Hacer la transición a Intel, II: Investigando el iMac

foto_ximac_big.jpgEn la anterior entrega de nuestra migración nos quedamos a las puertas de probar un iMac como equipo de sustitución de un G5 2,3GHz dual para tareas administrativas muy pesadas. Nos vamos a sentar delante de uno de ellos, y vamos a ver su rendimiento general, enfocándonos en las opciones y problemas que vamos a tener en esta migración “forzosa”.

El iMac es un gran equipo como solo Apple sabe hacer: todo-en-uno. Lo compacto de su diseño ha hecho que sea por excelencia el ordenador para el hogar y el ordenador de consumo con más ventas de Apple. La desaparición de la CPU, en mi caso, supone quitarme un “trasto” más de mi ocupado escritorio, y es una idea que me seduce extraordinariamente. Sin embargo, vamos a valorar al completo lo que significaría este cambio.

Problemas de almacenamiento

El iMac solo lleva un disco duro interno y mis necesidades de almacenamiento son de más de 1 TB lo que supone que voy a tener que trabajar con mas discos duros externos (al menos uno más, al tener que “sacar” la segunda unidad interna del G5 a una caja externa). lo que va a suponer además de espacio a ocupar en el escritorio y muchos cables de alimentación y de conexión. Este es un mal asunto organizativo.

En mi caso tengo 5 discos duros externos conectados casi permanentemente al G5, así que la opción es complicada. La mejor solución, sin tener que gastar en un disco duro externo de alta capacidad para eliminar los sistemas de copia de seguridad redundantes será crear una zona de almacenamiento en una esquina del despacho en el que todos los discos duros estén conectados a un hub firewire y de allí con un solo cable al iMac.

Desconozco porque Apple no ha implementado aún eSATA (SATA externo) en los Mac, pero la adición de este interfaz en el iMac sería un extra excelente para este tipo ordenador.

El iMac tiene muchos puertos USB, pero aún así será necesario también un Hub de al menos 7 puertos, donde indefectiblemente irán algunos periféricos y un par de discos duros mas, especialmente el sistema de copia de seguridad Time Machine. Tengo ambos tipos de HUB así que de momento mantengo mi intención de “gasto cero” a la hora de cambiar de ordenador.

2687934244_16b8f51a18-1.jpg
Foto: DeclanTM

El iMac: Rendimiento

Una vez has seleccionado el tipo de ordenador que te interesa, lo mejor es hacerle una prueba rendimiento aproximada para ver los números brutos y comprobar que la selección que hemos hecho es la adecuada o necesitaremos saltar un paso arriba o un paso abajo en la gama. Para ello, usaremos Xbench.

Xbench es una utilidad gratuita que permite medir ciertos parámetros computacionales de un ordenador. Optimizada para PowerPC y para Intel, y aún no siendo una prueba definitiva, ofrece datos bastante precisos de algunas de las posibilidades de proceso de los ordenadores.

La versión utilizada es la 1.3, y puede descargarse gratuitamente desde el site de su desarrollador. La ventaja de Xbench con respecto a otros tipos de prueba es que debido a la gratuidad del software (donationware), todos los usuarios pueden descargar su copia y hacer los test en su ordenador para compararlos con nuestras pruebas.

Si no tienes el ordenador a mano para probarlo,siempre puedes meter el programa en un pendrive y llevártelo para probar por ejemplo en una tienda. Solo tendrás que copiar la aplicación al escritorio, salir de todos los programas y ejecutarla, y guardarte los datos en el pendrive para su posterior estudio. Pídele permiso al dependiente para hacer la prueba. Éxplicale que vas a hacer y posiblemente no te podrá ninguna pega.

El iMac que voy a poner a prueba es el medio de la gama, de forma que podré establecer con más precisión si necesito “subir” mucho de potencia o quizás con el modelo inferior puedo arreglarme.

El modelo a prueba es el iMac Core 2 Duo de Intel, a 2,66 GHz, 2 GB de RAM, disco duro SATA de 320 GB y tarjeta gráfica Radeon HD 2600 PRO de ATI con 256 MB. Su precio es de 1.249 Euros.

iMac_core_2_duo_datos.png

Los datos brutos de la comparativa de mi máquina actual, un G5 2,3GHz dual con el iMac son los siguientes:

datos_imac_vs_g5.jpg

Interpretando los datos

Hay dos datos que llaman poderosamente la atención, uno de ellos que muestra la diferencia de potencia y la optimización de Mac OS X para Intel.

El primero es el aumento exponencial del procesador de Intel en la Thread Test, evidenciando la potencia del procesador en el trabajo con múltiples hilos, perfecto para mi caso puesto que estoy continuamente saltando entre una docena de aplicaciones fijas de trabajo (en el Mac Pro de 8 núcleos esta cifra alcanza hasta los 800, con dos Xeon de 4 núcleos cada uno).

El otro detalle que llama la atención es la optimización que se ha hecho en la versión de Intel para el interfaz de Mac OS X, no disponible en la versión para PPC. Hay una gran diferencia de puntuación en ese punto y solo puede deberse a ese motivo. Evidentemente, en el iMac esto permite un interfaz aún más fluido.

Este iMac tiene 128 MB de capacidad gráfica extra frente a la tarjeta del G5, así que los resultados gráficos no me sorprenden, aunque esperaba una diferencia mayor. Es muy posible que el rendimiento se degrade un poco en este apartado al conectar un segundo (imprescindible) monitor de 20 pulgadas, pero aún así garantiza algo por encima el estándar mínimo necesario para trabajar que tengo ahora.

Ligeramente preocupante es ver que no voy a mejorar mucho en acceso de disco, una de las cosas que de momento menos me gusta de Mac OS X, puesto que pasados unos meses el disco duro es realmente una “locura” de archivos excesivamente fragmentados que hace que el acceso a disco a veces sea tan desesperante. Esperemos que con el sistema de archivos ZFS en Snow Leopard se solucione este problema de degradación de rendimiento de disco.

Las cifras totales, en las que el iMac ofrece 100 puntos justo por encima de el G5 me garantizan al menos un aumento del rendimiento de un cómodo 40 a 50% una vez el sistema se acomode en el iMac tras un par de meses de uso intensivo.

2687934188_f50dc318c9.jpg
Foto: DeclanTM

Tomando una última decisión

M9321.jpegEs muy posible que el iMac menor de la gama me fuera incluso suficiente. Viendo los datos de su hermano mayor, podría quedarme en un sistema, bajando un escalón, que posiblemente rinda al menos tan bien como mi G5 y de ahí, para arriba. Sin embargo, mi decisión va a ser mantenerme en la gama media por dos motivos: el primero es por el leve empujón de procesador que me permitirá ejecutar más alegremente Snow Leopard y el segundo, la tarjeta gráfica, porque podré tener acceso a algunos juegos ocasionales a una mejor calidad que la de la gama baja (256 Mb de ram frente a 128 Mb). Además, en mi configuración de doble monitor me viene bien los 128 mb extras de capacidad gráfica.

Personalizando

Las opciones de personalización en la Apple Store son mas bien pobres en cuanto a hardware, solo pudiéndose modificar la RAM y el disco duro, ambas dos tareas excesivamente caras (la RAM es muy cara en la Apple Store) así que en el caso de la RAM acudiré a un proveedor especializado que me dará mucho mejor precio y la cambiaré yo.

Un añadido será el AppleCare: es una máquina para trabajar y necesito una garantía extendida que no me deje tirado en el primer año por cualquier causa o por uno de los problemas que aparecen con ciertas gamas y series de ordenadores fabricados. No es un problema muy común en Apple pero puedo sucederle a todo el mundo y hay que estar preparado ante semejante eventualidad con una ampliación de la garantía a 3 años, que será aproximadamente la vida de este ordenador.

¿Cuándo?

Yo no tengo prisa para comprarlo, así que puedo esperarme tranquilamente a que cambie la gama, con una fecha límite de la MacWorld de Enero. La posibilidad de que se anuncien cambios en el iMac durante ese evento es alta (sino se ha producido incluso antes).

El iMac Intel Aluminium está al principio de su carrera, y si se produjeran cambios profundos de la gama podríamos ver adiciones de mejores procesadores o placas base, pero no se espera, tal como está el mercado en estos momentos, la adición de una tecnología superior como pudiera ser un tipo nuevo de conectividad como fue Airport en su momento frente a gamas anteriores que no disponían de ella.

Resumiendo

Saltar del G5 al iMac supone una experiencia muy agradable en cuanto a tiempos de respuesta a la hora de trabajar de forma comparativa, y su precio es realmente asequible si lo comparo con la gama profesional que era lo primero que tenía en mente. Penalizado exclusivamente por su capacidad, que obliga a tener varios duros externos, me permite eliminar una CPU grande y aparatosa.

Su precio es de 1.249 Euros al que tendré que añadir solamente el precio de la RAM (4 GB, unos 110 euros), el precio del cable Adaptador de MiniDVI a DVI para el monitor externo (19 euros) y de la garantía Apple Care (209 euros). Por mi G5 pueden darme actualmente unos 900 euros (3GB de RAM), así que el precio objetivo (lo que voy a tener que desembolsar realmente) de el iMac es de 687 euros.

Ahora ya puedes sacar tus propios cálculos y ver si ya te interesa migrar de PPC a Intel.

Enlaces relacionados

Hacer la transición a Intel, I: El factor G5

Hacer la transición a Intel, II: Investigando el iMac

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
3 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
perrete
perrete
15 years ago

Me parece suponer mucho k alguien te llegue a dar 900€ por tu actual G5.

T1000UNO
T1000UNO
15 years ago

por un poco mas de 900 euros te puedes comprar el imac mas pequeño. no hay mas que decir

naucrates
naucrates
15 years ago

Hay que ver y diferenciar una cosa entre los dos equipos en los que has basado la comparativa, y es que el iMac es un ordenador de mercado de consumo y el G5 es mercado profesional.
La conclusión que realmente se saca de todo esto, es que las maquinas basadas en Intel, las actuales maquinas, son realmente rapidas, potentes, economicas (comparadas con mercado profesional), y sobre todo el sistema se ha optimizado (y lo que queda por llegar) para los procesadores Intel.
Habria que analizar que tipo de trabajo desarrolla cada persona, y ver si usa el paquete CS3 o por otro lado si va a usar Final Cut, que si no me equivoco son dos mundos distintos, de requerimientos y exigencia de hardware muy dispares.
¿crees que el iMac tiene una vida tan longeva como el PowerMac G5?, realmente lo dudo.
De todas formas, gracias por el estudio que has realizado, seguro que alguna gente considera este estudio de forma muy positiva, sobre todo por quitar el cierto misticismo de la potencia de los G5 y los actuales Intel, eso si, sin desmerecer nada 😉
Un cordial saludo a todos.

3
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x