Diario de mi barrio, por Jordi Rodríguez

Comunicar, una función vital excluida en muchas escuelas del catálogo de emociones y fenómenos humanos que influyen en el desarrollo de la personalidad…

Comunicar, una función vital excluida en muchas escuelas del catálogo de emociones y fenómenos humanos que influyen en el desarrollo de la personalidad. Emociones: un tapiz que cose el patchwork de la experiencia vital. Muchas veces, demasiadas, ambas están excluidas de la farmacopea pedagógica. Ahí campan los genéricos y el trasiego de recetas diluye la demanda del paciente alumno que espera se le escuche, se le atienda, se le quiera y se le acepte.

En el mundo de la escuela el tráfico de órganos está a la orden del día. De madrugada helicópteros mediáticos aterrizan en la mente de los responsables educativos. Equipos especializados descontaminan la zona y una legión de periodistas levanta acta publicitaria de la novedad.

Con rapidez inusitada, atendiendo a las más modernas técnicas americanas, los equipos de intervención insertan en el cuerpo de la institución un sistema nervioso central, unas nuevas herramientas parlantes y asisten emocionados al momento en que los LEDS muestran señales vitales.

La escuela se llena de cachivaches de plástico, cables y materiales para que el procesador devore la función. Pasmada la docencia, alegre la chiquillada y conformada la familia; los hombres de los helicópteros se alejan frunciendo el ceño mientras las monedas restañan en su bolsillo virtual.

Sueño algunas veces con ese momento patético, ostentóreo y bárbaro en que los gérmenes del poder atacan el sistema inmunitario de la escuela. Lo paso mal, muy mal.

Cuando despierto siento la necesidad de tener a mis alumnos alrededor, escucharles, tomar su mano, hablarles en el desánimo, motivarles ante la dificultad, recordar momentos geniales, verles sonreír y luego descubrir que podemos aprender más, que las cosas nos salen mejor; que la dificultad de ayer es la rutina asimilada de hoy y que el esfuerzo es una llave que no hay que forzar.

La escuela del afecto y del esfuerzo, del rigor y la flexibilidad es la escuela que espera más de las tecnologías de la información y la comunicación. Lo aseguro, lo asevero, lo disfruto y les invito a vivirlo.

Las nuevas herramientas son una invitación a la comunicación, a la expresión creativa, a la expresión plástica y videográfica. Las TIC cambian nuestros sistemas de aprendizaje, nuestra organización del proceso educativo y ponen en cuestión al maestro de papel acostumbrado a enseñar a trabajar en un tapiz que no tiene audio, ni vídeo, ni casi colores, ni es hipertextual.

Aparentemente esta afirmación que les hago en las líneas anteriores es una evidencia palpable, pero no lo es cuando constatamos que se sigue enseñando para trabajar sólo con papel, que se sigue enseñando para ser usuarios, espectadores, clientes, empleados, votantes, contribuyentes…pero se trabaja poco para transmitir a los alumnos que son portadores de comunicación, de deseos, de esperanzas y de creación que se proyecte más allá del cuaderno que se cierra para no abrirse jamás.

Los datos son preocupantes, apenas un 30% de los profesores usa regularmente Internet. De ellos solo un 11% usa el correo electrónico. ¿Cual es el concepto de TIC que así se puede transmitir? Dedúzcanlo ustedes mismos.

Todavía se confunde el acceso a las TIC por parte de los maestros como un cursillo de ofimática organizada, la presentación de unos materiales comerciales y las editoriales ofreciendo un CD en sus libros. Dentro de unos años tal vez se den cuenta de que el potencial renovador de las tecnologías no ha llegado a las aulas y que lo único que se está haciendo es elaborar fichas electrónicas, conocer programas y poco más.

Para entonces, la brecha digital será como la fosa de las Marianas, una abisalidad completa.

En el marco del Proyecto Grimm hace diez años que nos esforzamos para ir más allá de esa rutina y tratamos de desarrollar propuestas en dos sentidos:

a) Buscar un tipo de trabajo que siendo novedoso en cuanto a herramientas sea efectivo y no solo genere conocimiento; sino que, además, genere capacidad para poner en uso las destrezas aprendidas.

b) En el desarrollo de ese trabajo los profesores tropezamos, nos levantamos, aprendemos, nos criticamos y tratamos de sacar conclusiones para nuestro futuro.

Los dos puntos que acabo de citarles, no por breves son menos dificultosos, pero de todos estos años en Grimm, como formador fuera de Grimm y en mi propia escuela he sacado una conclusión: Nunca había detectado en los profesores una motivación y una satisfacción tan importante como la que provoca el dominio de las TIC, su aplicación. Eso es para mi lo verdaderamente novedoso. Si un profesor trabaja en una escuela que le permite experimentar, desarrollarse y recibe apoyo, no imposiciones y recibe aliento y no exigencia es más capaz de desarrollar ideas, propuestas y pensar en mejorar.

Este ingente capital, ¿Se imaginan maestros motivados?, queda dilapidado por la sordera de la administración y el escaso fuste mental de organizaciones patronales de la enseñanza que son fábricas de titulados.

En el proyecto Grimm hemos vivido proyectos verdaderamente renovadores como Grimm TV, que más allá de lo que nos pueda sugerir su portal ha contribuido a que una serie de profesores y centros utilicen el vídeo de forma corriente y lo aplican a diversas áreas. La web de la Doctora Xinxeta, genialmente dirigida por Tere Olloqui, es un ejemplo único en nuestro país de establecer una comunicación digital con los alumnos para sentar una base fundamental del aprendizaje: preguntar libremente aquello que al niño le interesa.

Los cursos de formación de la escuela Irabia, las experiencias de la escuela Fuentenueva y su portal de Tv escolar andaluza son un conjunto de experiencias que no nos hacen sentar en la puerta del autobombo para esperar a ver pasar el cadáver de la escuela de papel. El Proyecto Grimm se esta renovando y al margen de estas experiencias surgen en nuestro país ámbitos de aportación muy interesantes y experiencias aisladas de profesores voluntariosos, pero parecen no contar para los políticos y para los que nos administran.

Pero no nos quedamos en esa pena, ni mucho menos, seguimos adelante haciendo nuestras webs, aplicando lo que aprendemos y usando herramientas de Apple porque nos permiten ir más lejos y nos permiten trazar el futuro sabiendo que los cacharros no nos van a abandonar.

Cuando quiero aprender salgo a pasear por mi barrio, mi barrio está situado en la periferia de los grandes servidores, en un lugar de la red. Ahí esta mi casa, en mi patio de vecinos del proyecto Grimm. Me cruzo con unos esqueletos próximos a Sevilla, saludo a ajetreados compañeros navarros, pongo la televisión y recibo el canal de las escuelas andaluzas de Grimm, hecho por niños. Llaman a la puerta, la señorita Mariona me reconviene de filtraciones en mi web. El vecino del ático, Tak, pone el flash a todo trapo. Una mañana más Tere Olloqui tiende las batas blancas de la Dra. Xinxeta mientras me canta alabanzas de su nuevo blanqueador. Nico me manda una postal de China y Chimpum me pregunta como hacer sellos en 3D mientras Miguelink me comenta su última idea o Román sugiere otra web. Ramón, Drago, Odiseo, Fran y Mona están en la terraza tomando un php con Panther. Gabriel y Pepe le van dando al palique mientras pasean.

Me miro mi barrio de lejos y me fortalece saber que en mi camino profesional y personal encontré un lugar donde puedo aprender y disfrutar, deseo lo mismo para mis alumnos, para vuestros hijos. Les dejo, me llama Lola y ha hecho salmorejo.

Jordiakme

Jordi Rodríguez Artés es maestro de Educación Primaria y especialista en TIC en la escuela Institució Montserrat Cooperativa. Desde hace 20 años se dedica al vídeo, es miembro del grupo Akme (Associació Cultural Mediática Educativa). Participa en el proyecto Grimm y es miembro del grupo gestor. Tiene debilidad por la literatura y la aplicación de las TIC en la escuela.

Sus webs preferidas:

http://www.grimm.ub.es/grimmtv/

http://www.institucio-montserrat.org/lapeli/index.html

http://www.institucio-montserrat.org/xxxparvulicia/index.html

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
5 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
Anónimo
Anónimo
20 years ago

bravo

Anónimo
Anónimo
20 years ago

¡¡¡Bravísimo!!!

🙂
Lola

Anónimo
Anónimo
20 years ago

Y ….

pues si, pues si, pues si

lo que deciamos ayer Jordi:

“”si pudieras comparar un niño que mira la tele cada tarde, con un niño de grimm que es capaz de crear sus propios contenidos audiovisuales …”

ufff !!!!

vértigo me da

mariona

Anónimo
Anónimo
20 years ago

Y además las TICS usadas con la cabeza y con la creatividad, serán lo único que podrá renovar algo a la escuela, es el único campo que le queda abierto a los maestros con ganas…
No obstante cada día vemos más cómo se ciernen sobre la escuela nubarrones de máquinas sin sentido y sin más planteamientos… (igual que en otros tiempos la escuela ha ido siendo bombardeada por los poderes de turno con toda lcase de temas a la moda) no solo de máquinas viven las TICS en la escuela, viven de lo de siempre, de todo lo que dice JORDI….

Más vale un mac en el aula conlos niños que 200 pentiums en el aula de informatica. Más vale un iMovie echando humo en clase y en casa del profe que tropecientos CDS de anaya multimedia.

Anónimo
Anónimo
20 years ago

No sólo es lo que dices, Jordi, sino también cómo lo dices… ¡Qué bien escribes! No todo es vídeo, como se ve: las ideas claras y la forma de expresarlas más.

¡Aúpa Jordi!

5
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x