WD MyBook Studio 1 TB por Jesús Gallego

WD_mybook_2008_1.jpgExisten situaciones en las que, en el ámbito profesional y semiprofesional, son necesarias soluciones de almacenamiento con algunas prestaciones superiores a las que podemos encontrar para el mercado de consumo. Intentando dar respuesta a este tipo de usuarios Western Digital ofrece, dentro de su gama de almacenamiento externo MyBook, los modelos Studio. Pensados para un rendimiento óptimo en los ámbitos del profesional creativo – ya sea en los campos del audio, video o diseño gráfico – ofrecen opciones poco habituales en el mercado del almacenamiento externo que se adaptan especialmente bien en los entornos Mac. En este artículo vamos a probar una de las soluciones de Western Digital para el mercado profesional, el MyBook Studio de 1TB de capacidad (931GB formateados) e interfaz cuádruple: USB, eSata, FW800 y FW400. Este disco externo es el modelo de uso mas típico dentro de la gama Studio, que también cuenta con los modelos Studio II (con dos discos internos reemplazables para configuraciones RAID) y Passport Studio (externo de 2.5” sin eSata) cubriendo la mayoría de las posibles necesidades. Todos los discos Studio vienen formateados para Mac en HFS+ aunque nada impide volverlos a formatear en otros sistemas de archivos para su uso en otros entornos. Jesús es uno de los tres ganadores de nuestro concurso “WD y Faq-mac tienen 3 discos de 320 GB para tu portátil”.

Exterior

Pensado para su ubicación en vertical, la elegante forma externa de la unidad se asemeja a un libro, con lo que no desentonaría junto a nuestro Mac en una estantería. La carcasa de tonos plateados y LEDs blancos hace buena pareja con un MacBook Pro, iMac, o Mac Pro aunque a diferencia de los ordenadores de Apple dicha carcasa no es de aluminio sino de plástico. En el Studio no ha sido necesario montar un ventilador interno como ocurre en el Studio II , solucionando el problema de la refrigeración con una serie de aberturas asimétricas en su parte superior que mantienen el conjunto bien ventilado. Por este motivo la unidad es también muy silenciosa y la carcasa plástica no es impedimento para mantener unas temperaturas correctas, incluso tras varias horas de trabajo.

WD_mybook_2008_2.jpg

En el frontal encontramos una barra de LEDs blancos que indican tanto el espacio ocupado en disco como los distintos modos operativos que explicaremos más adelante. La parte trasera está dedicada a los distintos conectores: alimentación, USB 2.0, eSata, dos conectores FW800 y el botón de encendido. Curiosamente el conector USB es de tipo miniUSB, lo que nos parece algo mas frágil que el USB estándar. Los dos puertos FW800 pueden ser usados sin problemas con interfaces FW400 mediante el cable adaptador incluido. También es posible utilizarlos para encadenar dispositivos firewire en serie.

WD_mybook_2008_3.jpg

En la caja con el disco encontramos además el adaptador de corriente, la guía de instalación, un CD con el software y un excelente surtido de cables: FW800, USB 2.0 y un cable conversor de FW800 a 400 para usarlo en cualquiera de las situaciones de conectividad que nos ofrezca un Mac. La ausencia de un cable eSata es evidente y no hubiera estado de más pero es comprensible teniendo en cuenta que no hay ningún equipo de Apple que ofrezca de serie este puerto.

La barra de LEDs frontal tiene además múltiples propósitos fácilmente diferenciables según los movimientos que realiza:

  • Estado fijo: el disco se encuentra activo.
  • Intermitente lento: el disco está en reposo.
  • Movimiento vertical: el disco se está usando, bien en lectura o en escritura.
  • Fundido lento a apagado: curioso efecto con el que indica que está entrando en reposo.
  • Software

    En cuanto al software, disponemos de dos utilidades principales:

    El instalador del driver WD Button Manager nos permitirá hacer uso de la función de medición de capacidad usando la barra de LEDs exterior, la cual muestra la carga del disco de forma visual e intuitiva. Para hacer uso de la misma es necesario conectar la unidad por Firewire o USB, ya que por eSata no se encuentra disponible. El disco, por otra parte, funciona perfectamente sin necesidad de instalar este driver, aunque perdemos esta funcionalidad.

    La segunda utilidad es un software de copias de seguridad, sencillo y bastante intuitivo, llamado WD Anywhere Backup. Oculto en la documentación escrita del Studio encontramos el número de serie de la licencia. Este software funciona con un servicio que monitoriza constantemente los directorios que le indicamos, de modo que si ve cualquier cambio en un momento dado hace una copia de forma inmediata. A diferencia de los sistemas que hacen copias de seguridad a intervalos regulares como Time Machine no existe el riesgo de realizar un cambio crítico en un archivo y se quede sin respaldo hasta que entra en funcionamiento una copia programada. Si esta funcionalidad es crucial para tus datos recomendamos encarecidamente su uso. El resto de los usuarios pueden obviarla y ceñirse a Time Machine.

    Antes de proseguir vamos a realizar una aclaración más en cuanto al software. Es conocido y ampliamente documentado en los foros especializados que hubo problemas con el software de estas unidades en Mac OS X 10.5 Leopard que impedían su correcto funcionamiento, problemas que según observamos han sido resueltos a día de hoy (y ya desde Febrero de 2008) correctamente, tanto por parte de Apple como de Western Digital. Nuestra unidad venía perfectamente actualizada con el ultimo firmware y versiones de software pero en caso de que no sea así emplazamos a los usuarios a descargar las mismas a través de la web de soporte de Western Digital donde también pueden obtener utilidades adicionales como un formateador Fat32 o los drivers Firewire para Windows.

    En la web de soporte también vemos que existen unos drivers “Turbo” optimizados pero, como veremos en la prueba de rendimiento, apenas hemos notado diferencia con los drivers nativos de Leopard.

    Rendimiento

    WD_mybook_2008_4.jpgAl final del día lo que más cuenta en este tipo de periféricos es el rendimiento y podemos adelantar que no tenemos queja al respecto. El MyBook Studio monta un disco interno Western Digital de 1TB a 7200 rpm y 8 MB de cache. Nuestra máquina de pruebas es un MacBook Pro 2.16 Ghz, 2GB DDR2, HD 120 GB 5400 rpm. En términos generales podemos afirmar que el rendimiento del Studio es muy superior al disco interno del MacBook Pro cuando se usa con la interfaz Firewire 800, por lo que representa un añadido muy valioso para trabajar con video a tiempo real o múltiples pistas de audio. En concreto la unidad fue capaz de mover 32 pistas de audio en Logic Pro sin visos de que éste fuera el límite.

    Las conexiones eSata y Firewire son claramente las preferentes a la hora de usar el dispositivo si queremos obtener los mejores rendimientos. La diferencia entre el driver Turbo y el nativo ha sido de medio segundo, algo que puede ser circunstancial y por lo tanto descartable. Para la prueba eSata hemos contado con la ayuda de un Mac Pro Quad 2.66 con una expansión eSata y el rendimiento ha sido bastante parejo con el Firewire 800, si acaso algo inferior, con lo que no obtenemos ninguna ventaja en un Mac, aunque es perfectamente válido para usarlo como alternativa en PCs que no suelen disponer de puerto FW800 y donde sí suelen prevalecer las conexiones eSata de serie. En cuanto al rendimiento de la interfaz USB 2.0 vemos que los 480 Mbit/s teóricos se quedan efectivamente en la teoría, siendo superados cómodamente por la interfaz Firewire 400 en la prueba de copia de un archivo grande.

    Veamos en detalle a continuación las tasas de transferencia de cada interfaz conectadas al MacBook Pro mediante un banco de pruebas. Para este cometido hemos utilizado el software de Intech Quickbench 4.0 incluido en la suite Speed Utilities.

    Firewire 800

    WD_mybook_2008_5.jpg
    La superioridad con esta interfaz es evidente, consiguiendo unos 73 MB/s de lectura secuencial, casi 57 MB/s de escritura y unas excelentes tasas en operaciones aleatorias.

    USB 2.0

    WD_mybook_2008_6.jpg
    Los 41 MB/s de pico en lectura secuencial son buenos pero hay mucha diferencia con la escritura que se queda en unos discretos 28 MB/s.

    Firewire 400

    WD_mybook_2008_7.jpg
    La interfaz Firewire 400 no tiene un pico tan pronunciado como la USB 2.0, comportándose de forma más lineal con bloques grandes, mostrando una gran simetría entre escritura y lectura.

    Cabe destacar asimismo el comportamiento en cuanto a tasas de transferencia y consumo de CPU: mientras las interfaces Firewire y eSata presentan tasas constantes y consumos de procesador entorno al 5%, en USB 2.0 observamos picos en las transferencias y consumos por momentos superiores al 15%. Esta diferencia es definitiva a la hora de trabajar en video o audio, donde cada ciclo del procesador cuenta y se ha de mantener una tasa de transferencia lo mas constante posible para evitar los temidos “dropouts” que interrumpen el trabajo con material a tiempo real.

    Comportamiento práctico

    En la práctica el comportamiento en OS X es excelente. Con todas las interfaces a excepción de eSata, a los diez minutos de inactividad el disco entra en reposo con el consiguiente ahorro de consumo. Si se desea evitar esto no hay mas que desactivar la opción “Poner el disco en reposo cuando sea posible” en el panel del Economizador de OS X, en Preferencias del sistema. Una vez en reposo el disco despierta de nuevo con solo invocar a Spotlight o cualquier otro proceso que requiera de su servicio. El tiempo que tarda en salir de este estado, conocido como spin-up, es de unos 6 segundos tras los cuales se encuentra listo para operar. Por otra parte también se pondrá en reposo automáticamente al hacerlo el Mac o al apagarlo. Por descontado, el disco también despertará de forma automática en el momento de arrancar nuestro equipo.

    WD_mybook_2008_8.jpg

    Nos ha gustado especialmente que todas estas opciones automáticas de ahorro de energía estén disponibles desde el momento en que lo conectamos a nuestro Mac, sin necesidad de instalar ningún software adicional. Además obtenemos el beneficio de la ausencia de ruido en estado de reposo, aunque no hemos encontrado que el WD Studio sea un disco externo especialmente ruidoso, mas bien todo lo contrario.

    Relación calidad precio y conclusiones

    Con un precio en torno a los 210 € para el modelo de 1 TB el WD Studio se encuentra en la parte baja de la tabla de precios frente a la competencia en discos duros profesionales de fabricantes como LaCie, OWC o G-technology, sensiblemente más caros aunque quizás mejor acabados con resistentes (aunque pesadas sobre todo en el caso de LaCie) carcasas metálicas que utilizan para disipar el calor. El WD reduce costes usando plástico pero mantiene el equilibrio con un buen sistema de ventilación pasivo y guardando un peso adecuado en caso de que sea necesario su transporte ocasional. Dicho esto, si necesitáramos un disco para su uso crítico en directo u otras circunstancias hostiles a los componentes electrónicos el WD Studio no sería nuestra primera opción al existir alternativas más resistentes, aunque esto signifique que nos veamos obligados a pagar un precio superior. Para su uso en casa, en el estudio y otros entornos típicos donde el profesional creativo pueda sacarle el máximo provecho el WD Studio es un dispositivo sin rival: es rápido, silencioso, tiene buena conectividad, relativamente barato y se lleva a la perfección con nuestro Mac.

    0 0 votos
    Article Rating
    Subscribe
    Notify of
    2 Comments
    Oldest
    Newest Most Voted
    Opiniones Inline
    Ver todos los comentarios
    Anónimo
    Anónimo
    15 years ago

    Lo compré hace unos meses y estoy muy satisfecho, llama atención lo silencioso que es. Lo tengo conectado al puerto FireWire800 y puedo editar videos 1080p sin ningún tipo de corte o ralentización desde el propio disco duro, sin necesidad de pasarlos al disco interno del macintosh.

    Anónimo
    Anónimo
    15 years ago

    Tengo esta unidad y estoy muy contento salvo por un pequeño gran pero que no se muestra salvo si rebuscas en la página de soporte de WD: La unidad no sirve como arranque de sistema en Mac’s PPC; sólo lo hace con Mac’s Intel.

    Cuidado porque yo lo compré, aparte de como unidad masiva de almacenamiento (y así está funcionando perfectamente), como unidad de arranque, pero claro, no tengo Macintel. En fin, algún día de éstos el WD tendrá un nuevo cometido en su vida 🙂

    2
    0
    Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
    ()
    x