucho mayor (hasta 50 metros, aunque el recomendado es 10 metros) comparado con los ramplones 20 centímetros (recomendado es 4 cm.) de NFC. Esto quiere decir que iBeacons puede ser usado para algo más que pagos. Las tiendas podrán usar cupones, ofertas o incluso direcciones a usarios de los dispositivos.
– La tecnología Bluetooth ya es ubicua en todos los smartphones

El sensor Beacon es barato, aunque más caro que el sensor NFC. Sin embargo, es más barato y requiere menos esfueroz poner en una tienda unos pocos beacons (30$ cada uno) que colocar una etiqueta NFC en cada uno de los productos de la tienda (a 10 centavos cada una).

Según The Verge, PayPal es otra de las empresas que esperan aprovechar el crecimiento de BLE. Hace pocos días anunció Beacon, un nuevo servicio de pagos que permite que la gente haga compras con sus teléfonos, pero sin tener que sacarlos del bolsillo. El conector USB del Beacon de PayPal se conecta al terminal de punto de venta e informa de cuándo alguien entra usando la app de PayPal. Eso les permite enviar ofertas personalizadas, comunicarles que su pedido está preparado, y más, todo a través de una conexión Bluetooth. Si vas a comprar algo, sólo tienes que decirle a la persona de caja que vas a usar PayPal.

Aunque requiere alimentación, los sensores Beacon tienen una gran duración de la batería. Un sensor puede durar dos años con una pila de botón.

Así que, silenciosamente, como nos tiene acostumbrados, Apple va colocando las piezas del puzzle para que -tal vez- un día anuncie que inicia una nueva revolución y nadie haya visto llegar a los soldados.

In this article


Join the Conversation

3 comments

  1. erretxea

    Interesante. Y la estrategia, muy Apple, si…

  2. Alquimista

    Pues con el último párrafo te has cargado la sorpresa! 😉

    Y sí, muy interesante. Habrá que verlo funcionar, aunque no me gusta nada eso de que la tienda te reciba con publicidad.

  3. Tito

    ¿Cómo afectará esta tecnología a la privacidad? Veo muchas posibilidades también de montar un Gran Hermano.

    Por otro lado, podría ser el fin de por ejemplo, fichar en el trabajo, o las inoportunas interrupciones en el cine o teatro cuando sienta un móvil, si esta tecnología llegara a tener capacidad para activar el modo avión o no molestar.

    ¿Tendrá algo que ver con aquella patente de las cámaras desactivadas en los conciertos?

    #2 Tal vez más que publicidad la idea está orientada a información, te pones ante el escaparate y tienes en la información precios, tallas y alternativas de colores (por ejemplo) de las prendas que estás viendo.