El falso mito de la luz azul y su daño a los ojos

Lo se, todos hemos visto anuncios, tweets e historias promocionando empresas que venden filtros para protegernos de esa nociva luz azul que puede dejarnos ciegos si usamos demasiado las pantallas. El título es “el mito” pero debería ser “la mentira de la luz azul”.

Los más mayores recordarán otras cosas que si se abusaba de ellas también te podían dejar ciego, y , aparentemente, ambas tienen la misma base científica.

Ya cuando hablamos con Rubén Pascual, oftalmólogo, en el podcast, salió el tema y lo desmintió categóricamente, e incluso me remitió a los artículos que ya había publicado en su blog sobre el tema, incluyendo las amenazas de Reticare para que dejara de informar con datos.

¡¡Mentira!!

Como, a pesar de todo, he seguido viendo promoción de los filtros, le pedí que me diera más información, para que no se diga que me quedo con lo primero que me cuentan. Como si fuera un internauta al uso, vamos.

Lo primero que hizo fue dirigirme, a falta de nada mejor (ironía), a la web de la Sociedad Española de Oftalmología, lo que viene siendo el oráculo de la profesión, y su comunicado no puede ser más categórico:

Tras el análisis concienzudo de la literatura científica existente el tema, la evidencia científica actual no demuestra que la luz azul dañe el ojo y el beneficio de los filtros azules en la prevención de daños oculares por dicha radiación luminosa. No hay ningún estudio realizado en humanos, necesarios antes de poder emitir una recomendación definitiva acerca del daño de la luz azul emitida por las pantallas de visualización. Estos estudios deben realizarse en humanos y bajo unas condiciones de uso reales y no in vitro o en animales de experimentación sometiéndolos a luces azules de gran intensidad. Por ello, si bien parece razonable la necesidad de realizar dichas investigaciones para establecer las medidas de salud poblacionales, actualmente no se puede recomendar es el uso de pantallas de protección de luz azul como el Reticare para evitar un daño no demostrado en condiciones reales y en humanos por estos dispositivos.

Unos días después, en eldiario.es salía esta entrevista a la neurocientífica Conchi Lillo, que es profesora de la Facultad de Biología de la Universidad de Salamanca, donde dirige el Servicio de Microscopía Electrónica. Entre las preguntas que le hacen, a la correspondiente a la luz azul responde (entre otras cosas):

Está sobradamente demostrado por la ciencia que la luz azul no perjudica a nuestra retina […], y hay artículos a mansalva que lo demuestran. Pero hay empresas con campañas de marketing muy fuertes que venden ese miedo infundado. 

Además explica por qué es un error suprimir la luz azul en gafas de prescripción o solares, y lo mismo se aplica a las pantallas de ordenador o móvil.

Así que, para terminar, cerraré con las propias palabras de Rubén Pascual, que lo dijo mucho antes de que la Sociedad Española de Oftalmología se pronunciara.

Como conclusión, creo que es lamentable:

• Que no haya un mecanismo para ilegalizar este tipo de productos.

• Cómo ha quedado en entredicho el prestigio de la Universidad Complutense de Madrid.

• También es una pena ver que diversos centros oftalmológicos han mostrado su apoyo en las redes sociales.

Si eres de los que necesitan fuentes “modernas” y progres, puedes leer el artículo sobre la luz azul en Maldita.es, eso si, ¡ay!, es también de Conchi Lillo.

¡Gracias Rubén por ponerme sobre la pista! y tú, querido lector, ya sabes… no te creas lo de la luz azul.

Alf

Propietario de www.faq-mac.com.

5 3 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x